Reportaje

La Volta del retiro de Nairo y Froome

20 marzo, 2016

Aún aturdido por el tostón de carrera que ha sido la Milán Sanremo -no es que esté resentido por mi pésimo rendimiento en Tropela, que también- comienzo a escribir un post sobre la que a priori será la mejor carrera de una semana de la temporada. Al menos eso indica el cartel de figuras que tomarán la salida en Calella, ciudad situada en la Costa Brava que nada tiene que ver con ese delicioso brebaje asturiano. Thomas, el Gaseosas, Llorito, Porte, Van Garderen, Chaves, Aru y, por encima de todos, Nairo y Froome, que vuelven de su “retiro espiritual” para mantener en las exigentes rampas de los puertos pirenaicos el primero de sus pulsos previos al Tour. Así que realizadores de televisión, si no es mucho pedir, no nos privéis del espectáculo.

Nairo, siempre detrás de Froome

Nairo, siempre detrás de Froome

Tampoco nos dejemos llevar por la emoción y seamos realistas. Que a la Volta acudan todos estos primeros espadas (solo faltan Nibali y Pinot) no implica que vaya a verse un espectáculo memorable. El aburrimiento fue la nota predominante del pasado Tour, ese que calificaron como el de los cuatro magníficos y que algunos intuyeron que iba a ser el mejor de la historia. Además, desconocemos el estado de forma de los protagonistas, por lo que tampoco sería una sorpresa que a cualquiera de ellos le diese una pájara en las carreteras catalanas como le ocurrió el año pasado a Froome, que en la etapa con final en el puerto de La Molina perdió cerca de 28 minutos con el ganador, el pinchadiscos norteamericano Van Garderen.

La Volta supone para Nairo y Froome el regreso al circuito europeo tras la disputa de la Vuelta a España el pasado septiembre. Medio año de parón salpimentado por la disputa del Tour de San Luis en el caso del colombiano -tercero en una general que fue para su hermano Dayer Quintana– y del Herald Sun Tour en lo que respecta a Biohazard -ganador por delante de su compañero Peter Kennaugh-. Se trata así de la primera carrera del año seria para ambos, la primera toma de contacto con la competición al más alto nivel y en la que estarán presentes, como se ha dicho, los primeros espadas del ciclismo mundial.

Biohazard antes de que diese pena y dolor verlo

Biohazard antes de que diese pena y dolor verlo

El keniata volvió a sus orígenes tras el corto periplo por carreteras australianas. El corredor que debutase con 22 años como profesional en el equipo sudafricano Konica Minolta acumula varias semanas de pedaleo entre elefantes y monos en Mpumalanga, región montañosa del norte de Sudáfrica. Todos esperamos por el bien del ciclismo que no haya vuelto a contagiarse de Bilharzia. Froome ha elegido como compañero de fatigas a Ian Boswell, el nuevo producto del equipo que más y mejor entrena del mundo y que se dio a conocer entre el público general el año pasado en la Vuelta a España con un tercer puesto en la etapa de Andorra, superado por Landa y Aru. Sus expresiones faciales cuando tira del pelotón son para enmarcar.

“Estamos en unas casas de campo en un lugar llamado Crystal Springs Mountain Lodge […] Hay mucho juego alrededor, es completamente diferente a nuestros campos de entrenamiento en Europa”, explica Froome a Velonews. “Es algo que hice los dos últimos años y tenía muchas ganas de hacerlo de nuevo. Tenía la esperanza de traer a más corredores esta vez, pero unos cuantos se pusieron enfermos o se lesionaron y solo pudimos venir Ian y yo”. Landa, Intxausti, Kwiatkowski, el año que viene será, como lo fue el pasado para Wouter Poels.

Quintana, por su parte, ha entrenado como en él es habitual en su querida Boyacá, la región de Colombia en la que nació, superó una enfermedad mortal con tres años y se hizo ciclista a 3.000 metros de altitud sobre el nivel del mar (la máxima son los 5.450 metros del Ritacuba Blanco). Allí donde para ir al colegio tenía que subir todos los días un puerto de 16 kilómetros, excusa más que suficiente para hacer pellas. No acabo de imaginarme que para ir a la escuela tuviese que coronar todos los días Navafría, por mucho que me guste la bicicleta.

Nairo y Winner en su sitio ideal de entrenamiento

Nairo y Winner en su sitio ideal de entrenamiento

“Ahora he estado entrenando bastante por las carreteras de Colombia y en 15 días estaré en una competencia que se llama la Vuelta a Cataluña. He participado en dos ocasiones y he tenido una de las victorias más bonitas en mi carrera, por eso voy a tratar de ganarla de nuevo”, dijo el ciclista al portal Colombia.com mientras visitaba la escuela en la que se sacó el graduado de bachiller. Y poco más se sabe de cómo organiza Nairo sus entrenamientos para volver con su sangre cargada de glóbulos rojos. Solo que está en Tunja con un clima suave a 2.800 metros de altitud, que suele salir a pedalear con Winner Anacona y que vive muy cerca de sus padres, “a 10 minutos”. “Es un paisaje bueno, la temperatura todo el año muy mantenida y está en altura, es como si me fuese un mes al Teide […] Entreno en la mañana, y en la tarde viene mi padre o mi madre, o yo voy donde ellos. Estoy siempre con mi familia […] Aquí no vivo mal, también vivo en Montecarlo, tengo lo uno y lo otro, los contrastes”.

Cerca de la ciudad de los casinos que tanto gusta a Nairo se disputó hace poco la que hasta ahora ha sido la mejor carrera del año, protagonizada por algunos jinetes que competirán con Froome y Quintana por suceder a Riche TeletransPorte en la general final de la Volta. En una etapa para el recuerdo, el Gaseosas atacó en la base del penúltimo puerto a 55 kilómetros de la meta de Niza, aunque tras dos frenéticas persecuciones el clasicómano-rodador-escalador-hombre de grandes vueltas Thomas consiguió defender el maillot amarillo de la París-Niza. La diferencia respecto a esta carrera es que en Catalunya apenas hay terreno llano en los más de 1.200 kilómetros en los que se dividen las siete etapas de la Volta, sin contrarreloj y con dos días de Pirineos en los que los ciclistas salvarán más de 3.000 metros de desnivel acumulado.

Por ello, son los escaladores los principales aspirantes a enfundarse el maillot blanco que identifica al mejor corredor de la Volta. En un primer escalón se encuentran Chris Froome, Nairo Quintana, Alberto Contador, Richie Porte, Llorito y Fabio Aru, mientras que desde un segundo parten el colombiano del Orica Esteban Chaves, el flamante fichaje de Etixx Guaperas Martin, la eterna promesa Tejay Van Garderen, que este año compartirá el liderazgo del BMC con Porte, el ruso Ilnur Zascandil, cuarto en Niza más etapa, cualquiera de los Sky (Thomas, Poels, Nieve,…), el jovencísimo de Astana Miguel Ángel López, que ya ha ganado este año etapas en el Tour de San Luis y Langkawi y que forma parte de la mejor generación de ciclistas colombianos que se recuerde, el Lotto Rafa Valls, los Giant Tom Dumoulin y Warren Barguil, los Ag2r Pozzovivo y Bardet, el abuelete Hesjedal, que este año corre en el cementerio de dinosaurios que es el Trek, los holandeses Gesink y Kelderman y los Cannondale Urán y Talansky. Casi nada.

Perfil de etapas 3 y 4 (clica para verlo más grande)

Perfil de etapas 3 y 4 (clica para verlo más grande)

La buena noticia es que la climatología va a ser benigna. O al menos eso dicen las páginas del tiempo. Si todo se tuerce y cae una nevada de escándalo en tierras gerundenses o ilerdenses, le pedís cuentas a José Antonio Maldonado. La tercera etapa sale de Girona y acaba en La Molina, puerto que se subirá dos veces desde la localidad de Alp. Antes, los ciclistas tendrán que escalar los primeras Alt del Coubet (9,7 kilómetros al 5,45%) y el interminable Alt de Toses saliendo desde Ripoll (33 kilómetros al 3,3%, con rampas de más del 10% a poco de coronar). Lo cierto es que en La Molina (11 kilómetros al 4,4%) no hay terreno para marcar diferencias, pero el desgaste jugará un papel importante si hay equipos que quieren endurecer la carrera.

El plato fuerte llegará el día siguiente, jueves, en la etapa reina con final en el coloso Port Ainé, un hors catégorie en toda regla llamado a despejar del todo el grano de la paja en lo que a la lucha por la general se refiere. La subida es preciosa, con una carretera estrecha en la que la vegetación gana en densidad a media que se acaban los 18,5 kilómetros al 6,7% de media que describen a este puertaco. En los 150 kilómetros anteriores, el grupo hará cima en otros dos primeras: el Port de Cantó (24,8 kilómetros al 4,4%, con la dureza concentrada al principio) y el Enviny, 8 kilómetros al 6,8% cuando resten 35 kilómetros para la meta en el Port Ainé.

Port Ainé, bestial

Port Ainé, bestial

El resto de etapas de la Volta están pensadas para cazaetapas que podrían dar algún susto a los favoritos para la general, como el año pasado estuvo a punto de suceder con el belga del Lotto Bart de Clercq en aquel esperpento de fuga con Paterski y Rolland en la primera etapa de Calella. Este año se repite un perfil adornado con un primera (Formic, 9,3 kilómetros al 5%), dos segundas y dos terceras. Me refiero a trotones como Guaperas Martin, que este año ya ha estrenado su casillero con victoria de etapa en la Volta a Valencia, a Gilbert, que ha tenido un inicio irregular de temporada, a la joven promesa Petr Vakoc, al batallador Thomas de Gendt, al reconvertido Haimar Zubeldia (nunca se sabe, y más si hay alguna rueda que chupar) o cualquier Caja Rural de turno.

La segunda etapa también tiene un puerto de primera a mitad de recorrido, aunque quizá sea junto a la sexta la más propicia para la escasa nómina de esprinters que disputa la Volta y que está encabezada por Swift, Bouhanni y Meersman. La quinta etapa, con final en Valls, tiene una dificultad de segunda a poco de meta (Lilla, 4,1 kilómetros al 4,4%) y es casi igual a la que ganó Valverde el año pasado. La siguiente es la más irrelevante de cara a la general y, como es habitual, la Volta concluye en las calles de Barcelona con las ocho subidas a Montjuic (2 kms al 5,7%) en las que las bonificaciones podrían ser determinantes. Pero lo mejor de todo es que la Volta del retiro de Nairo y Froome convierte en fastuosas las vacaciones de Semana Santa.

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply ¿Puede Contador ganar el Tour de Francia? 30 junio, 2016 at 22:22

    […] no pudo aguantar su rueda en la etapa reina de Port Aine (perdió 15 segundos con el colombiano, recién venido de su querida tierra natal). En País Vasco solo pudo imponerse en la crono del último día, por […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com