Cronica

Más vale pájaro en mano que ciento volando

3 julio, 2016

Ni Valle Inclán lo hubiese hecho mejor que los guionistas de la segunda etapa del Tour. La vi en estricto diferido, porque en la vida hay cosas más importantes que el ciclismo, como pasear por Madrid a 40 grados centígrados en homenaje a Clint Eastwood y Elli Wallach. Peter Sagan ha ganado sin querer en el puerto final de Cherbourg tras una exhibición de Roman Kreuziger, en la que en apenas dos kilómetros -y no todo de subida- redujo el grupo principal a unos 25 corredores. El tirón fue de tal calibre que descolgó incluso al que se supone que es su jefe de filas, un Alberto Contador muy magullado por las dos caídas que ha sufrido en los dos días de carrera. El de Pinto perdió 48 segundos, escoltado en meta por su compañero Kiserlovski. “Creía que había dos tipos delante”, dijo Sagan a la televisión. Encima.

Mira, este va de amarillo.

Mira, este va de amarillo.

A la única conclusión lógica a la que puedo llegar tras lo visto hoy es que el físico de Contador debe andar muy fastidiado. Tanto que hasta en su propio equipo ya deben pensar que merece la pena subir a toda mecha para buscar la victoria y el amarillo con Sagan a costa de que el jefe de filas pierda cerca de 50 segundos en meta. Y solo llevamos dos etapas del Tour. Sobra decir que esos segundos pueden ser preciosos de cara a la disputa de la general, como le sucedió sin ir más lejos el año pasado a Quintana en la etapa de Zeelandia. Quizá no hubiese servido de nada que Kreuziger hubiese frenado su ímpetu para no dinamitar la carrera, ya que otro lo hubiera hecho, y es posible que el repecho final se suba al mismo ritmo solo que acompañado. No lo sé. Pero tampoco parece buena estrategia mostrar las debilidades al rival de forma tan descarada, creo que decía Carl von Clausewitz, uno que por su nombre diría que es sprinter.

El hecho de que Sagan reconociese con total naturalidad que no sabía que había ganado, que pensaba que iban dos por delante, convierte la situación en esperpéntica. ¿No le informa el coche? ¿Y si se deja llevar en el sprint? ¿Si no saben que pueden ganar, no le dicen por el pinganillo que frenen un poco para ver si Contador puede reintegrarse? ¿No sabían que su jefe de filas se había descolgado y estaba perdiendo un tiempo importante de cara a la general? Hay dos momentos en los que el checo mira hacía atrás buscando a alguien que no es Sagan -va pegado a su rueda- y que con casi toda probabilidad es al pinteño. O eso, o contempla orgulloso su obra. Poco importa, ya que Kreuziger solo abandona el grupo a unos 500 metros de meta tras machacar la carrera en una subida de 1.500 metros vertiginosa, pese a lo cual pudo entrar con el grupo de favoritos.

He visto varias veces la llegada y el maillot arcoíris no levanta en ningún momento las manos tras cruzar la meta. Ha ganado casi sin querer a un Alaphilippe que como en él es costumbre llegó aporreando el manillar -se ve que en Etixx sí le informaron bien- y tras haber lanzado el sprint final con mucha fuerza, tanta que solo Sagan le siguió la rueda. Valverde, que se fijó en un Matthews que no iba y que poco ha ido esta temporada- perdió un instante precioso y fue tercero. “Me sentí muy bien en la subida, pensé que podía lanzar el sprint. Estaba en muy buena posición, pero Sagan fue muy rápido. Está claro que hubo una gran caída hoy y Alberto definitivamente sufrió algo más, por lo que es normal que haya perdido algo de tiempo”, expresó el corredor de Movistar. Vamos, que por pocas no se pone hoy el murciano de líder. Un corredor que no entiende de picos de forma. Y al que le interesa llegar bien al final del Tour para enlazar con los JJ OO de Río.

Y ya sabéis, el casco hay que llevarlo para las caídas

Y ya sabéis, el casco hay que llevarlo para las caídas

La escapada entró en los últimos 25 kilómetros con una diferencia de algo menos de cuatro minutos, lo que añadía interés a una carrera que hasta ese momento no había tenido más sobresalto que la nueva caída de Contador (hoy no lo voy a decir Gaseosas que la gente se enfada). Era una diferencia que permitía soñar a Jasper Stuyven, Vegard Breen y Paul Voss con la victoria de etapa. Con mucho entendimiento, estos corredores mantenían una diferencia de cerca de dos minutos y medio a falta de diez kilómetros. Stuyven, ganador este año de la Kuurne-Bruselas-Kuurne, se marchó solo en un alarde de potencia en la tachuela que precedía el puerto final. Con 24 años, este ganador de una etapa en la Vuelta a España tenía opciones de hacerse con una victoria parcial en la Grande Boucle. En ese momento, tiraba el BMC del pelotón con el objetivo de mantener bien colocados a sus líderes y buscar la victoria con Van Avermaet.

Pero un pinchazo de Porte a algo menos de cinco de meta provocó que el Lotto asumiese el control de la carrera. A falta de tres kilómetros, Stuyven empezó a subir el puerto con una ventaja de un minuto y mucha cadencia tras subir piñones, aunque mantenía el plato grande. En el pelotón, Michael Valgren, otro Tinkoff, aceleró la marcha hasta tal punto que llegó a soltarse del grupo. El equipo de Olegario iba con ganas. Contador ya no estaba en las primeras posiciones del grupo. Le costaba seguir el ritmo que marcaba su propio equipo. Tras un breve paso de Orica al frente, aparece el rodillo checo de pie sobre la bici. Nadie puede atacar en ese momento. Todos se limitan a seguir la rueda del ciclista de Tinkoff hasta que se quita del grupo a unos 500 metros de la meta.

Contador, tras su primera caída

Contador, tras su primera caída

“He pasado, la verdad, muy muy mala noche. Apenas he dormido y he madrugado mucho para ver al masajista a primera hora de la mañana para que me tratara con las máquinas e intentara activar el cuerpo”, se puede leer en el Marca de palabras de Contador antes del comienzo de la segunda etapa. “Creo que lo más difícil será empezar, espero que no me aprieten mucho. Es una pena que la etapa de hoy tenga un final tan exigente. Espero pasarlo de la mejor manera posible, no perder tiempo y si lo pierdo, que sea el mínimo posible”. ¿Y fue el mínimo posible?

Contador se deja en este momento 1:02 minutos con el líder de la carrera, Peter Sagan, y unos 50 segundos con los favoritos para la victoria final. Una distancia para nada insalvable, menos para un ciclista de la calidad de Contador. Sus heridas pueden cicatrizar y convertirse en malos recuerdos dentro de cinco días cuando el pelotón afronte subida al Aspin. Estaría muy bien estar alojado esta noche en el hotel del Tinkoff en la ciudad normanda de Cherbourg. Y saber si esos buenos presagios se entremezclan con la alegría por la victoria y el amarillo. O si por el contrario no hay un solo ambiente, sino dos: uno, en el que se jalonea a Sagan y se brinda por su triunfo; y otro, en el que imperan los rostros serios y las palabras son contadas ante la mala fortuna de Contador y la debilidad confesada a sus rivales.

  • Etapa 1. Mont-Saint-Michel / Utah Beach Sainte-Marie-du-Mont 188 km
  • Etapa 2. Saint-Lô / Cherbourg-en-Cotentin 183 km
  • Etapa 3. Granville / Angers 223.5 km
  • Etapa 4. Saumur / Limoges 237.5 km
  • Etapa 5. Limoges / Le Lioran 216 km
  • Etapa 6. Arpajon-sur-Cère / Montauban 190.5 km
  • Etapa 7. L'Isle-Jourdain / Lac de Payolle 162.5 km
  • Etapa 8. Pau / Bagnères-de-Luchon 184 km
  • Etapa 9. Vielha Val d'Aran / Andorre Arcalis 184.5 km
  • Etapa 10. Escaldes-Engordany / Revel 197 km
  • Etapa 11. Carcassonne / Montpellier 162.5 km
  • Etapa 12. Montpellier / Mont Ventoux 184 km
  • Etapa 13. Bourg-Saint-Andéol / La Caverne du Pont-d'Arc 37.5 km
  • Etapa 14. Montélimar / Villars-les-Dombes Parc des Oiseaux 208.5 km
  • Etapa 15. Bourg-en-Bresse / Culoz 160 km
  • Etapa 16. Moirans-en-Montagne / Berne 209 km
  • Etapa 17. Berne / Finhaut-Emosson 184.5 km
  • Etapa 18. Sallanches / Megève 17 km
  • Etapa 19. Albertville / Saint-Gervais Mont Blanc 146 km
  • Etapa 20. Megève / Morzine 146.5 km
  • Etapa 21. Chantilly / Paris Champs-Élysées 113 km

You Might Also Like

3 Comments

  • Reply Irun Connection 4 julio, 2016 at 12:00

    Muy buenas, Berts. Quién quiere enemigos teniendo a estos amigos. Más que la diferencia, o más que el dolor de las caídas que dice el Gaseosas, lo importante es el mensaje que se lanza por parte de los rusos: Contador va muy jodido. En la encuesta voto a que abandona antes de acabar la primera semana. Un saludo y buen Tour.

  • Reply Lemond Forever 4 julio, 2016 at 12:07

    Buenos días amigos. A mí la estrategia del Tinkoff me pareció perfecta. Amarra lo que puedas, porque no se sabe lo que va a suceder en un futuro. Aunque la verdad es que la imagen es un poco patética: el checo mirando atrás para ver si viene Contador y Sagan al mismo tiempo pidiendo full gas. En fin, Fermin.

  • Reply Mørkøv, Malabrocca en el Tour a su pesar 5 julio, 2016 at 19:50

    […] del Bora que también se vio implicado en la brutal caída del primer día. En la llegada de Cherbourg, allí donde Kreuziger reventó la carrera y Contador perdió un tiempo precioso tras haberse caído por segunda vez a 120 de meta, Bennett […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com