Reportaje

Hoban, el pionero que se tropezó con la fama en Mont Ventoux

13 julio, 2016

El Tour vuelve a ser el tostón del verano. Sí, vale, solo de momento, ya que además del final mañana en Mont Ventoux, quedan por disputarse dos contrarrelojes y cuatro etapas de alta montaña. Pero aunque solo sea de momento, el mejor reflejo de que la ronda gala es un aburrimiento supino es la importancia desmesurada que se ha dado al ataque de Froome bajando tras coronar el Peyresourde, en el que apenas sacó 13 segundos al grupo del resto de favoritos. “Golpe moral”, dicen. ¿Y por qué no síntoma de debilidad? El del Sky conseguía ese día en Pirineos la quinta victoria británica en el Tour tras las de Cavendish y Cummings. Es la explosión definitiva de un país que controla las carreteras y la política del ciclismo mundial medio siglo después de que el pionero Barry Hoban alzase las manos por primera vez en el Tour con el consentimiento del pelotón. Aquello fue el 14 de julio de 1967, un día después de que Tom Simpson muriese en Mont Ventoux.

Hoban gana en el Tour de 1974

Hoban gana en el Tour de 1974

Si a alguien con un mínimo conocimiento se le pregunta por la referencia histórica del ciclismo británico, contestará Biohazard, Wiggins o Cavendish. Si tras esa respuesta decimos que obvie los últimos 15 años, quizá responda Millar o Boardman. Pero si decimos que se vaya al blanco y negro, solo algunos dirán que Tom Simpson, el ciclista cuya fama no es fruto de alguna victoria en el Tour -su mejor posición fue sexto en 1962 y no tiene ninguna victoria parcial-, sino por haber muerto mientras se disputaba la decimotercera etapa entre Marsella y Carpentras, de 211 kilómetros y con el Mont Ventoux en el recorrido. Poco antes de coronar y con la elástica british (ese año se corría por selecciones), cayó al suelo tras haber abusado de anfetaminas y alcohol en un día de calor asfixiante. Dudo que exista final más horrible para un ciclista que morir en la carretera.

Me sorprendió leer que la viuda de Tom Simpson, a los pocos meses de morir su marido, unió su vida a la del protagonista de este texto, el pionero del ciclismo británico Barry Hoban, un clasicómano muy rápido al estilo Van Avermaet que en su dilatada trayectoria como ciclista consiguió nada menos que ocho triunfos parciales en el Tour de Francia. Solo Mark Cavendish ha conseguido más etapas que Hoban para Reino Unido. Ni siquiera Froome, que con la de este curso acumula seis. Simpson moría en carretera el día 13 de julio, y al día siguiente levantaba las manos en homenaje al difunto y con la gracia del resto de corredores este ciclista nacido en Wakefield, ciudad de 80.000 habitantes en la región de Yorkshire. Una historia rocambolesca que culmina dos años después (1969) con la unión ya mencionada -desconozco si en matrimonio- de Hoban y Helen Simpson. Pena no haber encontrado mucha más información adicional sobre cuándo ocurrió el flechazo, pero tiene pinta de que fue en el homenaje en 1968 a Simpson en el Mont Ventoux, allí donde habita el monumento en su honor a poco de coronar la cima.

Un premio con cuernos para Hoban

Un premio con cuernos para Hoban

Hoban era al igual que Simpson un todoterreno. De ahí que fuese el primer británico en lograr una etapa de montaña del Tour de Francia (1968, Alpes, con cuatro minutos de ventaja sobre el segundo) y en ganar dos etapas seguidas en la edición de 1969. Eso fue pocos años después de que en 1962 aterrizase en Francia y se convirtiese en profesional en el equipo Mercier-Hutchinson-BP, cuyo líder era el eterno segundón Raymond Poulidor. Toda una extravagancia para la época, ya que a los británicos les tira la isla, tal y como han demostrado los últimos acontecimientos políticos. Lo bueno para las promesas del ciclismo británico es que hoy en día hay un equipo inglés que domina a base de dinero y relaciones el pelotón, por lo que no es necesario atarse la manta a la cabeza para triunfar, como sí tuvieron que hacer Hoban, Simpson o antes Brian Robinson, doble ganador de etapa en el Tour.

“Una de mis fortalezas, una de las razones por la que tuve una carrera larga fue mi buena salud. Podía comer de todo, me adaptaba, me valía por mí mismo, y si corrías en el Continente en mi época, esas cosas eran muy importantes”, comenta Hoban en una entrevista al medio Cyclingweekly. “Eran más importantes que el talento. Reino Unido siempre ha tenido ciclistas con talento, pero hasta ahora ellos tenían que marcharse. Eso significa adaptarse a los métodos continentales, comer comidas diferentes, aprender nuevos idiomas, dejar el confort de casa. Nunca olvidaré la primera vez que tomé café en Francia. De vuelta en Yorkshire, el café era con leche, nada que ver con esa cosa negra y amarga que pusieron delante de mí, pero me lo bebí y me adapté”. Tanto que a los dos años de llegar a Francia consiguió dos etapas de la Vuelta a España (1964).

La Gante de 1974

La Gante de 1974

Al año siguiente, comenzó su nada cómoda relación con Tom Simpson. Hoban fue decisivo en el mundial que ganó su compatriota en San Sebastián por delante de Rudi Altig y Roger Swerts, ya que se metió en una fuga temprana y tiró de Simpson cuando más lo necesitó en la carrera. “En 1965, Tom estaba integrado en el Continente, uno de los mejores junto a Anquetil, Poulidor, Altig, Gimondi y un par de ellos más. Era un mundo cerrado, y Tom no me quería en él”, expresa Hoban en la misma entrevista. “De hecho, me siento incómodo cuando se nos describe como amigos. No lo éramos, nos conocíamos. Lo respetaba y él me respetaba, pero como rivales. Tom buscó sus maneras de mantenerme en mi sitio, pagando incluso a rivales para perseguirme. Recuerdo cuando acabamos una carrera que le pregunté por qué había echado abajo mi escapada, y me respondió que él era el número uno del ciclismo británico en el Continente, no yo, y no debía olvidarlo”.

A base de judías y salchichas

A base de judías y salchichas

Hoban ganó etapas en el Tour en el 67, 68, 69, 73, 74 y 75, a lo que se suma el que quizá es el mejor triunfo de su carrera, la Gent – Wevelgem de 1974, la clásica de piedras para esprinters por excelencia. Nada menos que 244 kilómetros de distancia a una media de 44 kilómetros por hora. Con aquellas bicis. “Mi momento álgido fue la Gante. Carrera flamenca, la segunda tras el Tour de Flandes (en el 67 fue quinto). Viví en Gante y amo correr allí. Me gusta el espíritu de las carreras flamencas, los corredores flamencos son duros para las carreras duras”. Hoban cuenta además que tuvo un percance que casi le deja sin título en 1974. “Tuve problemas en el Kemmel, mis cambios amenazaban con salirse cuando lo tenía todo metido (un 42×22) y tuve que subirlo mientras sujetaba la maneta de los cambios”. Eso no le impidió batir en el sprint final a Eddy Merckx y Roger De Vlaeminck.

Eran otros tiempos, en los que los ciclistas completaban al año más de 45.000 kilómetros entre competición y entrenamientos, frente a los 30.000 que se corren en la actualidad. Los equipos cuentan ahora con plantillas más amplias, lo que permite que más jóvenes puedan sumarse al carro del profesionalismo. Mucho en el ciclismo ha cambiado, pero medio siglo después vuelve a subirse el Mont Ventoux, el coloso donde pereció Simpson y que otorgó de carambola a Hoban su primera etapa en el Tour. Allí, en las proximidades de la histórica ciudad de Avignon, donde en 2013 sentado y con su endiablado molinillo sentenció Froome su primer Tour. En el mismo lugar donde mañana buscará abrir brecha con el succionador de tubulares colombiano y prolongar el dominio en las carreteras del ciclismo anglosajón.

  • Etapa 1. Mont-Saint-Michel / Utah Beach Sainte-Marie-du-Mont 188 km
  • Etapa 2. Saint-Lô / Cherbourg-en-Cotentin 183 km
  • Etapa 3. Granville / Angers 223.5 km
  • Etapa 4. Saumur / Limoges 237.5 km
  • Etapa 5. Limoges / Le Lioran 216 km
  • Etapa 6. Arpajon-sur-Cère / Montauban 190.5 km
  • Etapa 7. L'Isle-Jourdain / Lac de Payolle 162.5 km
  • Etapa 8. Pau / Bagnères-de-Luchon 184 km
  • Etapa 9. Vielha Val d'Aran / Andorre Arcalis 184.5 km
  • Etapa 10. Escaldes-Engordany / Revel 197 km
  • Etapa 11. Carcassonne / Montpellier 162.5 km
  • Etapa 12. Montpellier / Mont Ventoux 184 km
  • Etapa 13. Bourg-Saint-Andéol / La Caverne du Pont-d'Arc 37.5 km
  • Etapa 14. Montélimar / Villars-les-Dombes Parc des Oiseaux 208.5 km
  • Etapa 15. Bourg-en-Bresse / Culoz 160 km
  • Etapa 16. Moirans-en-Montagne / Berne 209 km
  • Etapa 17. Berne / Finhaut-Emosson 184.5 km
  • Etapa 18. Sallanches / Megève 17 km
  • Etapa 19. Albertville / Saint-Gervais Mont Blanc 146 km
  • Etapa 20. Megève / Morzine 146.5 km
  • Etapa 21. Chantilly / Paris Champs-Élysées 113 km

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com