Reportaje

Kruijswijk: 1.695 + 41.103 = Giro sin pulsaciones

22 mayo, 2016

Tenía muchas esperanzas depositadas en la cronoescalada del Giro de Italia, un ascenso muy exigente de nueve kilómetros a Alpe di Siusi con un desnivel medio del 8% y rampas máximas del 11%. No solo por la dureza del puerto, sino también por descubrir cómo había digerido el físico de cada uno de los ciclistas la paliza del día anterior. Nibali fue para mí sorpresa el peor parado, en tanto que el líder, el para algunos desconocido Steven Kruijswijk, hizo honor a sus palabras y demostró que su motor se afina en la tercera semana de competición. La base de su entrenamiento en altura en el Teide comienza a dar sus frutos, aunque aún está por ver si los 1.695 kilómetros que recorrió en la isla y los 41.103 metros de desnivel acumulado bastan para aguantar las embestidas que le llegarán a partir del martes.

Ah, ¿que era una cronoescalada?

Ah, ¿que era una cronoescalada?

“La tercera semana es normalmente mi mejor semana. Me recupero mejor de los esfuerzos en comparación con muchos otros y permanezco relativamente fresco. A primera vista, es menos exigente que la del año pasado, pero quizá ese cambio la convierte en más difícil”, comentaba el holandés con sospechoso pasado como pívot de los Boston Celtics antes de comenzar esta edición del Giro de Italia. Unas declaraciones que puestas ahora de contexto deberían asustar aún más si cabe a sus rivales, ya que ninguno con la excepción del risueño Esteban Chaves ha podido seguirle la rueda en todas y cada una de las etapas de la ronda italiana. Y pese a ello, el colombiano anda a más de dos minutos en la general de “Kevin Kripis McHale”, mientras que la diferencia con el Squalo, tercero, roza ya los tres minutos. Todo un mundo cuando el ciclista de Lotto Jumbo ha demostrado que viene mejor preparado al Giro que el resto.

Un seguidor puntual a este deporte preguntaba hoy en el foro Chumbera Place -no lo busquen por ahí, que no lo van a encontrar- que “de dónde ha salido el Krujkwhisky ese”. Cuando volvía a casa me acordé de aquello que debes aprender cuando eres periodista y que muchas veces olvidas si te dejas absorber por la vorágine del día a día, sobre todo si como era mi caso tienes que escribir sobre un tema especializado como la banca. Aquello es que cuando estás en un medio generalista debes escribir pensando en lo que comúnmente se denomina la gente de a pie, la masa denostada en la obra maestra de esos dos genios de la filosofía que son Ortega y Gasset, y nunca debes perder esa perspectiva. Vamos, que al lector debes hablarle de comisiones y del mucho dinero que ganan los banqueros para que desahoguen su frustración, y no de la ratio Tier II y esas pijadas a las que solo prestan atención los nacidos a la derecha de la Castellana según subes Recoletos.

De turismo por la isla

De turismo por la isla

Como no tengo muy claro cómo extrapolar esto al caso del ciclismo y al fin y al cabo este es mí blog -además de que estoy perdiendo un poco el hilo – creo que obviaré la petición vertida en Chumbera Place y me centraré lo justo en la trayectoria profesional de Krispis. Nace en 1987 y desde 2010 forma parte de la estructura holandesa antes llamada simpáticamente Rabobank. Debuta en el Giro ese año en sustitución del lesionado Freire y demuestra al año siguiente que es un hombre para grandes vueltas con un top ten en el Giro. Esa temporada gana una etapa en el Tour de Suiza y finaliza tercero la general. No sabemos por qué, pero no vuelve a ganar nada hasta 2014 (Artic Race). Quizá porque sus hombros no bastan -y mira que es difícil- para aguantar el peso que sobre el recae de eterna promesa holandesa para la disputa de grandes vueltas que no termina de arrancar. El año pasado, hizo séptimo en el Giro, y podría haber sido podio si no hubiese perdido mucho tiempo en las primeras etapas.

Ahora, prosigo el argumento que dejé a medias en el segundo párrafo. ¿Viene el ciclista del Lotto Jumbo mejor preparado que el resto al Giro? Pues no tengo ni idea. De hecho, ni siquiera es seguro que vaya a vestir la maglia rosa en la meta de Turín dentro de una semana, pero lo que es cierto es que su calendario parece centrado en exclusiva en el Giro de Italia, ya que no ha salido a disputar ninguna de las carreras World Tour que ha corrido hasta la fecha (París Niza y Catalunya) y acumula menos kilómetros en sus piernas que cualquiera de sus rivales excepto Chaves (lo del colombiano es caso aparte). Muy al estilo de otros vueltómanos como Froome, Quintana o, si echamos la vista atrás, Induráin o Armstrong.

Krispis ha suplido esa carencia de kilómetros de competición con concentración en altura que, como no podía ser de otra manera, tuvo al Teide como protagonista, ese paraíso natural que elige la mitad de los equipos de primera división para ponerse a punto. De hecho, allí han estado este año Nibali y Valverde (bueno, el murciano dice que no fue en el Teide, que estuvo más abajo). No es la primera vez que el pecoso centroeuropeo elige la isla para forjar la base para el Giro. Ni tampoco la única ciudad de nuestra geografía que ha visitado para entrenar, ya que en alguna ocasión se ha pasado por Girona. No solo eso, sino que vino a vivir a España siendo amateur para mejorar sus condiciones en la montaña una vez que su equipo tenía claro que su futuro pasaba por hombre de grandes vueltas.

En el Teide no hay mosquitos

En el Teide no hay mosquitos

En el Teide, ese lugar del que Froome se quejaba porque no había controles antidoping, Krispis ha recorrido entre el 9 y el 26 de abril 1.695 kilómetros de distancia, en los que venció un desnivel acumulado de 41.103 metros. Esta información está disponible en la red social Strava, en la que también se puede saber que allí estuvo con varios compañeros de equipo como Moreno Hofland y Martijn Keizer. “Entrenar en altitud será parte de mi preparación para ambos Tour, así que no correré muchas carreras este año”, dijo a principio de temporada. Ambos, porque sus planes pasan por disputar en agosto la Vuelta a España. Entre medias, el calendario es aún una incógnita, pero seguro que de ganar el Giro habrá más Teide.

Adentrarse en los datos que publica “el Krujkwhisky ese” tiene su interés, sobre todo si lo que intentas es contextualizar tu condición física. Ya sé que soy una piltrafilla, y más ahora con esta tendinitis que me impide salir a rodar, pero cuando te comparas con un profesional de este tipo el calificativo empleado más arriba cobra verdadero valor. Y eso que las cifras expuestas en Strava tampoco son del otro mundo y solo se explican porque cuando un ciclista va a un “training camp” como el de Tenerife es para hacer base. Ninguna de sus salidas supera los 30 kilómetros por hora de velocidad media, en tanto que el promedio de pulsaciones está sobre 115 por minuto, con picos que rara vez están por encima de las 150.

Eso en los entrenamientos, porque por motivos que desconozco el ciclista holandés no publica en Strava las pulsaciones a las que está realizando las etapas del Giro, mientras que sí lo hizo en las del Tour de Yorkshire o en la Volta a Catalunya. Hubiese sido muy interesante saber el total de latidos que es capaz de imprimir su corazón subiendo el Passo de Valporolo, donde es el “King of mountain” (no está el puerto entero, solo los diez primeros kilómetros) y consiguió distanciar a Nibali y el resto de favoritos excepto Chaves. No sé, quizá se le ha partido en mil pedazos el pulsómetro en un escorzo con sus hombros, pero para nuestra pena no están los datos de pulsaciones que tantas pistas nos hubieran dado sobre el espectacular desempeño del holandés en la bici.

Un, dos, tres, cuatro, marines americanos

Un, dos, tres, cuatro, marines americanos

Quizá a esto último que les acabo de contar me refería cuando señalaba más arriba que las ratios de capital no interesan a nadie, y que hay que pensar en el lector cuando eliges los temas. No iba a titular con un “Kruijswijk no publica sus pulsaciones por minuto durante el Giro”, porque eso solo interesa a los que viven subiendo la Castellana a la derecha. Creo que en este caso, hablar de Core Capital es como hacerlo de las pulsaciones de los ciclistas, una variable que sirve de termómetro de hasta donde se es capaz de llegar en un entorno competitivo. Lo que no tengo tan claro es que no publicarlo sea como mentir con las cifras, como hizo Bankia en su salida a Bolsa y como suele ser habitual en la banca española, que es la que conozco. No sé, no existe ningún regulador que exija ese nivel de transparencia en el ciclismo. Espero que el concepto haya quedado más o menos claro. Pero yo me pregunto, otra vez más, y que conste que me voy un poco de bajón a la cama, ¿por qué Krispis no muestra los valores en el Giro y sí en Niza y Catalunya?

  • Todas las etapas (fuente: inrng.com/2016/05/giro-2016-guide)
  • Etapa 6 – Jueves 12 May (fuente: inrng.com)
  • Etapa 8 – Sábado 14 May (fuente: inrng.com)
  • Etapa 9 – Domingo 15 May (fuente: inrng.com)
  • Etapa 10 – Martes 17 May (fuente: inrng.com)
  • Etapa 13 – Viernes 20 May (fuente: inrng.com)
  • Etapa 14 – Sábado 21 May (fuente: inrng.com)
  • Etapa 15 – Domingo 22 May (fuente: inrng.com)
  • Etapa 16 – Martes 24 May (fuente: inrng.com)
  • Etapa 19 – Viernes 27 May (fuente: inrng.com)
  • Etapa 20 – Sábado 28 May (fuente: inrng.com)

You Might Also Like

6 Comments

  • Reply IRÚN CONNECTION 23 mayo, 2016 at 10:10

    No sé, todo esto recuerda salvando las distancias a lo de Froome en aquel Tour subiendo el Ventoux. Yo tampoco pondría en todo caso mis datos, lo que es un poco absurdo es solo quitar las pulsaciones y dejar el resto. no sé.

  • Reply Tocinitos 23 mayo, 2016 at 10:40

    Teide, Girona y algún que otro término son de mi copyright, así que cada vez que los uses tendrás que pasar por caja, Matxín. Porque todo eso que comentas, ya lo dije yo. Y si no lo he dicho, lo iba a decir.

  • Reply critical 26 mayo, 2016 at 10:15

    “No sabemos por qué, pero no vuelve a ganar nada hasta 2014 (Artic Race).”

    Oh, we do know. If you’re writing a critical article about Kruijswijk, you should have stumbled upon the fact that he had problems with his femoral artery, which he was operated on in late 2013, after which he immediately bounced back with 15th in the 2014 Tour as a domestique. Last year he could already have finished on the podium of the Giro, if it weren’t for about 10 minutes unnecessary time loss in the first week. His trainers say his values aren’t that different from last year, but the circumstances are.

    • Reply berts 26 mayo, 2016 at 11:00

      Hi, Critical!

      It was not exactly a critical post about Kruijswijk. And i dont have enough time to investigate everything about the dutchman (neither i didnt remember that fact).

      My interest was to describe how Kruijswijk has build his form for the Giro, no more.

      Thanks a lot!

  • Reply Silencio, cámara, ¡acción! Así se rodó el Giro de Italia 30 mayo, 2016 at 22:07

    […] holandés, que al igual que Nibali y Valverde se preparó en el Teide, demostró una superioridad abrumadora a lo largo de las siguientes etapas, por lo que el desenlace […]

  • Reply El bueno, el feo y el malo se vuelven a encontrar en Mas de la Costa 4 febrero, 2017 at 19:39

    […] comparte sus sus datos en la red social Strava (terminó octavo en la oficial a 1:10 de Quintana). ¡Y con pulsaciones! Porque la idea del texto es mostrar esos datos que tanto gustan a los globeros de la bici, sobre […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com