Cronica

El año jubilar de Los Frailes

24 Marzo, 2017
Soler desencadenado

Soler desencadenado

Lo que ya se venía observando durante las primeras semanas de temporada ha quedado corroborado en la Volta a Catalunya. Movistar anda este año mucho, mucho más que el pasado y ha demostrado que está un punto por encima de sus rivales, al menos allí donde debe estarlo. El equipo telefónico pasó el rodillo por Lo Port y Valverde volvió a exhibirse como en La Molina, con la diferencia de que esta vez los ciclistas subieron un puerto de verdad, de los que hacen mella por la distancia y el desnivel sostenido, sin apenas terreno para coger el resuello. El murciano remató en el último kilómetro a Froome y Contador y quitó el maillot de líder a Van Garderen, que cedió casi dos minutos en meta. Tiene 37 años, pero la edad no importa para un ciclista al que algo o alguien le ha concedido una gracia espiritual singular en este año jubilar de Los Frailes.

"Lo juro. el Big Data os dará Big Patas"

“Lo juro, el Big Data os dará Big Patas”

Parece que el Big Data carbura a las mil maravillas en el antiguo monopolio de telefonía. “Esta vez son datos, no drogas”, subtitulaba el medio económico Bloomberg en un artículo del 15 de marzo, 24 horas después de que Nairo Quintana obtuviese su segunda Tirreno Adriático tras arrollar a sus rivales en la etapa del Terminillo. Son las nuevas ganancias marginales de un equipo que, curiosamente, despreció en palabras de sus dos líderes los potenciómetros en la pasada Vuelta a España. O antes en el Tour de Francia de 2013 a través de José Luis Arrieta, su director deportivo. La cuestión es que gracias a los datos o a una indulgencia divina, Movistar vuela en las carreteras con un Valverde que ha demostrado que no solo sabe ganar Vueltas a Murcia y Andalucías, sino también a los mejores del mundo en una prueba World Tour.

Albergaba la duda de si el ataque de ayer del murciano y Marc Soler en el puerto de segunda que anticipaba la meta de Igualada podía pasarle hoy factura. A ellos o a sus rivales, ya que los últimos kilómetros fueron frenéticos. Hoy, además, la carrera comenzó rápida con una media en la primera parte de más de 45 kilómetros por hora que impedía que se formase la fuga. Los ingredientes idóneos para que a algunos de los favoritos le comenzasen a pesar las piernas de cara a la principal dificultad del día, Lo Port de Tortosa, también conocido como el Monte Caro o el Mirador del Portell, un señor puerto de 8,5 kms con un desnivel medio del 9% en el que se podían marcar diferencias. Como así se vio en la meta, donde entraron de uno en uno y con una diferencia entre el primero y el décimo de 1:11. Guillén debería tomar nota.

Tras varios intentos, se formó una fuga compuesta por buenos corredores como Rolland o Gesink pero en la que solo uno de los 15 integrantes pertenecía a un equipo con aspiraciones a la general. Howson, que este año ganó el Herald Sun Tour y el pasado dio medio podio de la Vuelta a Chaves en la etapa de Aitana, podía servir a Yates en una de las características ofensivas del equipo australiano. Lo cierto es que la etapa no se prestaba a una estrategia que pudiese poner patas arriba la carrera, ya que antes de encarar el puerto final había un llano de 50 kilómetros, pero si la fuga hubiese llegado al último puerto, Yates hubiese contado con un compañero delante para marcarle el paso y quitarle el viento durante unos metros preciosos. Yates y nadie más.

"Esteee... La culpa de todo, la tiene Yoko Ono"

“Esteee… La culpa de todo, la tiene Yoko Ono”

Pero eso es condicional, y la realidad es que el grupo llegó compacto a pie de Monte Caro. Flanqueado por olivos y con el cielo encapotado, Kiryienka marcó el ritmo con su estilo habitual desde la antesala del puerto. Cuando quedaban ocho hasta la cima y los olivos habían dado paso al pinar y al bosque de matorral típico del Mediterráneo, el grupo era de solo 30 corredores, pero a Contador le pareció que no se iba lo suficientemente rápido y puso a Mollema a trabajar. El Gaseosas no puede tener queja este año, ya que tanto el holandés como sobre todo Jarlinson Pantano han demostrado fidelidad absoluta al líder. Un líder que cuando se enfrenta con los mejores en la montaña suele claudicar. Lo viene haciendo desde que ganó la Vuelta a España de 2014 a Froome. Dos años y medio sin ser el más fuerte cuando la carretera se empina. Mucho tiempo para pensar que este año pueda ser distinto a otros y acabe vistiendo de amarillo en París.

Al grupo le restaba lo más duro del puerto, incluido un kilómetro al 10% tras un terreno algo más favorable donde tiraba Mikel Landa, que poco antes había sustituido a Mollema y su nariz en cabeza. Pero ni Sky ni Trek. Rubén Fernández cogió el timón e hizo añicos la carrera a cuatro de meta. El joven murciano, ganador en 2013 del Tour del Porvenir, se puso de pie sobre la bici e hizo claudicar al líder, al que nunca se le vio en las primeras posiciones y que poco antes ya daba la impresión de ir dando chepazos. Junto al de BMC se quedaron Majka, Bardet y Yates, mientras que Contador aprovechó que Fernández se quedaba sin gas tras el destrozo para meter algo más de ritmo. Si es que era posible. Geraint Thomas, que acudía a Catalunya con el rol de líder de Sky, fue la siguiente víctima y en el grupo de favoritos ya solo viajaban el de Pinto, Froome, Gaudu (ojo a este francés, 20 años y con un Tour del Porvenir en su palmarés), Soler y Valverde. Aviso a navegantes para el galés: si no es capaz de estar con los mejores en la Volta en el único puerto de verdad que se sube, parece complicado que pueda aguantar los Dolomitas o los Alpes occidentales en el Giro. ¿Y Landa? Llegó a 5:54 minutos a meta.

Pese a la muy mejorable realización televisiva, con la moto perdiendo la señal de los favoritos de forma continua, el espectador pudo presenciar la fiesta que se dio Movistar en los tres últimos kilómetros. Soler, que perdió comba de forma momentánea tras un ataque de su jefe de filas, enganchó de nuevo con el grupo y puso un marchamo demoledor que, como en La Molina, sirvió para preparar el salto final de Valverde. Quedaba kilómetro y medio a meta y un Tejay escoltado por Samuel “Kissinger” Sánchez perdía 50 segundos y el liderato. El joven ciclista de Villanueva y Geltrú dio un arreón tremendo que descolgó a Froome y Yates, que hacía la goma desde metros atrás. Era la antesala de la estocada definitiva de Valverde, guiado como él dice por sensaciones y no por su potenciómetro, para disgusto del jefe de Marketing, el mismo que en su perfil de Twitter -no es broma- dice que “Marginal gains bring victories”.

Profeso fe en la ciencia

Profeso una inquebrantable fe en la ciencia

Nadie pudo seguir a Valverde, que prácticamente esprintó en el último kilómetro agarrado en la parte baja del manillar. Celebró como él suele una victoria que es la sexta parcial que consigue en la Volta a Catalunya y que le deja a las puertas de su segunda general. Froome y Contador entraron a 13 segundos (a lo que hay que sumar las bonificaciones) y ocupan esos mismos lugares en la clasificación a falta de dos etapas. La de mañana, con un primera a 40 de meta y mucho terreno rompepiernas donde hacer daño, y la de pasado en Barcelona con las múltiples subidas a Montjuic.

Hay terreno, y el británico solo está a 20 segundos. Pero este es el año de Los Frailes, y parece casi imposible que nadie pueda despojar del maillot de líder a Valverde. El equipo telefónico acumula once victorias en el año, camino de la docena, por las cinco de 2016. Es el jubileo de los de Unzúe, y en los jubileos pasan hechos extraordinarios, como que por ejemplo un colombiano reedite la hazaña de otro que está ahora en los cielos.

You Might Also Like

3 Comments

  • Reply La hecatombe de Froome en la Volta a Catalunya, contada desde el pelotón 27 Marzo, 2017 at 00:00

    […] primero con el objetivo de reforzar el liderato de Alejandro Valverde, que el día anterior dio una exhibición en Lo Port de Tortosa; el segundo, para apuntalar el podio del Gaseosas, que gracias al corte estaba muy cerca de lograr […]

  • Reply La Naturaleza de Alejandro Valverde - Flecha Valona 19 Abril, 2017 at 19:27

    […] a Murcia, Vuelta a Andalucía, Volta a Catalunya, Vuelta al País Vasco. Y ahora la Flecha Valona. Además, se llevó la de puntos de Andalucía […]

  • Reply El martes comienza en el Etna la edición número 100 del Giro de Italia 8 Mayo, 2017 at 08:23

    […] a tenor del estado de forma demostrado en 2017 por él -Valencia, Tirreno- y su equipo –los Frailes vuelan alto-, pero también es cierto que Quintana acostumbra a ir de menos a más en las grandes vueltas y que […]

  • Deja un comentario

    Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com