Reportaje

El Once de Contador

21 noviembre, 2017
"Te apuesto 940.000 euros a que no hay Fuentes antes del Puerto"

“Te apuesto 940.000 euros a que hay Fuentes en el Puerto”

Por Arizona andan los pupilos de Alberto Contador de cara a preparar la temporada 2018, la primera en la que la estructura del pinteño tendrá equipo en categoría Continental, la tercera división del ciclismo y que en función del país y del equipo adquiere carácter casi profesional. En Tucson se ha concentrado el Polartec-Kometa, tierra de los tiroteos en O.K. Corral de Wyatt Earp donde los vaqueros echan el lazo a reses más nerviosas que las que pastan por el norte de España. Bajo la tutela de Ivan Basso, el inseparable gregario de Contador Jesús Hernández y algún histórico del pelotón como Félix García Casas se entrenan Once chavales de 18 a 22 años y siete nacionalidades diferentes que en los próximos meses desvelarán si están capacitados para disputar las mejores pruebas del calendario World Tour.

Hace menos de tres décadas, si un ciclista foráneo quería brillar en el Viejo Continente tenía que atarse la manta a la cabeza y malvivir en un piso con muchos compañeros, cobrar cuatro duros y rodar con el material justo. Hoy, un equipo del cinturón sur de Madrid cuenta con más extranjeros que nacionales en sus filas y puede permitirse la posibilidad de pasar las pruebas médicas en la sede de Mapei, en Italia, para después coger el avión rumbo a Tucson, ciudad que se remonta al siglo XVIII cuando las milicias españolas establecieron allí una fortificación. Entrenamientos, convivencia, presencia en prensa y redes sociales para concluir con el ascenso publicitado al Monte Limón, puerto de 40 kilómetros con cima a 2.800 metros sobre el nivel del mar.

Awet Habtom fuera de su zona de confort

Awet Habtom fuera de su zona de confort

Por lo que se puede deducir, allí no pudo estar Awet Habtom, nacido el 1 de enero de 1998 en un país de tan poca tradición ciclista como Eritrea y que el año pasado disputó pruebas de máximo nivel en Europa con el maillot del equipo alemán Bike Aid. Si uno se deja guiar por los números, el africano es la principal baza para obtener buenos resultados el año que viene, aunque existen otros factores que pueden jugar en su contra.

Habtom hizo una temporada notable que comenzó con un tercer puesto en los campeonatos africanos de contrarreloj y una octava plaza en la prueba en ruta en la que llegó a meta con los mejores. Con solo 19 años, finalizó octavo en La Tropicale Amissa Bongo (2.1), fue el mejor en la montaña y segundo entre los jóvenes. Esto le permitió fichar por el Bike Aid, de categoría continental, y dar el salto a Europa para poco después competir en el Tour de los Alpes a unas temperaturas bajo cero. Tras unas carreras discretas, acabó con un meritorio puesto 24 en el Tour of Qinghai Lake (2.HC) y el premio de la combatividad en el Mundial de Ciclismo sub 23.

Sin embargo, según su propio equipo, no consiguió adaptarse a las costumbres europeas, por lo que en el Polartec-Kometa tendrán que tener paciencia si algún día quieren ver a Habtom comiendo gallinejas y vistiéndose de chulapo en la verbena de La Paloma. “Awet tiene un talento enorme. Pero solo el talento no es suficiente. Aquí, en Europa, los corredores tienen que saber comunicarse a un mínimo nivel y entender lo que se dice para aplicarlo. Solo así nosotros como equipo podemos hacer nuestra contribución para que ellos aprovechen su talento. Desafortunadamente, esto no fue en el caso de Awet y el salto a Europa quizá fue demasiado prematuro para él”, dicen desde el Bike Aid.

Il nouvo Sagan. El nuevo Freire...

Il nouvo Sagan. El nuevo Freire…

Junto al de Eritrea estará Matteo Moschetti, que el año pasado estuvo como stagiare en varias carreras con el Trek, el equipo paraguas del Polartec-Kometa. Moschetti se ganó en gran parte esta plaza gracias a vencer en el campeonato italiano sub 23. En junio, disputó el Giro de Italia para jóvenes, en agosto se fue a EE UU a correr la muy entretenida Colorado Classic (2.HC) y volvió al poco a Italia para un par de pruebas de un día del calendario transalpino de otoño. El milanés de 21 años ganó el año pasado varias carreras del circuito amateur, como Pistoia – Fiorano Modenese y la Coppa d’Inverno, en Biassono. Además, fue segundo en el GP Colli Rovescalesi, quinto en Coppa San Geo y noveno en GP Industrie del Marmo, en Carrara, el pueblo archienemigo de Macael.

El otro italiano del equipo será el esprinter Michele Gazzoli, campeón de Europa Junior en agosto en el Campeonato de Herning (Dinamarca) y al que alguno ve como el nuevo Sagan. Poco después, fue bronce en la misma categoría en el Campeonato del Mundo en Bergen. Además, este año se impuso en la carrera por etapas GP Gènéral Patton (2.Ncup), fue top ten en la Piccola Sanremo y demostró grandes cualidades para las carreras sobre pavés de categoría junior: segundo en Flandes -en 2016 ya fue tercero-, noveno en la Gante y 13º en la París Roubaix. El de Brescia asegura que le “encantan las clásicas”, y que prefiere las carreras en los que se conjugen “el frío, el viento y la lluvia”.

Cuando cruzó la meta en Herning tras vencer en el europeo, Gazzoli lanzó sus gafas y tiró a renglón seguido su bicicleta a la cuneta. “Peter Sagan es mi ídolo, pero de hecho no traté de imitarlo moviendo mis gafas y mi bicicleta, lo hice por instinto, creo que es solo lo que quería hacer en ese momento después de la línea”, dijo el corredor de 18 años al medio DirectVelo. “Debe estar en mi temperamento, tal vez tengo algunas similitudes con Peter Sagan y eso es bueno porque me gusta mucho, pero todavía hay trabajos, me gustaría ser como Peter, pero creo que tengo que decidir que solo soy Michele Gazzoli”.

Michel Ries dándole al CX

Michel Ries dándole al CX

De Luxemburgo procede Michel Ries, de solo 19 años y campeón junior de Luxemburgo. Por su edad, es un ciclista aún por definir que ha cosechado buenos puestos en clásicas y generales por etapas. Además, también le va el ciclocross. Estudiante de derecho y economía en la Universidad de Saarbrücken, este año ha sido subcampeón sub 23 contra el crono de su país, décimo en ruta y top 20 en el Tour del Porvenir, cita en la que no estuvo presente de forma increíble la selección española. Ries conoce bien el circuito junior europeo, tanto de pruebas por etapas como de clásicas de un día. Aunque fue su última actuación en el Tour de promesas lo que le permitió dar el salto al profesionalismo (o semi profesionalismo).

“Después de mi actuación en el Tour del Porvenir, tuve contacto con algunos equipos y conocí a Ivan Basso, el mánager. Este proyecto me atrajo directamente y me inscribí por una temporada”, explicó al medio local UC Dippach. “Es un equipo internacional, eso es lo que estaba buscando. Quería saber algo más que Luxemburgo. Tendremos el apoyo de la firma Trek, así como del material y la administración, es una ventaja. Tenía contactos con Leopard, pero necesitaba descubrir nuevos horizontes, otros países…”. Según Ries, el Polartec-Kometa será de partida en muchas carreras en Italia, “donde el calendario amateur es interesante”, en Bélgica y Francia.

De los países bajos procede también Kevin Inkelaar, que con 20 años ha sido 12º en la general del prestigioso Giro Ciclistico della Valle d’Aosta Mont Blanc (2.2U). El holandés se desenvuelve bien en montaña y contra el crono, a lo que ayuda su planta de 1,82 metros y 62 kilos. En las filas del Lotto Saudal U23, fue séptimo en la general de la Vuelta a Navarra que ganó su colega Vanhoucke pese a la ofensiva del Lizarte.

Inkelaar con el Lotto belga

Inkelaar con el Lotto belga

También de los países del centro de Europa viene Patrick Gamper, potente rodador que lo hace bien contra el crono y que acumula dos años de experiencia en el continental Tirol Cycling Team. Además de cosechar una etapa en el Tour de Serbia de 2016, fue este año segundo en una etapa del Tour del Porvenir y vistió el amarillo durante dos jornadas consecutivas, antes de que se comenzase a librar la batalla entre los escaladores. Sexto en el europeo sub 23 contra el crono, Gamper, que este año ha corrido entre otras la Settimana Internazionale Coppi e Bartali o el Tour de los Alpes, debe aportar un granito de experiencia al equipo de Contador.

Menos bagaje en sus piernas atesora el colombiano Wilson Peña, que dice que recibió la oferta para formar parte del Polartec-Kometa en el Giro de Lombardía de manos de Iván Basso. El objetivo para el ciclista formado en la Fundación Mezuena de MTB, la misma que vio crecer a Egan Arley Bernal, es disputar “el Giro de Italia sub 23, el Tour de l’Avenir y, si es posible, el Mundial de Innsbruck”, explicó a una radio local. “No he podido hablar con Alberto Contador. Creo que lo conoceré en diciembre, en la concentración del equipo”, dijo este escarabajo de nueva generación. “Primero quiero acomodarme al equipo y definir los papeles en cada carrera. Si puedo ser líder, intentaré aprovecharlo y disfrutar en la montaña, que es donde mejor me siento”.

Todos ellos tendrán que convivir con los cuatro nacionales ascendidos del equipo sub 23. Diego Pablo Sevilla, oriundo de la tan frecuentada por globeros San Martín de la Vega, es un corredor completo con una buena punta de velocidad que ha cosechado cuatro triunfos en el circuito español amateur. La más reciente fue la segunda etapa de la Ruta de los Castillos y las Batallas de Jaén en Segura de la Sierra. Mientras que antes se impuso en el GP Primavera de Ontur, el Trofeo Ayuntamiento de Zamora y Lazkao. Sevilla fue esta temporada 13º en la general del Tour de Normandia (2.2), prueba plagada de profesionales, top 20 en la Lieja sub 23 y tercero en el campeonato de España en ruta de este año.

Patrick Gamper

Patrick Gamper

El nacional fue a las vitrinas de Isaac Cantón, también de 21 años y con un bagaje de competiciones más exiguo que el de su compañero Sevilla o los foráneos que este año han firmado por la estructura del equipo de Contador. Su mayor éxito hasta la fecha había sido el campeonato de Castilla La Mancha en ruta (2016). En su equipo hablan del nacido en Argamasilla de Alba como un ciclista “que destaca por su regularidad y su buen desempeño en las vueltas por etapas. Se adapta a todo tipo de terreno y además es un buen contrarrelojista”.

El contrarrelojista Juan Camacho, campeón nacional juvenil en 2013 y medallista sub 23 en el 14, tuvo un 2017 sin triunfos tras ganar etapa en la Vuelta a Sevilla de 2015 y Palencia en 2016. Por el perfil que se dibuja en su ficha, tendrá un papel de gregario en las carreras de 2018. “Su potencia y su físico le ayudan a mantener una buena posición en el grupo y también a echar una mano a los compañeros cuando lo necesitan”, explican en el equipo de Contador.

El cupo español lo completa el murciano Miguel Ángel Ballesteros, nacido en 1996, al que definen en su equipo como “un corredor muy hábil cogiendo las escapadas y por su punta de velocidad. Prefiere las vueltas por etapas y las carreras de un día en las que hay montaña”. Ballesteros, al igual que tantos otros ciclistas jóvenes españoles, conoce bien el circuito amateur español, aunque adolece de experiencia a nivel internacional o en carreras de carácter profesional.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com