Reportaje

Alaphilippetixx en las Ardenas

14 abril, 2016

Imagino que más de uno de ustedes ha gozado desde la más tierna infancia con los comics de Asterix. En mi caso, abundan las noches en las que saboreaba cada momento de las aventuras del héroe galo, su inseparable Obelix y la mascota Ideafix. Me desplazaba de una viñeta a otra siempre con una sonrisa en la boca -o riendo a carcajadas- gracias a ese humor tan sutil del mago del guion René Goscinny, humor que derrocha inteligencia y bondad y que no entiende de edades. Una pena que ni Goscinny ni Uderzo estén con nosotros para narrar los pasajes en las Ardenas de otro que se cayó en la marmita cuando era niño, Alaphilippetixx el Galo. No ganó, pero en la Flecha Brabanzona exhibió un músculo en favor de su inseparable Peter Vakocix que lo convierte en uno de los claros favoritos para reinar en el tríptico ardenero.

Alaphilippetixx preparando el ataque de Vakocix

Alaphilippetixx preparando el ataque de Vakocix

Todo el que haya seguido los últimos avatares del ciclista francés habrá estado esperando con mucha curiosidad la prueba ciclista que da el pistoletazo de salida a las clásicas de primavera sobre asfalto. Al menos ese es mi caso. No solo porque Alaphilippetixx el Galo hubiese sido el año pasado la sensación de las Ardenas con dos segundos puestos (Flecha y Lieja) y un séptimo lugar (Amstel), un registro solo superado por los puntos por otro ciclista cuyo doméstico can es casi tan famoso como el del joven ciclista de Saint-Amand-Montrond. También porque a final de la pasada temporada fue víctima de una enfermedad que ha afectado a más de uno en el pelotón (Landa, Intxausti) y, claro, estábamos preocupados por su reacción ante la adversidad.

Más cuando abandonó todas y cada una de las carreras en las que participó antes de la Flecha Brabanzona. No consiguió acabar el Tour de la Provenza, la clásica Le Samyn, Driedaagse van West-Vlaanderen ni la Volta a Catalunya. Pero cuando ha llegado su terreno, ha dado muestras de que está en plenitud de condiciones. En la Flecha que se disputó este miércoles ha sido uno de los grandes protagonistas. Primero, porque se escapó a 26 de meta con Tim Wellens, el joven ciclista del Lotto que tendrá mucho que decir en el tríptico que se inaugura el domingo con la Asmtel Gold Race y, después, porque gracias a una exhibición de fuerza consiguió atrapar a Gallopin, que había dado continuidad a otro ataque de Wellens, y formar a tres de meta la escapada buena que remató su compañero Peter Vakoc en la última subida al Schavei.

Por supuesto que todo lo que haya sucedido en la Flecha no necesariamente tiene que ser un augurio para lo que está por llegar. Pero todo esto me suena parecido al inapelable dominio que mostró Astana en las clásicas italianas de otoño del año pasado. En las primeras carreras, las que no son World Tour, era el líder el que ayudaba a los gregarios, como sucedió con Aru y Diego Rosa en la Milán Turín, donde el segundo consiguió la victoria más importante de su carrera deportiva. En Il Lombardia, el mejor monumento con diferencia que se corrió en 2015, fue Rosa el que preparó la carrera para que Nibali consiguiese su mayor triunfo del año pasado en un descenso para el recuerdo. Como ya dije, esto no es augurio de nada, pero el dominio que ayer mostró Etixx hay que tenerlo en cuenta a la hora de hacer apuestas.

Brutal ataque final de Vakoc

Brutal ataque final de Vakoc sin menhir

Tras unas piedras que solo se pueden considerar como paupérrimas a tenor de los corredores que engrosan la plantilla y el presupuesto que maneja, el Etixx se desquitó con un carrerón de aúpa en Flecha Brabanzona. Pieter Serry formó parte de una escapada de siete corredores que abandonaron el pelotón a 70 de meta y que fueron capturados -tras alguna modificación en la fisionomía de la escapada- a unos 30 por el empuje del Cannondale de Slagter. Poco después llegó el ataque de Wellens, respondido por Alaphilippe. Y, algo más tarde, Meersman siguió la rueda de Weening, corredor del Rompot que tuvo un papel destacado en la última Volta a Catalunya. Como ya se dijo, el galo fue protagonista de los últimos kilómetros tras imponer un ritmo endiablado incapaz de seguir por un pelotón en el que sobresalía la presencia de Michael Matthews, otro de los grandes favoritos para ganar la Amstel del domingo. El aussie contó con la ayuda de un inagotable Jack Haig, rodador de 22 años que hizo muy buen papel en el Herald Sun que ganó Froome pero que fue incapaz de controlar todas las ofensivas de Lotto y Etixx.

La escuadra que dirige Patrick Lefevre presenta un plantel temible para este domingo. Vakoc, con unas espaldas que le servirían para portar menhires, acumula victorias este año en Classic Sud Ardèche y en Royal Bernard Drôme Classic, dos clásicas que se disputan en Francia a principio de temporada en las que hubo mucho nivel. Además, hizo quinto en Strade Bianche. Y solo tiene 23 años. Junto a él, Meersman, Tony Martin, Jungles… Todos con opciones reales de ganar la carrera si corriesen en otro equipo. Pero a priori lo coherente sería que trabajasen para los Asterix y Obelix particulares de este artículo.

-Este año no querrá ser segundo

-Este año no querrá ser segundo

No con menos posibilidades parten el Sky, que alinea al chulo de Kwiatkowski, Henao, Poels o Kennaugh, que tan buen rendimiento ofreció a inicios de año pero que está por ver si puede de estar con los mejores en una clásica del calibre de la Amstel. Movistar va sin Valverde pero con Dani Moreno, Visconti -ganador en Amorebieta- y los Izagirre -recuperados de la cagalera-. Orica tiene las balas de Matthews y Terminator Gerrans, el Lotto belga dispara con Wellens y Gallopin, mientras que BMC cuenta con Felipe -esperemos que no le afecten sus problemas con la justicia-, Hermans y el “Inmortal” Samuerckx. Del resto, hay mucho donde elegir, desde un rejuvenecido Gasparotto (segundo en Brabanzona), Coquard (cuarto en la misma carrera y con un futuro por delante muy prometedor), Bakelants, Kreuziger, Ruin Costa y, como no, Llorito. El del Katusha está completando un año lamentable en el que su mejor puesto ha sido la quinta plaza en la general de la Vuelta al País Vasco.

Pero eso será en Amstel. Porque para Flecha Valona y Lieja Bastón Lieja el Etixx dispone de otra ficha que a priori debería ser la ganadora. Guaperas Martin llegó al equipo belga con los galones de líder para las Ardenas. De momento, está completando una temporada aceptable con victorias de etapa en Valencia y Volta a Catalunya. Pero para ser el jefe de la irreductible aldea necesitará beber de la misma poción mágica -es solo una metáfora, por favor- que ha vuelto a hacer volar cual cometa ruso a Alaphilippetixx el Galo.

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply IRÚN CONNECTION 18 abril, 2016 at 13:40

    Pues de momento mejora sus resultados respecto al año pasado. Si sigue esta tendencia, hará 1 y 1 en Flecha y Lieja… 🙂

  • Reply Niñas al salón, que Valverde está en Río 5 agosto, 2016 at 01:31

    […] si la carrera no es demasiado dura, hasta 30 tíos podrían tener opción de victoria. Entre ellos, Julian Alaphilippe, una de las sensaciones del año tras superar y de qué manera una mononucleosis, enfermedad […]

  • Deja un comentario

    Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com