Reportaje

El bueno, el feo y el malo se vuelven a encontrar en Mas de la Costa

4 febrero, 2017

No estamos en el tórrido desierto de Tabernas, ni siquiera en las inmediaciones de Santo Domingo de Silos, Burgos, donde para desconocimiento del gran público también se rodó una parte importante de la gran obra maestra de Sergio Leone. El escenario esta vez se ubica en Castellón, y en lugar de un cementerio el escenario final donde se determina quién se lleva la gloria es el muro de Mas de la Costa, cuesta de cabras que se subió este año por primera vez en la Vuelta a España y que los hermanos Casero han querido para la Volta a la Comunitat Valenciana. ¿Y el bueno, el feo y el malo? Bueno, pues… Esteeeee… Ejem, ejem, son Kruijswijk, Craddock y Coquard. ¡¿Y en qué se parecen, por el amor de Dios?! En los datos, en los datos…

Haciendo unas series

Haciendo unas series

Vaya por delante que el verdadero Clint Eastwood de la etapa, el Bueno, ha sido el Abuelo Quintana, que el día de su 72 aniversario consiguió una impresionante victoria en la etapa reina de Valencia que le asegura ser el sucesor de Poels como ganador de la Volta. Además, lo hizo al ataque, como de él se espera. Con mucha determinación, se aprovechó del trabajo de aproximación de Sky y lanzó la embestida en la base del puerto Mas de la Costa, una pared de 3,8 kilómetros al 12% de pendiente media y con rampas que alcanzan el 22% en su parte final, aunque antes ya hay tramos que superan el 20% de desnivel. Entre pinos y con un asfalto algo quebrado, el pedalista de Boyacá acometió el ascenso en 15:33 minutos, lo que significa que apenas superó en cinco segundos el tiempo que hizo en la Vuelta a España. A diferencia de que ahora se está, como aquel que dice, en pretemporada y entonces se jugaba la carrera a cara de perro con Froome. “No sabía que iba a estar tan fuerte”, dijo. Y eso que la idea del colombiano era aproximarse poco a poco al Giro. Ya tenemos favorito para Tirreno.

Pero por desgracia, Quintana no tiene mucha presencia en las redes sociales de deportistas, y hoy el tema va de números. Así que para el papel del “Bueno”, también conocido como el “Rubio”, se ha elegido a Steven Kruijswijk, que además es mucho más parecido al original y dispone de una percha capaz de llevar los ponchos que haga falta. Como digo, es el “Bueno” porque es el primer clasificado en la etapa reina de la Volta que además comparte sus sus datos en la red social Strava (terminó octavo a 1:10 de Quintana). Además, el holandés esta vez si optó por mostrar sus pulsaciones, a diferencia de lo que hiciera en el Giro de Italia.

El Strava de Krispis

El Strava de Krispis (clica y ve a Strava)

Steven Kruijswijk, il Buono. Puso el ciclocomputador, en su caso un Pioneer, en marcha un poco tarde y solo contó 175,4 kilómetros (la organización dice que fueron 180,9 kms). En total, el holandés estuvo 5:03 horas en movimiento, y tuvo que superar nada menos que 4.102 metros de altitud. Por tanto, se puede asegurar que la etapa de hoy fue una señora etapa de alta montaña digna de una gran vuelta, con cinco puertos puntuables (dos primeras, dos segundas y uno de tercera categoría) y sin apenas un metro llano entre las cimas. Kruijswijk hizo una media de 34,7 kilómetros por hora, con una velocidad máxima de 87,1 kms por hora y un ritmo cardiaco medio de 133 pulsaciones por minuto. Lo mismo que servidor cuando baja a comprar el pan. La cadencia media fue de 85 pedaladas por minuto.

El corredor de Lotto Jumbo se quedó lejos del “King of the Mountain” de Mas de la Costa, en manos de Ben Hermans. El belga, que además será segundo de la general en Valencia, subió la pared en 16:16 minutos durante la disputa de la Vuelta a España, 27 segundos más rápido que Krispis, que es tercero en la clasificación, y tres mejor que Gesink, que fue tercero en la etapa de la Vuelta. Por tanto, Kruijswijk invirtió 16:43 minutos en el puerto, lo que quiere decir que su velocidad de ascenso fue de 13,8 km/h (los mejores suben la Morcuera a más de 22 km/h), con unas pulsaciones medias de 166 y un pico de 173. Sobre los watios, la información que presenta Strava no es fiable. Y el holandés no introduce los de su potenciómetro.

Los datos de Craddock

Los datos de Craddock (clica y ve a Strava)

Lawson Craddock, il Brutto. Esperemos que no se mosquee el buen corredor de Cannondale. Además, es sin duda el mejor personaje de la película, un Eli Wallach excelso, en el papel de su vida junto al Altobello de la tercera entrega de El Padrino. ¿Quién no recuerda al pobre Tuco, “que no ha hecho nada malo a nadie”, arrastrándose en soledad por el desierto tras la decisión de il Buono de romper la sociedad? Algo similar hizo el escalador norteamericano de Lovaina cuando saltó del pelotón junto a De Plus, Gautier, Gilbert y alguno más cuando apenas se habían disputado un puñado de kilómetros. Casi solo y 180 kilómetros por delante y 4.000 metros de desnivel. Los números de Craddock son interesantes porque hay una métrica que es bien distinta de la del resto, las pulsaciones. Su media en la etapa reina fue de 152 por 133 del holandés, ya que no es lo mismo ir todo el rato a rueda que estar obligado cada poco tiempo a dar relevos. Para suerte suya, llego a meta en mejor estado que Tuco lo hizo al pueblo recóndito de la peli de Leone.

Craddock invirtió 25:09 minutos en subir Mas de la Costa, a una velocidad media de 9,2 km/h, un 32% más lento que Krispis. Así, el de Cannondale acabó la etapa en el puesto 47 a 9:26 minutos de Quintana. Esperemos que su director no le deje sin cenar esta noche pese a no culminar la escapada, ya que según Strava ha consumido 6.444 calorías. Más de tres veces de lo que un varón adulto debe ingerir en un día.

El Strava del Gallo

El Strava del Gallo (clica y ve a Strava)

Bryan Coquard, il Cattivo. Está claro que este tipo de etapas no son lo suyo, pese a que el menudo y rapidísimo ciclista francés es capaz de estar con los mejores en terrenos quebrados como el de la Amstel Gold Race. Pero no por ello deja de ser uno de los “malos” de la etapa. En concreto, el cuarto por la cola. Aunque nunca se sabe con esto del Strava, diría que su menuda figura le llevó a consumir menos calorías (4.862) que los dos ciclistas mencionados. Además, su cadencia de pedaleo (81) es inferior a la de Craddock (86) y Kruijswijk (85). Vamos, que se trata de un profesional al que le gusta ir algo más atrancado, aunque también tiene algo que ver el ritmo al que subió el puerto final de la jornada.

Según datos de Strava, el Gallo lo hizo a una velocidad de 8,9 kms/h (similar a Craddock, solo que se descolgó mucho antes del grupo de favoritos), con una cadencia de 56 pedaladas por minuto. Estas cifras son de auténtico globero. Aunque como es obvio no se jugaba nada en la etapa. De ahí que sus pulsaciones por minuto en la subida fueran de 154, frente a las 166 del de Lotto Jumbo. De hecho, hay 163 deportistas en la red social que tienen mejor tiempo que el francés en Mas de la Costa.

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply Lemond Forever 6 febrero, 2017 at 12:59

    Es increíble que Nairo rinda a estas alturas del año así, increíble. es un pedazo de corredor, a mi entender supera a Froome y me da que este año lo va a machacar. El año pasado solo le ganó en el tour (1 de 4), pero este ni eso. Por lo demás, esta claro que el strava da mucho juego. buen análisis, un saludo

  • Reply Irún Connection 6 febrero, 2017 at 13:18

    Sí, es curioso el rendimeinto de Nairo, pese a que dijo que iba a ir pianopiano. Pero no sé, me cuesta creer que este año reviente al Sky en competición de verdad, no la pachanga de Valencia. Cuando llegue julio volverán a llegar los paquetes al autobus del escuadron de las sombras, la verdadera fuerza.

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com