Cronica

¡Marchando una ronda de test de estrés en el ciclismo!

11 diciembre, 2015
Los capos de la banca

Los capos de la banca, antes del test de estrés del sprint de llegada a meta

El año que se va refleja unos niveles de limpieza en el ciclismo desconocidos desde la década de los 90, antes de que estallase la burbuja de esa sustancia exógena que hace que entrenes más y mejor. Los casos de Lloyd Mondory (Ag2r) y Giampaolo Caruso (Katusha) son los únicos que sobresalen en la exigua lista de tramposos oficiales. Pero pese a ello, o quizá por ello, son muchos los aficionados que desconfían del rendimiento de algunos ciclistas. Al igual que sucedió con la crisis de los bancos, el mercado, digo, el público, necesita datos fiables para recuperar la confianza. Tras la salida a luz del caballaje de Chris Froome, ¿se pondrá en marcha una ronda de “test de estrés” que mida la solvencia de algunos “too big to fail” como Quintana, Contador o Nibali?

Algo no encaja cuando en un año en el que solo se da una docena de casos de dopaje a Chris Froome le lanzan un vaso de orina en la cara en plena disputa del Tour de Francia. El mensaje oficial, de los equipos y de la UCI, es que el ciclismo nunca ha estado tan limpio, al nivel de una patena. Y sin embargo, el keniata que enfermó de bilharzia (esquistosomiasis en su concepción actual, menos atractiva y más difícil de pronunciar) en noviembre de 2010 y que casi gana la Vuelta de 2011 tras haber sido siempre una medianía ha elevado a la res pública los caballos de su motor. Sin ninguna premisa legal de por medio, sencillamente porque ha querido.

Caballo ataca a burro?

¿Caballo ataca a burro?

Todo esto me recuerda muchísimo a los famosos test de estrés que le hicieron a las entidades financieras allá por 2009, con réplicas en años sucesivos. Pensé que nunca más escribiría sobre esto –y menos en un blog de ciclismo, quién me lo iba a decir, eh, querido Luis-, pero fue ver los resultados de las pruebas a Froome y venirme a la cabeza todo aquella ficción que se montó para hacernos creer que la banca era más sólida que la mollera del Coyote Vanmarcke. No quiero decir que los resultados que se publicaron este mes del ganador de dos Tours sean mentira, pero por muy independiente que sea el médico que ha “estresado” a Froome, Jeroen Swart, en la sede londinense del laboratorio GlaxoSmithKline, al análisis le falta información.

La misma falta de información que carecieron los test de estrés que en 2009 lanzó el ineficaz Banco de España bajo la tutela del incapaz de Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Ni se hicieron públicos. En 2010, fue la Autoridad Bancaria Europea (EBA) el organismo encargado de examinar a los bancos. Aunque el estudio sí se publicó, los inversores intuyeron el maquillaje en los números. Nadie se creyó nada de este supuesto desnudo. Igual pasó en 2011: desconfianza ante unas cifras que desafiaban al sentido común por las escasas necesidades de capital estimadas para que los bancos cubriesen pérdidas ante el deterioro macro. Solo en 2012, tras quebrar Bankia, el Gobierno contrató a la consultora Oliver Wyman y se dijo que la banca necesitaba 60.000 millones de euros para soportar más recesión. Tuvieron que pasar tres años, por tanto, para ver realismo en los test de estrés. Fue a partir de ahí cuando comenzó a recomponerse la confianza en el sistema financiero, lo que no quita que a estas alturas siga totalmente dopado bajo la supervisión del Dr. Mario Ferraghi.

Volviendo al caso del ciclismo y siguiendo al símil con los bancos, podría decirse que en este momento estamos en 2009, en el que parece que abundan las buenas intenciones y algunos como Froome parecen hacer un acto de transparencia al publicar sus datos de rendimiento (las tripas de su motor, como los bancos publicaban las tripas de sus activos y su capital). El quid de la cuestión no es otro que existen otros corredores sistémicos que deberían seguir al menos el ejemplo de Froome, ya que solo los equipos conocen el motor de sus primeros espadas, con honrosas excepciones como Thibaut Pinot y el resto del FdJ. Pero es evidente que el seguidor del ciclismo demanda mucha más información. Tanto por parte de Chris Froome como del resto de ciclistas.

¿POR QUÉ LOS DATOS QUE ENSEÑA EL ENFERMO DE LA BILHARZIA NO SON SUFICIENTES?

El propio Jeroen Swart, el médico que examinó a Froome, reconoce en una excelente entrevista a Shane Stokes, de Cyclingtips, que con la sola publicación de los datos de VO2 max (manera más eficaz de medir la capacidad aeróbica de un individuo) no es suficiente para analizar si el corredor está limpio o va dopado. “Las pruebas de VO2 max no dicen mucho en términos de rendimiento […] De lo contrario podríamos dirimir el Tour de Francia en el laboratorio y aquel con el mayor VO2 max le quitaría el mallot amarillo”. A lo que añade que con esta información es imposible demostrar si Froome usó alguna sustancia ilegal. “Simplemente no es posible”.

Los datos indican que la potencia de Froome no ha subido de 420W (2007-2015) y que la pérdida de peso (nueve kilos menos en este Tour que en 2007) explica la ganancia de producción energética (5,49 vatios por kilo frente a los 6,2 vatios por kilo de la Grande Boucle). Vamos, que por mucho que a algunos le pueda parecer, Froome no es el típico caso de burro convertido en caballo de carreras.

froome caballito

Froome demuestra que siempre ha sido un caballo de carreras

Swart da por válidos esos 6,2 vatios por kilo con el peso que tenía durante la disputa del Tour de Francia, algo que no es extraterrestre bajo su consideración, aunque añade que le hubiera gustado hacer el estudio durante la disputa de la Vuelta a España midiendo “sus gases expirados en una bicicleta en una subida sostenida de al menos media hora yendo al máximo esfuerzo”. El problema fue que Froome se fue al suelo en la etapa reina en Andorra. “Chris se ha comprometido a hacer más pruebas para su propio beneficio y para el bien de la transparencia”, comenta el doctor.

Tras conocerse los resultados el 4 de diciembre en la revista Esquire, el siempre crítico doctor sudafricano Ross Tucker lanzó algunas preguntas. Si el motor que tiene Froome es el mismo que tenía hace ocho años, fecha en la que le hicieron la anterior prueba, ¿qué le hizo pasar de bueno a excelente?, “lo suficiente para pasar de ser un jinete medio a un campeón del Tour dominante”. ¿Por qué antes el motor no funcionaba y es a partir de 2011 cuando se convierte en un bólido de carreras? “Al parecer su conductor tenía esquistosomiasis, pero no hay ninguna prueba que pueda apoyar esta afirmación”. La transformación de 2011 según su juicio no es clara, “de nuevo, tenemos esta falta de datos hace que la imagen se vea borrosa”.

Ya dijo hace un par de años el ganador del Tour y azote de los dopados Greg Lemond que este tipo de test debería venir acompañado de información más transparente del pasaporte biológico. Sin embargo, Froome publicó en apenas dos ocasiones sus valores durante la temporada pasada. “Si informa de todo su pasaporte biológico, vas a tener a científicos de todo el mundo lanzando todo tipo de comentarios y especulando […] hay demasiadas especulaciones y búsqueda de pruebas de dopaje en lugar de intentar verlo científicamente”, dice Swart. En lo que sí está de acuerdo es en que los valores sanguíneos de Froome deberían ser analizados por expertos independientes y después hacer públicas sus conclusiones.

Froome, antes de activar su motor

Froome, antes de activar su motor

“El problema es que la transformación de su rendimiento llegó justo en el medio de dos instantáneas, y deja un gran agujero. Yo no creo que nadie puede negar esto. Ese agujero ha sido llenado por la esquistosomiasis (y un poco de asma)”, dice Tucker en sportsscientists.com. “El emparejamiento de datos biológicos durante este período cerraría muchos círculos. No hay ninguna buena razón para pensar que esos datos no existen. Si el fracaso de Froome para activar el motor hasta 2011 se redujo a eso, entonces la biología lo apoyaría”.

Pese a todas las sombras, al menos se puede discutir sobre los datos de Froome. Me pregunto si las dudas perennes que ensombrecen su palmarés serían las mismas si su estilo sobre la bici fuera menos grosero. ¿Y si en vez de ser británico y haber explotado algo talludito fuese español o francés y hubiera destacado desde los 23 años, como Contador, Quintana, Nibali o Aru? De hecho, al único que han cazado de esta lista es al Gaseosas de Pinto. Ahora les toca a ellos pasar los test de estrés.

You Might Also Like

9 Comments

  • Reply The Critic 11 diciembre, 2015 at 16:00

    El tema del dopaje lo veo un poco manido… no sé, es evidente que los profesionales tienen la mejor preparación física y química, y que consumen todo tipo de complementos y suplementos. Así mismo habrá sustancias que les ayuden a mejorar su rendimiento que no son consumidas por el aficionado medio. Entiendo que esto entra en lo de “entrenar más y mejor”.

    Para mí el dopaje sería el consumo de una sustancia que o bien no está al alcance de todos o bien provoca problemas de salud al largo plazo. No creo que existan actualmente estos casos en el pelotón, no al menos en el modo tan evidente y generalizado en que existieron en el pasado.

    Actualmente tenemos a corredores que se preparan muy a conciencia para determinadas pruebas, y normalmente no les vemos tan sobrados. Este año para mí ha tenido varios protagonistas que por lo general han concentrado su rendimiento en fases muy concretas de la temporada. Como practicante activo del ciclismo estos cambios de rendimiento me parecen totalmente coherentes y no me hacen sospechar de dopaje.

    Alexandre Kristoff: un principio de temporada brutal, para luego bajar su rendimiento. Le hemos visto hace poco haciendo sentadillas con 150 kg en barra… no sé si eso es entrenar mejor pero desde luego prepararse se prepara.

    Contador: ha brillado únicamente en el Giro, donde las pasó canutas y donde las diferencias no fueron tan abultadas pese a lo duro del trazado.

    Nairo: este como no ha brillado en toda la temporada no es sospechoso de nada.

    La verdad es que no creo que Froome se dope, se prepara muy mucho para el Tour, se sabe regular muy bien, tiene un equipo que le acompaña en todo momento y evita que desperdicie energía.

    Astana: tiene un bloque muy bueno con ciclistas de gran talento, creo que sus éxitos son fruto del buen trabajo de equipo que realizan (aunque son criticados injustamente a mi entender, como lo fueron en el Giro). Ni Nibali ni Aru han brillado especialmente con respecto al resto de líderes, se les ha visto sufrir y petar, no percibo que fuesen con un punto de más.

    Luego está Valverde que está siempre pero que tampoco gana más que etapas o carreras de un sólo día, no creo tampoco que estemos ante un caso de dopaje.

    En mi opinión estamos viviendo un momento muy bonito en el ciclismo, hay muchos corredores con opciones al triunfo en todas las carreras y el resultado no siempre es evidente. En resumen, gana el que más y mejor entrena y más listo corre.

    • Reply Espumarajos Riis 12 diciembre, 2015 at 15:16

      “En mi opinión estamos viviendo un momento muy bonito en el ciclismo, hay muchos corredores con opciones al triunfo en todas las carreras y el resultado no siempre es evidente. En resumen, gana el que más y mejor entrena y más listo corre”.

      Felicidades por tu optimismo y tu pueril visión del ciclismo. ¿De verdad crees que además de los factores que comentas no interviene otro que es el que mejor médico tiene? Dudo mucho que el nivel de entrenamiento sea muy distinto entre los ciclistas profesionales, la alimentación será similar. Por supuesto que el más listo tiene más opciones de ganar, pero sin duda influye, y mucho, el doctor que te trate. Si no, nunca habríamos oído hablar de Ferrari o Eufemiano. Un saludo y enhorabuena por el post.

      • Reply The Critic 12 diciembre, 2015 at 15:36

        El médico claro que influye, en mi comentario no digo lo contrario. Pero no tiene por que ser doping.

        • Reply Espumarajos Riis 12 diciembre, 2015 at 15:42

          Por supuesto que influye en cuestiones que no tienen que ver con hacer trampas, pero considero que el doping explica gran parte de los éxitos de algunos ciclistas. Y el caso del señor del que se habla en el post es de traca. De la nada a aspirar a ganar la Vuelta España en 2011 y a arrasar en años posteriores. ¿Crees que Froome va limpio, The Critic? Saludos.

          • The Critic 12 diciembre, 2015 at 15:49

            Sí que lo creo. No me pareció tan superior en el Tour y estuvo muy arropado por el equipo. Es mi opinión.

        • Reply Espumarajos Riis 12 diciembre, 2015 at 16:08

          No fue superior en el Tour? Y lo de la Pierre de Saint Martin qué fue entonces? Y porque no quiso atacar el día siguiente en la etapa del Tourmalet. Froome sentenció la carrera en la primera etapa de montaña, al estilo de Armstrong. No sé, quizá en unos años sepamos realmente a qué se debe la superioridad de este tío

  • Reply Pol 11 diciembre, 2015 at 19:10

    Muy buen artículo, enhorabuena. Aunque he de decir que no estoy de acuerdo con el argumento de que Froome empezó a destacar talludito. A diferencia de otros casos más flagrantes de la historia del
    ciclismo (Rijs, Ugrumov, Rominger, Purito o incluso Peraud) Froome empezó a brillar en grandes vueltas con 26 años recién cumplidos.

    Además, el hecho de empezar a brillar joven no te exime de ser sospechoso de doparte. ¿ o nadie se acuerda que Lance ganó un mundial con 22 primaveras?

    Besicos y gracias,

    Viva Lale!

    • Reply berts 12 diciembre, 2015 at 15:24

      Hola, Pol. Gracias por comentar.

      La diferencia es que Froome no había hecho absolutamente nada hasta que destacó en aquella Vuelta de 2011, era un corredor muy del montón. Y ahora es el mejor ciclista del pelotón.

      Un saludo!

  • Reply Contri 18 diciembre, 2015 at 19:56

    Bueno todo es posible pero vereis yo opino que mientras no se demuestre la contrario hay que pensar y apollar que tanto unos como otros van limpios de todas formas fuerte esta pero tanpoco veo el dominio esagerado que tenia entonces el americano al incles se le a visto estapas a lo ultimo que ya no estana tan sobrado y pajaras se ven como en la epoca de perico y indirain cosa que en los años del reinado del americano no se veia ni adios sufrir una pajara.

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com