Cronica

Gerión amenaza con perturbar la Pax Eusebiana

26 octubre, 2017
¡¡Hola! Pinganillos aparte, ¿queréis ser mi amigo?

¡Hola! Pinganillos aparte, ¿queréis ser mi amigo?

Si la armonía intramuros del Convento se derrumbó durante el pasado Tour de Francia por la confección del calendario de Nairo Quintana, la situación para la temporada que viene se avecina aún más entretenida con la llegada de la que es la mayor promesa -con 28 años aún lo es- del ciclismo español. Aún no ha concluido la actual campaña -el World Tour finalizó el día 24 con la pachanga en la provincia china de Guangxi– y los actuales líderes de Movistar han querido marcar su territorio ante la llegada del chico nuevo del Sky. Valverde ha dejado caer de forma sibilina que lo suyo para 2018 es Giro y Vuelta, nada de Tour, que con Froome se batan los jóvenes. Mientras que el colombiano, en un tono que atufa a inseguridad, ha dicho ¡dos veces! que él es el líder del equipo para la ronda gala. Y Landa, entre tanto, pidiendo su libertad. En octubre.

¿Que donde comen dos comen cuántos?

¿Que donde comen dos comen cuántos?

Cuenta la mitología griega, que vale tanto para un roto como para un descosido, que Gerión era un monstruo conformado por tres cuerpos y sus respectivas cabezas, hijo de Crisaor y Calírroe, que vivía en lo que en la actualidad es Cádiz, antes el archipiélago de las Gadeas y hoy día la isla de los carnavales y del desempleo. El pobre Gerión llevaba una vida sencilla, sin lujos. Poseía un espléndido rebaño de ganado y disfrutaba de su ocio jugando con su perro Ortro, que además se encargaba de velar por sus bestias. A todo esto, un día se presentó por allí Heracles -o Hércules, en mitología romana- y le robó parte de sus vacas y bueyes. Sin mediar palabra. En buena lógica, Gerión fue a por el ladrón para batirse en duelo. Con mala fortuna, ya que el hijo de Zeus y Alcmena le lanzó una flecha con el veneno de la Hidra que le atravesó los tres cuerpos. Una tragedia. También para el pobre Ortro, que se quedó sin su querido amo.

La diferencia del tripartito que se ha conformado en el seno de Movistar frente a la historia relatada es que no es necesario que nadie de fuera va a lanzar ninguna flecha envenenada. No es necesario. El enemigo -véase para una mejor comprensión la historia reciente de los paisos catalans- habita dentro y amenaza con convertirse en una bomba de relojería que enturbie las relaciones entre los ciclistas del equipo y destruya al grupo. Los tres cuerpos que componen el Gerión del Convento son Alejandro Valverde, Nairo Quintana y Mikel Landa. Tres líderes que compartirán muchas veces calendario a lo largo de la temporada que viene y que aspirarán, como es obvio, a ser quienes manden sobre el resto de compañeros en su aventura por ganar carreras.

¡Askatuame ya, hombre!

¡Askatuame ya, hombre!

De momento, como es habitual en él, Eusebio Unzué, director del equipo, no ha dicho nada sobre quién será el ciclista que lidere a los Frailes en el Tour de Francia. Pero ha adelantado que “el calendario del equipo y los corredores para el 2018 variará poco respecto a este año”, y que la llegada de Mikel obligará a algún cambio en las grandes vueltas. El veterano director navarro, desde 1973 en la estructura del que ahora es el equipo telefónico, añadió que se marcará el programa “junto a los intereses de Telefónica”, que es quien paga. ¿Y qué otros intereses puede tener más importantes el antiguo monopolio que aspirar a vestir de amarillo a un español en la carrera más importante del mundo? Ninguno. Nada tiene más impacto que el Tour, y si la empresa es española, por mucho que tenga intereses en Latinoamérica, la lógica invita a pensar que el único líder del Movistar para la ronda gala será Mikel Landa.

Así se entienden las declaraciones asustadizas del Abuelo cuando subraya en una entrevista reciente en El País que Telefónica le da mucho apoyo en Latinoamérica, “donde tiene un gran porcentaje de su negocio”. Quintana está asustado, y quizá arrepentido de no haber volado hacia otra estructura en la que su liderazgo para el Tour nunca hubiera estado en cuestión. Como en el Trek, huérfano de Contador y con Mollema como único número uno. O en el UAE, que recién acaba de fichar a Guaperas Martin y Fabio Aru. O en el Astana, cuya única figura para las grandes vueltas es Miguel Ángel López. Porque a Fuglsang ni se le ve ni se le espera para empresas de entidad como destronar a Froome de sus laureles elíseos.

No es normal que un ciclista profesional de tanta madurez -física y psicológica- reciba a su nuevo compañero Mikel Landa con “como líder del equipo que soy, Landa es bien recibido”. Esta forma tan infantil de intentar marcar territorio provoca cierta sorna, más cuando pocos días antes, en la presentación del Tour, soltó que sería el líder del equipo en la Grande Boucle. “Está totalmente confirmado. Siempre ha sido así […] Lo que hemos hablado es que iré como jefe de filas, respaldado con un gran equipo y eso me da tranquilidad. Hemos tomado desde el Tour un descanso y estamos respirando un poco y el objetivo principal es el Tour como jefe de filas”, explicó a los medios. Increíble. O, sencillamente, ridículo. La actitud que no ayuda a la sana convivencia de los corredores, que puede provocar que surjan las camarillas dentro del grupo. Antes, incluso, de que se haya hecho el primer stage de la temporada.

"Esto es lo que pienso del fichaje de Landa"

“Esto es lo que pienso del fichaje de Landa”

En la entrevista con el medio salvado de la quiebra por el PP, que dirige el mediocre Antonio Caño y que permite que destaquen marmolillos sonrojantes como Martínez Ahrens, Quintana mostró un desprecio gratuito hacia Landa. “Es un chico que va a aportar mucho al equipo. En el momento en que tengamos que romper la carrera tendremos un hombre que pueda dejar seleccionado el pelotón para el tú a tú en el momento en que se presente la oportunidad. Sería bueno y a mí me gustaría. Tenemos maneras de jugar y maneras de poder enfrentar a un equipo. Si ya nos vinieran dos o tres como Landa no estaríamos ni tan mal, ¿no?”. No creo que Unzué esté muy satisfecho de las palabras del vencedor de Giro y Vuelta. Ni tampoco Landa, que en una reciente fiesta de la UCI soltó “¡Free Landa!” que suena a premonitorio.

El otrora ciclotímico ciclista alavés parece haber encontrado un punto de equilibrio que antes no tenía. Lo demostró en el Tour, donde fue cuarto tras trabajar para su líder. Y en el Giro, con una etapa y varios puestos de honor, el maillot de la montaña y un top 20 en la general que pudo haber sido muchísimo más si no llega a caerse en la etapa del Blockhaus. Esto, sumado a su mejora en las etapas contrarreloj, lo convierten en claro favorito para vencer a Biohazard en el Tour de Francia. Hay etapas de altísima montaña, como la de Alpe d’Huez -5.000 metrazos de desnivel- y poca crono individual. Y la primera y peligrosa semana, con la mini Roubaix como colofón, es común para todos.

Pero Landa lo que quiere es ir al Giro. Y de líder. “Tengo claro que esto no me puede volver a pasar. Donde vaya hay que tener las cosas claras. No quiero volver a ir de segundo, y si voy es porque quiero”, comentó el vitoriano en Le Puy-en-Velay en plena disputa del Tour cuando caminaba sexto de la general. “Por supuesto que ha llegado el momento como líder de Mikel Landa”, refrendó Unzué durante la disputa de la última Vuelta a España. ¿Pero líder de qué carrera?

Peter Post: equipo, equipo y más equipo

Peter Post: equipo, equipo y más equipo

Porque al Giro y a la Vuelta quiere ir Valverde, que en plena recuperación de su caída en el prólogo del pasado Tour ha avisado que las dos grandes vueltas más el Mundial serán sus principales objetivos del año. Y si alguien se cree que el murciano y su naturaleza van a ir a rascar etapas y a ejercer como gregario a ambos eventos es que ha visto poco ciclismo en los quince últimos años. “No quiero Tour […] A mí me da igual, pero si el director, Eusebio, me dijera, hazte tú el calendario, le diría, clásicas, Giro, Vuelta a España y Mundial”. Con la apariencia del viejo y generoso sabio que deja paso a los que vienen pero con un punto de picardía del que se las sabe todas y piensa -esto es cosecha propia- “que se enfrasquen ambos en un duelo contra Froome que es imposible de ganar y que me dejen a mi disfrutar del liderazgo en objetivos más asequibles”.

Hace más de diez años, se lee en la entrevista al de las Lumbreras, Contador le dijo a José Miguel Echavarri que no iba al Movistar porque no quería compartir galones con Valverde. Esta temporada, convivirán tres líderes en su mejor momento de forma. Mucho trabajo por delante para Unzué, que tendrá que mudar su al menos aparente buen talante por un perfil más a lo Peter Post para conducir por el buen camino al rebaño. En Sky hay solo un líder, las jerarquías están claras. Y hasta la fecha le ha ido muy bien, tanto con Froome como con Wiggins. Puede ser la receta adecuada para gestionar una situación difícil. O eso, o rezar para que no haya ovejas negras en el grupo. Ni tampoco descarriadas.

You Might Also Like

4 Comments

  • Reply Urraco 26 octubre, 2017 at 20:16

    Buenas. Que yo sepa Nairo tiene dos grandes vueltas y varias carreras de una semana. Y que tiene Landa? Quintana es el lider. Debe serlo. Saludos.

  • Reply piti18 26 octubre, 2017 at 20:17

    Bah, que corra Piti las tres grandes. Nairo que haga la vuelta a colombia de veteranos y que landa se ponga como objetivo la vuelta a burgos. Larga vida a Valverde.

    • Reply Álvaro Manzano 13 noviembre, 2017 at 22:01

      Bien, dicho, Nairo gana la vuelta a colombia y tiene tres grandes. Landa que llegue top 10 en una grande y todos felices.

  • Reply Picodelmonte 26 octubre, 2017 at 20:22

    al chaval este, el abuelo que dices, le sienta mal la altura. deberia venirse a entrenar mas a europa.

  • Deja un comentario

    Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com