Opinión

Landa alimenta su leyenda

17 mayo, 2016

No tenía previsto escribir nada sobre el sorprendente abandono de Mikel Landa en el Giro de Italia, pero se han conjugado un par de factores que han desencadenado esta retahíla de letras mal puestas: uno, que tengo una tendinitis de caballo y tiempo libre para seguir la carrera; y dos, que por mi mente ha pasado de repente la imagen de Iban Mayo, ese ciclista ciclotímico que podía humillar a Armstrong en la Dauphiné y a los pocos días arrastrarse en el Tour y que, casualidades de la vida, es el ejemplo a seguir de Landa, su ídolo desde pequeño, el espejo en el que mirarse. Ambos son unos besucones y a ambos, por lo que se ve, se le tuercen las cosas cuando parten como favoritos a ganar una gran vuelta por etapas. No soy un cabrón, que todo esto está en esa hemeroteca llamada Internet y que tan buen resultado nos da a los cortos de memoria.

Al menos no hizo un Nibali

Al menos no hizo un Nibali

No me voy a extender mucho, que la idea es cenar en condiciones y ponerme un poco de hielo mientras oigo a Alix y Chozas retransmitir el Tour de California y poner a parir a todos aquellos que osan aventurarse en teorías conspirativas en torno al abandono de Mikel Landa. Porque ya saben, vivimos en España y aquí no hay blanco ni negro. En este país, todos y cada uno de los debates están polarizados hasta la médula, y el abandono del escalador vitoriano no podía ser para menos. Los crédulos, entre los que abundan aquellos que presumen de salir un montón con la bici y conocer al dedillo las vicisitudes del deportista, aseguran que padecer un virus está a la orden del día y que puedes contraerlo en carrera hasta cuando tu bicicleta pasa por encima de una mierda de perro o de vaca. Los que dudan, por su parte, creen que a Landa se le atragantó el día de descanso porque tomó algo que sirve para entrenar más y mejor y no le sentó bien.

Pues bien, yo, sin querer parecer un blando enfundado en la bandera socialdemócrata, creo que hay argumentos sólidos para todo el mundo en un debate estéril per se. Vamos, que es perfectamente posible que Landa contrajese una gastroenteritis, sin más, como se puede leer de palabras del médico en un escueto y poco aclarador comunicado emitido por el Sky, pero también es raro, muy raro, ya que Landa aseguró ayer que iba a por todas en la montaña tras haber completado, no se olvide, la mejor crono de su vida. Yo mismo cogí una gastroenteritis brutal esta navidad por el importante esfuerzo tras hacer una ruta con la bici. Te machacas y en vez de recuperar en condiciones, te vas al bar a tomarte unos vinitos. Pero entiendo que Landa en vez de irse de bares se quedó en el hotel recuperando, dándose masajes, siguiendo la rutina marcada por los preparadores del equipo de Braislford, el de las ganancias marginales, el de la ciencia. Que una cagalera acabe con tus aspiraciones de ganar el Giro con Landa es doloroso para la imagen como equipo. Landa que, recordemos, solo tiene un año de contrato.

"Mira, el secreto está en dejar las ascuas en su punto"

“Mira, el secreto está en dejar las ascuas en su punto”

Ha sido muy penoso ver al mejor escalador de 2015 arrastrarse por la carretera en un puerto de tercera antes de enfilar el coche del equipo. Qué lejos queda ahora aquella exhibición en el sterrato de Finestre, sobre el que el ambicioso escalador puso en aprietos el liderato de Contador en la corsa rosa. Seguro que ésta no será su última oportunidad, pero qué duda cabe de que esa gastroenteritis ha extinguido de lleno la que se presumía como una ocasión de oro para ser el nuevo capo tras la meta de Turín. Si los 50 kilómetros de contrarreloj no pudieron distanciar a Landa del resto de favoritos, cómo iban a hacerlo el tappone del sábado (5.000 metros de desnivel por los Dolomitas) o el Agnello y la Bonette que esperan al pelotón la semana siguiente.

Hoy, muy a su pesar, Landa ha seguido escribiendo su leyenda. Su misteriosa leyenda. Que sí, que todo el mundo tiene derecho a ponerse malo (que les voy a decir, que cada vez que abro la boca se me rebela la faringitis), pero lo del chico de Vitoria se ha convertido en habitual año tras año. Esta temporada dio la espantada en dos ocasiones: no participó en la Volta a Valencia y se borró de la Vuelta a Andalucía, cuando en ambas estaba previsto que fuese de la partida. Tampoco corrió Tirreno, como estaba estipulado, y reapareció al máximo nivel en la Itzulia, donde al igual que en 2015 ganó una etapa sin apenas haber competido. Los problemas en su última temporada estuvieron relacionados con la mononucleosis, la enfermedad del beso que ha afectado a tantos ciclistas –será por las azafatas-. Sobre los de este año, el Sky ha preferido el silencio. Yo tampoco he preguntado, así que ningún reproche a los de las marginal gains.

Mayo silbando en el Ventoux

Mayo silbando en el Ventoux

Lo que pienso, y por fin entronco con el primero párrafo del post, es que su querencia por Iban Mayo no es mera casualidad, y para ello no es necesario abordar los hechos con emotividad ni ramalazo literario, ya que la realidad más o menos objetiva está ahí para aquel que quiera verla. Me hice ciclista porque quería ser Mayo viéndole subir el Alpe d’Huez y el Ventoux y tantos puertos”, decía a El País en mayo de 2014. “Tendría entonces 13 o 14 años, y después de verlo en la tele me sentía Mayo subiendo el Gorbea, el monte que sale de mi pueblo, de Murgia, la frontera entre Álava y Vizcaya. El Gorbea lo he subido cientos de veces en cualquier medio y las imágenes de Mayo las he visto también repetidas millones de veces”.

Iban Mayo, el volcánico escalador capaz de batir el récord de subida del Mont Ventoux en aquella memorable cronoescalada del Dauphiné en la que metió más de dos minutos a Armstrong (quinto en la etapa) y, un mes después, en aquel aciago 20 de julio de 2004, abandonar como Landa de una gran vuelta en la que partía como favorito. Tampoco nos ceguemos en el paralelismo: Landa se ha marchado tras la primera jornada de descanso por una gastroenteritis, en tanto que su ídolo lo hizo tras el segundo paréntesis antes de afrontar los Alpes por un virus, con el Tour ya perdido por completo (se había dejado más de 37 minutos en Plateau de Beille). A su vuelta a España, el diagnóstico: mononucleosis.

El ídolo de Landa abandona el Tour de 2006

El ídolo de Landa abandona el Tour de 2006

El sino de Mayo fue el mismo en el Tour de 2006 –pasó 2005 en barbecho por la enfermedad del beso ya referida-, ya que abandonó el Tour tras perder más de 24 minutos en la primera etapa de montaña -justo tras el día de descanso- por una afección de garganta. Otro fracaso por enfermedad de un ciclista que nunca se caracterizó por mantener una continuidad en sus resultados. El equipo, que pidió disculpas por el enfrentamiento del corredor con un cámara, aseguró desconocer los motivos de la retirada. En 2007, se acabó la carrera de Iban Mayo tras un positivo por EPO mientras militaba en el Saunier Duval de nuestro estimadísimo Joxean Fernández “Matxín”. Ese año ganó una etapa en el Giro de Italia bajo la lluvia cuando no se jugaba nada en la general, lo mismo que cuando en 2003 levantó los brazos en el mítico Alpe Dhuez: estaba a más de seis minutos del líder.

Landa solo tiene 26 años y un prometedor futuro por delante. Corre en el mejor equipo del mundo y ahora, por qué no, puede prepararse el Tour de Francia de cara a los JJ OO de Río y ser el líder en la Vuelta a España. Tiene todo el tiempo del mundo para forjar una carrera en la que la visceralidad se torne en un rendimiento lineal y previsible. Que lo del Giro sea solo la anécdota de una carrera duradera y exitosa y no otro episodio más de un ciclista misterioso para que, sobre todo, no dejes en mal lugar a Rajoy. Que bastante tiene con lo suyo.

You Might Also Like

11 Comments

  • Reply IRÚN CONNECTION 18 mayo, 2016 at 10:29

    Lo que está claro es que en la barbacoa del escuadrón de las sombras no pusieron chuletón de Irún. Jojojo.

  • Reply FJL 18 mayo, 2016 at 16:42

    Esperemos que no se convierta en otro muñeco roto del ciclismo, pero su sputniko rendimiento apunta en otro sentido. Suerte a Landa.

  • Reply CPS 19 mayo, 2016 at 12:21

    Hablas de la mononucleosis , la enfermedad del beso como en coña. Se nota que no la has vivido en tus carnes. Este enfermedad también se da por infección,lavado superficial de cubiertos o platos. Yo la vivi hace 2 años y las pase muy putas baje 10 kilos de peso estaba amarillo de piel 17 días con 39º de fiebre y una debilidad horrible, quien te dice a tí que no fue verdad lo que le ocurrio a Iban Mayo lo mismo ?? Es una enfermedad muy jodida no se la deseo a nadie. Y la recuperación es muy dura… Así que mas humildad en tus palabras. Yo vivi en una residencia de estudiantes 3 años y lo mismo les puede pasar a los profesionales en 1 año de competición, están abiertos a este tipo de enfermedades si no se cuida todo al detalle. Lo de LANDA ha sido parecido , dudar de este profesional después de lo que hizo el año pasado … 2011

    1 etapa de la Vuelta a Burgos
    2014

    1 etapa del Giro del Trentino
    2015

    1 etapa de la Vuelta al País Vasco
    3° en el Giro de Italia, más 2 etapas
    1 etapa de la Vuelta a España
    2016

    1 etapa de la Vuelta al País Vasco
    Giro del Trentino, más 1 etapa

    Hay que respetar los calendarios y los entrenamientos que hace cada profesional.

    • Reply berts 19 mayo, 2016 at 12:33

      Es que lo que por aquí se escribe tiene su punto de coña y siempre con algo de retranca. Los hechos son los que son, no entro a valorar nada ni a dudar de nadie. Me limito a contar aquello que me genera interes. Agradezco tu visita y tu comentario. Un saludo!

  • Reply BOLISTICALE 20 mayo, 2016 at 08:30

    la verdad es que ha sido todo muy raro… desde luego que puede ser una enfermedad, pero puede también no serlo, los únicos que lo saben son ellos. Es una pena porque el que más pierde con esta retirada, es el giro.

    • Reply berts 20 mayo, 2016 at 08:44

      Sí, tiene todos los ingredientes para generar susceptibilidades. Pero, como tú bien señalas, puede ser perfectamente una enfermedad y los únicos que lo saben son ellos. Afirmar con rotundidad que lo de Landa se debe a algo que tomó para entrenar más y mejor es muy osado e injusto. Pero exponer que puede deberse a ello también me parece que tiene todo el sentido en base a los precedentes del ciclismo y a la evolución del corredor. Hoy hablaba con un ciclista profesional, buen amigo de Landa, y él no ve tanta historia detrás de todo esto. Te puede pasar. Y punto. Me parece razonable. Landa tiene pinta de ser buen tío, y ha demostrado que es uno de los mejores escaladores del pelotón, por lo que los que más pierden con la retirada son la carrera y, sobre todo, los aficionados.

  • Reply Del Giau de Induráin al Pordoi de Olano – Fórmula Matxín 20 mayo, 2016 at 21:13

    […] como el despiste de Valverde al no disputar el sprint a Nibali en la etapa que precede a la reina. Ya sin Mikel Landa, el mejor escalador de 2015 y que venía de hacer la contrarreloj de su vida, todos los movimientos […]

  • Reply Silencio, cámara, ¡acción! Así se rodó el Giro de Italia 30 mayo, 2016 at 22:06

    […] se le atragantó en el lunes de descanso – ¿un choricillo de la barbacoa? – y le hizo abandonar al día siguiente cuando apenas se habían recorrido unos pocos kilómetros. El Sky dijo que el culpable fue una gastroenteritis, en tanto que en las redes se escucharon muchas […]

  • Reply ¿Puede Contador ganar el Tour de Francia? 30 junio, 2016 at 22:25

    […] a aprender”. Imagino que Chris Froome y David Braislford esperarán que el alavés, que tuvo que retirarse del Giro por problemas estomacales, tarde al menos un año en aprender cómo ganar una carrera de tres […]

  • Reply La interminable etapa de Dylan Page (Caja Rural) en la Volta 20 marzo, 2017 at 23:03

    […] del rico se dan casos como el que ha padecido parte del bloque de Caja Rural. Sin ir más lejor, Mikel Landa tuvo que abandonar el pasado Giro de Italia tras la jornada de descanso por lo que, según su equipo, fue una intoxicación […]

  • Reply El martes comienza en el Etna la edición número 100 del Giro de Italia 7 mayo, 2017 at 22:48

    […] a Sicilia. Porque siempre que hay un día de descanso se encienden las alarmas. Sin ir más lejos, Mikel Landa tuvo que abandonar el año pasado debido a que algo le sentó mal en el interludio entre la contrarreloj en la que sorprendió a […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com