Cronica

La brillante e inútil gesta de Chris Froome

25 mayo, 2018
Froome arranca en Finestre

Froome arranca en Finestre

La etapa que Chris Froome ha protagonizado en el Giro de Italia el viernes 25 de mayo ha sido la demostración de poderío más asombrosa desde que Floyd Landis dejase los parques de Ocio del creador de Mickey Mouse y el Pato Donald a la altura de las atracciones de feria de Horcajo de la Sierra. Ha sido el momento más vibrante para una generación de aficionados al ciclismo, siempre nostálgica de la forma en las que las carreras se dirimían hace 50 años, cuando los equipos eran secundarios y toda la responsabilidad recaía en las piernas del líder. Cara a cara, diferencias de una decena de minutos al segundo clasificado, cabalgadas en solitario desde la línea de salida en la tercera etapa de una gran vuelta. Eso es lo que hizo Froome cuando atacó como un lunático a 85 kilómetros de meta después de que su gregario Elissonde impusiese un ritmo infernal a la entrada del tramo de tierra de Finestre, la cima Coppi del Giro. Fue el gesto de Froome para ganarse al mundo ciclista y reafirmarse como el mejor del mundo. Un gesto al fin y al cabo baldío, porque nada de esto tendrá valor cuando le sancionen por dopaje.

Elissonde tensando la carrera en Finestre

Elissonde tensando la carrera en Finestre

La epopeya de Froome en las pendientes de Finestre, el puerto más bonito de este Giro de Italia, un puerto donde se pueden ganar carreras y no la cuesta de cabras absurda que es el Zoncolan, permanecerá por tiempo en las retinas de los aficionados al ciclismo. Es imposible no emocionarse cuando alguien decide emprender un camino en solitario de más de dos horas para darle la vuelta a un Giro que muchos ya veían sentenciado por Simon Yates. Sky puso un ritmo infernal en el tramo asfaltado de Finestre con un David de la Cruz inconmensurable. El ritmo del ciclista catalán era tan exigente que hasta Henao y Poels no tuvieron la oportunidad de dar un relevo. En un momento, el grupo de favoritos se redujo a 15 unidades con cinco Sky entre ellos. Hasta Miguel Ángel López sufría para aguantar la marcheta de De la Cruz, que hoy demostró que también sabe trabajar para sus compañeros. Elissonde continuó el trabajo nada más acceder al sterrato y solo se pudieron seguir Pinot, Dumoulin, Carapaz y López, hasta que Froome se marchó en solitario a falta de más de cinco kilómetros para coronar.

Primero Yates, que el día anterior dio muestras de debilidad al no poder seguir a Dumoulin y Froome en el tramo final del puerto en el que acababa la etapa, Dennis, Pello, Pozzovivo… Todos los favoritos para ocupar puestos de privilegio sucumbieron y afrontaron casi de uno en uno los duros porcentajes casi siempre por encima del 9% de las rampas de Finestre. La caída del líder fue estrepitosa, del mismo nivel que la que sufrió su compañero de equipo Esteban Chaves tras el segundo día de descanso. Pero la exhibición de Froome fue de tal calibre que la principal duda que albergaba el aficionado ciclista pasó a un segundo plano. ¿Iba a aguantar un dominante Yates, que acumulaba tres etapas y tenía una ventaja de medio minuto sobre Dumoulin y más de tres minutos sobre Froome, el rosa en las etapas alpinas? Se respondió en las primeras rampas de Finestre, ante la pasividad de los comentaristas de televisión.

Biohazard, más Biohazard que nunca, coronó Finestre con alrededor de medio minuto de ventaja sobre el grupo de Dumoulin, Pinot y las dos pequeñas rémoras que batallan por el maillot de joven del Giro de Italia. La subida del keniata fue rápida, en 1:04:18, pero más lenta que la protagonizada por ejemplo por Steven Kruijswijk en 2015, 1:03:43, y por lo tanto más lenta que la de Mikel Landa durante esa misma etapa cuando descolgó a Alberto Contador y coronó por delante de Ilnur Zakarin.

Entonces, ¿voy primero o segundo?

Entonces, ¿voy primero o segundo?

Tras tocar el cielo en Finestre, a Froome y el resto del pelotón le restaba la bajada del puerto, algo peligrosa por la lluvia del día anterior, subida tendida a Sestriere que favorecía el ir en grupo, bajada y llano de unos 20 kilómetros hasta pie del último puerto, el durísimo Jafferau, 7,15 kilómetros a una media de más del 9%. Por tanto, con un poco de entendimiento, los perseguidores tenían en sus manos colaborar para atrapar a un desmelenado Froome, o al menos mantenerlo en una diferencia que no pusiese en aprietos el liderato de Dumoulin. Pero detrás no había fuerzas. Además, se pusieron demasiadas esperanzas en el trabajo que podía hacer Reichenbach, gregario de Pinot, en ese terreno. Tantas, que tuvieron que aflojar la marcha para esperarlo en dos ocasiones. Y, para colmo, Superman y Carapaz no dieron un solo relevo, algo por otro lado lógico si se tiene en cuenta que Pozzovivo, al que adelantaron en la general, llegó a más de ocho minutos.

Chris Froome amplió la diferencia hasta que consiguió llegar a pie de puerto con más de tres minutos sobre sus perseguidores. Solo, con la única compañía de su coche de equipo. Y, según asegura en unas declaraciones, sin pasarse de la raya en el esfuerzo, sin dar más vatios de los recomendables para no acabar vacío en los kilómetros finales. Dosificando el resuello, como Eli Wallach cuando fue abandonado como un perro en el desierto y consiguió llegar sano y salvo a aquella tienda de armas regentado por el simpático tendero de bigote blanco. Es decir, desde que coronó Finestre, el keniata aficionado al ventolín metió otros dos minutos y medio a Tom Dumoulin y compañía. Más que suficiente para convertirse en el nuevo líder del Giro de Italia y afrontar la durísima etapa del sábado con garantías.

Tampoco la subida a Jafferau fue meteórica. El de Sky la acometió en 25:03 minutos, según @ammattipyoraily, frente a los 24:39 de Carapaz. En el Giro de 2014, Nibali y Santambrogio ascendieron la cima en 21:44, una diferencia sustancial pero en un contexto completamente diferente al de hoy. En todo caso, lo que está claro es que Froome ganó la carrera bajando y, sobre todo, en el llano. Y de eso tuvieron mucha culpa los perseguidores, faltos de fuerzas y sin el suficiente espíritu colaborativo.

A pan y Agua bendita

A pan y Agua bendita

Biohazard nunca había ganado una etapa en línea por más de 59 segundos. Fue en el Tour de 2015, cuando en la Piedra de San Martín, el primer puerto serio del Tour, sentenció la carrera. Ese día, el segundo en meta fue Porte. Hoy, fue Carapaz. A 3:00 minutos. Ese día de 2015, Van Garderen fue décimo a 2:30. Hoy, Pello Bilbao ha entrado en esa misma posición a 8:23. Ha sido un sálvese quien pueda en el que Froome, como él mismo reconoce, se reinventó con 33 años para convertirse en Floyd Landis, el americano del Phonak cuyo testimonio acabó con la carrera de Lance Armstrong. Disneylandis llegó a Morzine el 20 de julio de 2006 con un adelanto sobre Carlos Sastre de 5:40 tras tirarse escapado 135 kilómetros después de atacar en el primer puerto del día.

Floyd Landis, que ahora regenta un negocio de venta de marihuana, dio positivo en esa etapa y perdió el Tour en favor de Óscar Pereiro. Froome, que habrá pasado hace unas horas el control antidoping en la cima alpina, perderá con casi toda certeza esta victoria y la casi segura en la general final porque parece imposible que justifique que su ingesta de salbutamol en la Vuelta de 2017 no superó el límite establecido. Entre Venaria Reale y Bardonecchia, una etapa que paradójicamente será para el recuerdo y a la vez para el olvido.

You Might Also Like

6 Comments

  • Reply Kat32 25 mayo, 2018 at 21:11

    Hacemo appuestas??.le caeran seis mese con lo que el giro se lo lleva,y pierde la vuelta

  • Reply Ernest cinito 25 mayo, 2018 at 21:14

    Envidioso.

  • Reply Kat32 25 mayo, 2018 at 21:18

    Tu crees que le quitaran el giro si lo gana,no se que me da,que si le sancionan sera con 6 meses,por lo que se lleva el Giro y pierde la Vuelta

  • Reply ELBER GALARGA 30 mayo, 2018 at 21:11

    Yo creo que el sr. berts cañabate es propenso a ganar el criterium si no se prende fuego los fines de semana

  • Reply Izarbeko Lepoa 6 junio, 2018 at 16:11

    Muy buena la alusión a Tuco y El Bueno,El Feo,y El Malo😂👌.

    • Reply berts 6 junio, 2018 at 16:25

      Tuco Benedicto Juan Maria Ramírez, alias el cerdo, siempre en mis pensamientos.

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com