Cronica

El martes comienza la edición número 100 del Giro de Italia

7 Mayo, 2017

Por fin se acabó la marcha cicloturista que ha permitido al pelotón conocer in situ los bonitos paisajes que ofrece la montañosa Cerdeña, isla mediterránea que durante más de cuatro siglos perteneció a la Corona de Aragón y en la que es posible escuchar catalán en Alghero, ciudad de 45.000 habitantes que acogió la salida del Giro y que fue repoblada durante la Edad Media por colonos barceloneses. Por fin se acabó porque en 570 kilómetros de competición con 6.800 metros de desnivel acumulado, terreno suficiente para intentar algo, no ha sucedido nada con la excepción de los abanicos de la etapa con final en Cagliari, propiciados por el tren del Quick Step con Bob Jungels en el papel de locomotora. Así, la edición centenaria de la “Corsa Rosa” comienza el martes con la llegada al Etna.

"Y regalo un millón de euros a quien diga bien mi nombre, que ya estoy harto"

“Y regalo un millón de euros a quien diga bien mi nombre, que ya estoy harto”

Algunos argumentarán que no, que el Giro también se juega mañana, día de descanso en el que los equipos aprovecharán para llevar sus bártulos de Cerdeña a Sicilia. Porque siempre que hay un día de descanso se encienden las alarmas. Sin ir más lejos, Mikel Landa tuvo que abandonar el año pasado debido a que algo le sentó mal en el interludio entre la contrarreloj en la que sorprendió a propios y extraños con su rendimiento y el primer test serio de montaña. Pero más allá de que los cuerpos de los ciclistas son particularmente sensibles a contraer enfermedades -no hay que olvidar que van al límite-, este día de descanso lo único que provoca es que mengüe el desgaste acumulado durante los tres primeros días de competición. Porque para lo único que ha servido el tríptico cerdeñil es para que los atletas acumulen kilómetros en sus piernas.

El pelotón se ha fumado las tres etapas porque al fin y al cabo era lo más inteligente que podía hacer. La constante ha sido fuga de valientes muy al inicio del día, con Telekinesis, un CCC, un Gazprom y un Willier, mucho viento de cara, pelea entre los escapados por los puntos de la montaña y los esprints intermedios, absorción a poco de meta para impedir nuevas aventuras y volata final. Con la excepción de la etapa del domingo, en la que como es habitual en la isla el mistral sopló con fuerza y permitió que la ambición de los de Patrick Lefevere partiese el grupo en mil pedazos gracias a la formación de abanicos. El principal beneficiado ha sido Bob Jungels, que obtiene un rédito de diez segundos en la general respecto al resto de favoritos. El otro ha sido Fernando Gaviria, que ganó la etapa con solvencia y vestirá de rosa en el desembarco en Sicilia.

El colombiano portará la maglia de forma efímera, ya que salvo butronada mayúscula será otro el que la vista tras la etapa del martes, una señora etapa de alta montaña que parte de la espectacular Cefalú, ciudad costera próxima a Palermo que se caracteriza por sus playas y balnearios, y arriba en el Etna, allí donde el Gaseosas comenzó a fraguar la victoria en aquel Giro de 2011 del que fue desposeído por esos malditos picogramos rebeldes de clembuterol en sangre. Una barbaridad de 181 kilómetros con 4.500 metros de desnivel acumulado en la que además del Etna se sube el interminable Portella Femmina Morta (32,75 kms al 4,5%) y cuya situación en el calendario de este Giro es más que cuestionable. De no haberse disputado tan pronto, el menú de Cerdeña habría contado con algún ingrediente que hubiese dado más sabor que el acelerón del Bahrein de Nibali en la segunda etapa en el descenso del Genna Silana. Lo más que consiguió fue que Ilnur Zascandil perdiese 20 segundos en meta.

Clica para ver el perfil en grande

Clica para ver el perfil en grande

El único de los aspirantes a la general que partirá sin opciones de victoria en Cefalú es Rohan Dennis, que perdió más de cinco minutos tras caerse mientras el Quick Step rendía homenaje a Loco Mía en las proximidades de Cagliari. Según comenta el australiano, que hasta la fecha ha realizado una temporada sobresaliente en carreras de una semana, un ciclista del Bardiani chocó contra él cuando comenzaban a formar un abanico. En cualquier caso, el contrarrelojista del BMC no era de la terna de grandes favoritos, y este percance le puede venir incluso bien para centrarse en las dos etapas contra el crono de las que consta el Giro.

Nairo Quintana carga con toda la presión para ganar el que sería su segundo Giro, y lo normal sería que comenzase a cimentar esta victoria en las rampas del Etna, un puerto de primera que se eleva hasta los 1.900 metros de altitud y en el que se salvan cerca de 1.200 metros en poco menos de 18 kilómetros, para un desnivel medio del 6,7%. Es el tipo de subida que mejor se adapta a las cualidades del de Boyacá, sin rampas demasiado contundentes (un máximo del 12%) y muy sostenido que solo afloja durante un kilómetro en la primera mitad y en el tramo final. A priori, debería ganar la etapa y situarse como líder de la general a tenor del estado de forma demostrado en 2017 por él -Valencia, Tirreno- y su equipo –los Frailes vuelan alto-, pero también es cierto que Quintana acostumbra a ir de menos a más en las grandes vueltas y que en este Giro parece recomendable guardar el mejor estado de forma para la última semana de Dolomitas.

Esa puede ser una de las razones que convierta la etapa del Etna en un mero trámite en el que apenas haya batalla y los principales favoritos entren en meta con tiempos muy similares. Tras la del volcán, aún restarán otras ocho etapas de alta montaña, más otras dos relativamente peligrosas en las que se pueden picar segundos, a lo que hay que sumar 60 kilómetros contra el crono repartidos en dos jornadas. Todo ello, en mi modesta opinión, frenará los ataques de Vincenzo Nibali en las rampas del Etna, pese a que el brillante ganador del Giro 2016 corre en casa y querrá agradar a los tifosi. A priori, parece que la estrategia más sensata es intentar estar con los mejores sin malgastar fuerzas, y si algo hace bien el Squalo es disputar con inteligencia las grandes vueltas. Cuatro victorias (dos Giro, una Vuelta, un Tour) y ocho podios lo contemplan.

Esta para que te confíes

Esta para que te confíes

Al igual que en el pasado Giro, no sería de extrañar que sean otros los que intenten dar un bocado a la general en el primer test serio de montaña. Geraint Thomas, vencedor en el Tour de los Alpes, ha estado muy atento en las primeras etapas de Cerdeña y por poco no se enganchó al tren de los Quick Step en los abanicos. El galés ha demostrado que es un buen escalador y está ante su primera oportunidad de demostrar que puede liderar Sky en las grandes vueltas. El año pasado, según dijo, se pasó de frenada perdiendo peso antes de Suiza y lo pagó en el Tour de Francia. Si ha aprendido la lección, puede ser el principal rival para Nairo y Nibali en el Giro, ya que es un gran contrarrelojista. Además, cuenta en su equipo con Mikel Landa, otro de los aspirantes a la victoria final si Thomas tiene uno de esos días malos tan habituales en aquellos corredores a los que les cuesta ganar grandes vueltas, como Valverde.

En el siguiente nivel se sitúan Pinot, Dumoulin y Krispis, las otras únicas opciones reales para portar la maglia rosa en Milán. El francés sube como los mejores y ha mejorado mucho sus prestaciones con la cabra. Este año batió a Contador y Valverde en la etapa reina de la Vuelta a Andalucía y por primera vez ha mudado Tour por Giro en su calendario, una prueba que se adapta mejor a su perfil de trepador y que le resta la enorme presión de correr en casa. 2017 está siendo su año más consistente con victoria de etapa más podio en Andalucía, podio en Tirreno y podio más etapa en el Tour de los Alpes. Con 26 años, está en plena madurez profesional. El de Sunweb, por su parte, ha realizado una preparación específica para este Giro con muchos menos días de competición que el francés y diez días de concentración en el Teide, ese paraíso para los ciclistas libre de mosquitos. Dumoulin está más delgado que nunca, lo que en principio le convierte en mejor escalador, pero también ha minado sus prestaciones contra el crono, tal y como reconoció tras la disputa de la Tirreno Adriático. El otro holandés, Krispis, coincidió en el Teide con Dumoulin y es, por derecho propio, otro de los grandes favoritos para ganar la etapa del Etna y el Giro de Italia.

En las primeras posiciones del pelotón en la subida al Etna también andarán Zaskandil, Adam Yates, Jungels, Van Garderen, Pozzovivo, Mollema y, por qué no, Patrick Konrad. El austriaco de 25 años del Bora lleva un año notable con dos top ten en País Vasco y Abu Dhabi, además de buenas actuaciones en Ardenas. En los Giro acostumbra a haber un invitado inesperado, y si un equipo parece andar mucho es el Bora de Sagan, con victoria en la primera etapa por parte de Lukas Pöstlberger, maglia de la montaña ese día para Cesare Benedetti y segundo puesto en la tercera etapa para Rüdiger Selig.

Ahora bien, si algún equipo ha andado este año, y mucho, son Los Frailes. Esperemos que por el bien del Giro y para disfrute del espectador, las carreras transalpinas, empezando por las de Sicilia, no se conviertan en una vía férrea por la que circule a sus anchas el tren del Movistar.

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply enelnidodelcuco 8 Mayo, 2017 at 09:37

    Grande Matxin. Tengo curiosidad de como va a rendir Konrad y coincido en que puede ser la sorpresa de este Giro. Hacer un top 10 para él con el cartel de favoritos que hay ya sería un logro (O_o)

    • Reply berts 8 Mayo, 2017 at 09:49

      Es un chaval con una progresión muy interesante, que sin hacer ruido hizo un País Vasco sensacional y unas Ardenas muy decentes. Además, el Bora, como dije, parece que anda muy bien, y si a eso le sumas que el ciclismo empieza a moverse en Alemania, tenemos un cóctel de argumentos que hacen pensar que Konrad puede hacerlo bien en el Giro. Pero claro, son solo suposiciones, y la carretera al final pondrá a cada uno en su sitio. Un saludo!

    Deja un comentario

    Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com