Reportaje

Los domésticos le enseñan la patita a Froome

26 noviembre, 2015

 

gallinero

Los integrantes del Sky en la concentración de Mallorca

– ¿Cuántas estrellas caben en el cielo?

– ¿Cómo?

– Se está de pretemporada y de algo habrá que hablar.

– Bueno, pues entonces digo que depende del cielo, aunque en la mayoría solo suele haber sitio para una y un par de humildes sputknik.

– ¿Y si hay dos, o tres, o cuatro…?

Los domésticos del Sky quieren ser protagonistas la próxima temporada. De una manera u otra, con más vehemencia o reflexión, consideran que su principal aspiración de cara a este año debe ser ganar carreras. Aseguran saberse gregarios de su líder, Chris Froome, en un equipo que vive por y para la competición que es el mayor escaparate deportivo del mundo, la Grande Boucle. Imagino que también Froome era conocedor de las jerarquías del equipo cuando en 2012 dejó de rueda a su jefe de filas camino de Peyragudes. El más modesto es Geraint Thomas, que asegura que tiene un Tour en sus piernas. Tomorrow will be mine?

El simpático galés está experimentando con 29 años lo que puede ser otra de las entretenidas metamorfosis que nos depara el ciclismo. La primera señal fue en el pasado Tour de Francia, en el que una caída y a saber qué circunstancias de carrera le privaron de pelear por el podio de París cuando lo tenía a su alcance. Pese a que el mensaje general que se trasladaba de los medios de comunicación era que el rendimiento de Thomas se ajustaba a lo esperado, un solo repaso a sus números invitan a pensar que lo del Tour fue algo excepcional. Claro que la madurez le llega a uno cuando le llega. Sin ir más lejos, Bradley Wiggins arrasó con 32 años en un memorable 2012 ganando el Tour de Francia (más dos etapas), Dauphine, París Niza, Tour de Romandía y oro olímpico de contrarreloj en Londres.

El 15º puesto este año en la ronda francesa es el mejor puesto de siempre de Thomas en una gran vuelta -como se puede ver en el gráfico-, si bien es cierto que su rendimiento ha ido in crescendo (30, 140, 22, 15, nunca top ten en sus seis años en Sky). De hecho, ocupó el cuarto puesto en la general de la última edición hasta la segunda etapa de Alpes a unos dos minutos de Valverde. Para el recuerdo su desempeño en Pierre de Saint Martin, donde entró sexto dando un empujoncito en el culete al murciano de Movistar. Ese día, Froome sentenció la carrera y Richie Porte humilló a Nairo Quintana en una exhibición que estaba cantada.

Thomas en las grandes vueltas

Thomas en grandes vueltas. En horizontal, año y posición. En vertical, puntos CQ.

Pese a esta mejora, ver a Thomas en el podio de una vuelta de tres semanas sería una gran sorpresa, o quizá una enorme decepción para los seguidores de este deporte. El galés es un trotón con muchísima clase, un rodador, un aspirante a ganar clásicas tan diferentes como París Roubaix o San Remo -esta temporada pasada se hizo con Harelbeke, el mayor logro de su carrera-, un tío que se mueve muy bien en carreras de una semana que no tengan demasiada montaña, como demostró este año con su victoria en la Vuelta al Algarve y el segundo puesto en el Tour de Suiza. Además, en dos ocasiones ha quedado primero de la general en la Bayern Rundfahrt (2011, 2014). Pero ganar el Tour es otra historia.

Podios

Evolución de podios de Thomas traducidos en puntos CQ Ranking

“Sí, es un objetivo que está mucho más asequible que hace tres meses. Si mantengo esta mejora, me comprometo en ello, tengo un equipo a mí alrededor, un podio es realista. ¿Y qué necesito para ganarla? Estaría ahí o por ahí si el recorrido es bueno para mí. Es algo ciertamente emocionante”, comentó a finales de octubre a The Guardian en el marco de la presentación de su libro El mundo del ciclismo según G (aquí puedes leer la entrevista completa en inglés). Acojonante, aunque no del todo novedoso, ya que el primer aviso lo lanzó el último día de 2014 cuando dijo a la BBC en su apartamento de Mónaco que “estar en el podio del Tour de Francia podría ser el sueño”.

Froome, que se ha dedicado a comer hamburguesas en sus días de asueto –unos kilillos no le vendrían mal-, conoce en primera persona la historia del gregario que sueña con ser el líder. ¿Permitirá Sky que eventualmente Thomas corra contra Froome o solo habrá un jefe de filas? “Creo que puedes tener ambas opciones”, asegura el galés. “Los dos somos lo suficientemente honestos para saber que si el otro está es mejor tenemos que comprometemos el uno al otro. Sin duda lo haría y estoy seguro de que Chris también”. Toma ya. Thomas acaba contrato en 2016, pero su postura es seguir en “el  mejor lugar para aprender y estar en la mejor posición para obtener resultados”. Vamos, que sería raro verle correr con otros colores que no sea el negro porque en Sky es donde se entrena más y mejor.

Thomas y Froome

Thomas y Froome. ¿Se harán una foto parecida tras el Tour?

Quien está seguro de que el nacido en Cardiff puede ganar la ronda gala es Dave Brailsford, el manager y principal artífice de los éxitos del equipo patrocinado por Rupert Murdoch, el mismo que en su día desafió todos los pronósticos cuando aseguró que en un plazo de cinco años iban a fabricar un ganador británico del Tour. Fue Bradley Wiggins, pero pudo haber sido Thomas. Brailsford le dijo en privado, un año antes de la aparición de Sky y tras haber conseguido el oro olímpico en pista los JJOO de de Pekín junto al propio Wiggins, Ed Clancy y Paul Manning, que sería el primer british en ganar la carrera francesa. “No me lo creí […] Entonces vi a Brad hacerlo y se me accionó el interruptor”. “El Tour te da un verdadero propósito y te excita. Tengo ese objetivo ahora”.

LANDA Y POELS, ¿GREGARIOS DE FROOME?

Mikel Landa protagoniza el fichaje más sonado de cara a 2016, el único podio de una gran vuelta por etapas que ha cambiado de equipo. El vitoriano ha mostrado una enorme ambición desde su fichaje por Sky -solo un año de contrato, extraño cuando por ejemplo Mikel Nieve ha renovado por dos años siendo mucho más veterano que Landa-, tanta que todo lo que no sea ganar el Giro de Italia se considerará un fracaso. Porque a eso va al equipo de Braislford, a mejorar su tercer puesto de 2015 con el escalón más alto en el podio de Milán. Él dice que ya ha demostrado que puede ganar una gran vuelta, pero necesita un equipo a su alrededor.

¿Y sobre ayudar al líder del equipo a ganar la Grande Boucle? “Espero ser capaz de ayudar a Froome en el Tour, pero no es algo que me inquiete y ni siquiera hemos hablado de eso. No tengo ninguna prisa para correr el Tour”. Ni prisa ni ganas, porque solo piensa en ganar el Giro. Aunque si quiere estar en los JJOO de Río de 2016, cuyo circuito es para escaladores, tendrá que correr la ronda gala tal y como ha expresado el seleccionador Javier Mínguez. Landa coincidirá con Froome en Mallorca en diciembre en la concentración con el equipo y no sabemos si hablarán de su rol en el Tour de Francia. A Landa lo que le preocupa es aprender su nuevo rol. “Me han dado la oportunidad de ser el líder […] Es mi turno de ser el líder”, se puede leer en www.cyclingquotes.com.

Lo que parece claro es que si alguien puede repetir el bochorno que Froome hizo pasar a Wiggins en 2012 ese es Landa, que este año no dudo en quitarse el pinganillo en la Vuelta a España, pasar de su líder Fabio Aru y alzarse en Andorra con la victoria en la etapa reina. En su favor, el trabajo en la subida a la Morcuera para dejar de rueda a Domoulin y dar el mallot rojo de líder al italiano de Astana.

Con un perfil algo más bajo se presenta Wout Poels, aunque también ambicioso. El holandés ha sacado la patita y dice que quiere más victorias en 2016 tras una temporada en la que ha cosechado etapas en Tirreno (donde fue líder) y Tour de Reino Unido (segundo en la general). Además, no ganó por una caída el Tour de Abu Dhabi y tuvo que conformarse con la tercera plaza. En 2014, también ganó etapa en la prueba italiana de una semana con el Quick Step y otra en País Vasco.

“Yo no creo que nunca vaya a ganar un Tour, eso es algo que no mucha gente puede hacer”, asegura el escalador holandés en una entrevisa a Cyclingnews. “Pero también creo que no son muchos los que pueden trabajar con el ganador del Tour de Francia, algo que es realmente increíble y que lo es aún más si ellos valoran el trabajo”. Sí, pero lo más bonito del ciclismo, según Poels, “es ir por sí mismo y ganar carreras, porque para eso te haces ciclista”. Sus principales objetivos para este año son los JJOO de Río, donde competirá contra Froome y quizá Landa, y Tirreno.

Y a todo esto, ¿qué pasa con Leopold Konig? El checo, fichado por Sky el año pasado tras una brillante temporada en Netapp en la que fue séptimo en el Tour, parecía el sucesor natural de Richie Porte, pero la llegada de Landa le ha oscurecido el horizonte. Quién sabe, el hecho de que acabe contrato este año es un aliciente para entrenarse más y mejor y aspirar a los triunfos que en 2015 se le han resistido. El recorrido del Giro le es más favorable que a Landa por los muchos kilómetros que tiene de contrarreloj. ¿Será capaz Konig de sacar la patita?

You Might Also Like

4 Comments

  • Reply Alfiegm 26 noviembre, 2015 at 09:40

    Y te falta el gran Kwiato.Ya se sabe, Sky is the limit…;)

    • Reply berts 26 noviembre, 2015 at 09:45

      El soberbio Kwia! Qué gato le tengo. Solo hace puntos en Tropela cuando no le pongo.

  • Reply nando 26 noviembre, 2015 at 12:27

    y no olvidemos a intxausti, que con mucho entrenamiento y dieta adecuada puede convertirse en el outsider de 2016

  • Reply Se acabaron los entremeses ciclistas - Fórmula Matxín 24 febrero, 2016 at 23:28

    […] el sprint y destacan Boasson Hagen y Nibali; mientras, en Europa, sobresalen Valverde, Contador, Poels y Thomas. Como espectadores de lujo, Landa y Bananito. Y, como aderezo inherente a este deporte, el paso de […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com