Reportaje

¿De qué pasta está hecho El Gallo?

23 junio, 2016

El calendario ciclista es agotador. Miro hacia atrás y me parece que la Pachanga Down Under fue hace ya siglos y, como quién dice, aún estamos en el ecuador de la temporada. De hecho, resta por comenzar el Tour de Francia, la prueba por excelencia, el mayor espectáculo deportivo del mundo, allí donde el gran Miguelón llegó muy lejos en el dolor. Y en la que otros podrán demostrar que los resultados obtenidos hasta ahora son apenas la antesala del mayor éxito deportivo de sus carreras. Entre ellos, Bryan Coquard, el menudo jinete francés apodado “Le Coq” que este año ha arrasado en el calendario francés y al que le resta una victoria de etapa en la Grande Boucle para demostrar que su pasta es la de los grandes campeones.

Cocorico! (Fabs)

Cocorico! (Fabs)

“Mi objetivo principal es el Tour de Francia”. Así se expresaba el veloz ciclista galo justo antes del inicio de una campaña repleta de victorias, tanto parciales como finales, y con algunos “uy” en carreras de mayor caché que las “.1” del riquísimo calendario francés. Una decisión, esta de centrar su mayor meta en el Tour, muy difícil para Coquard, ya una de sus principales pasiones desde que empezó a montar en bicicleta es el ciclismo en pista y, por razones de calendario, sacrificará la cita de los JJ OO de Río de Janeiro en pos de una mejor preparación para la ronda francesa. Una opción difícil y que como a tantas otras promesas le añadirá varios kilos más de responsabilidad en sus menudos hombros.

Ya no hay excusas. A El Gallo (25 de abril de 1992 en Saint-Nazaire, Loira Atlántico) no le vale otra cosa en el Tour de Francia que ganar al menos una etapa. El año pasado, fue tercero en la sexta (192 kilómetros con final en Le Havre) por detrás de Stybar, que entró en solitario, y Sagan, que le batió en el sprint por el segundo puesto en el repecho que conducía a esta ciudad machacada por la segunda guerra mundial y cuyo centro reconstruido forma parte del Patrimonio Mundial de la Humanidad. “Estoy decepcionado. No estoy contento con un tercer lugar”, explicó a la marea de micrófonos tras pasar la línea de meta. Dos semanas después, en el final en los Campos Elíseos de París, mejoró con un segundo puesto tras Popeye Greipel, el gran dominador de la velocidad en el último Tour. “La etapa de los Campos Elíseos se adapta bien a mí […] estoy un poco más fresco que otros velocistas tras la montaña”.

Tomando una ducha (pelotonmagazine.com)

Tomando una ducha (pelotonmagazine.com)

Quizá el principal problema de Coquard para conseguir triunfos parciales en el Tour es que no tiene la punta de velocidad de los esprinters puros, pese a que en varias ocasiones ha batido a Kittel, Matthews o a sus compatriotas Demare o Bouhanni. Por tanto, es harto complicado que pueda levantar los brazos en etapas totalmente llanas en las que la carretera no pique un poco hacia arriba en los últimos metros. Sería una gran sorpresa que cumpliese su objetivo en la primera etapa, con final en Sainte-Marie-Du-Mont, en la tercera (Angers), en la 11 (Montpellier) y en la 14 (Villars-Les-Dombes). Al contrario, el pupilo de Jean-René Bernadeau (“el jefe de todo”) tendrá señalado en rojo en el calendario los días en los que se disputen la segunda etapa, con un murito antes de la meta en Cherbourg, la cuarta, la más larga con 237,5 kilómetros con final en Limoges, la sexta (Montauban), la décima, con final en Revel y un puerto de tercera poco antes de la meta, la 16, ya en Bárcenaslandia y, por supuesto, la etapa final en la ciudad de la Luz.

“Quiero ser un tipo que pueda ganar la Amstel Gold Race o la Milán San Remo”. Esta frase define en gran medida las principales cualidades de un ciclista que es rápido pero que además tiene piernas y resuello para subir a 200 pulsaciones el Cauberg tras recorrer 250 kilómetros a 40 kilómetros por hora. Esa versatilidad, sacada a relucir en los JJ OO de Londres con una plata en la modalidad Omnium -se compone de seis pruebas en las que hay que ser muy regular-, es la principal baza de un corredor que a duras penas llega a los 60 kilos con una altura de 1,69 metros. Kittel, Greipel o Demare pesan 20 kilos más que el francés, mientras que otros rivales como Sagan también le superan holgadamente en esa cualidad. A menor peso, obviamente, menor capacidad para desarrollar la misma potencia en un sprint masivo. Pero, al contrario, muchas más posibilidades de conseguir una victoria de etapa en entornos distintos.

Subcampeón del mundo sub 23 en el mundial de Valkenburg (2012) tras el kazajo del Astana Lutsenko, este corredor criado en el Vendé-U, una especie de filial de la estructura que antes se llamaba Europcar y que ahora patrocina Direct Energie, casi repite éxito este año en el mismo recorrido durante la disputa de la Amstel Gold Race. Al final, cuarto puesto en el que es hasta la fecha su mejor posición en una carrera de un día del calendario World Tour. “No estoy feliz porque vine a ganar la carrera, aunque estoy satisfecho de haber asumido el rol de líder de un equipo que estaba pensado para mí […] Un cuarto lugar sigue siendo un buen puesto”.

Ese no fue el único resultado reseñable de Coquard en carreras de prestigio de un día, ya que además acabó cuarto en la Flecha Brabanzona ganada por el Etixx Peter Vakoc, y segundo en el pavés de A Través de Flandes tras verse superado por un tubular en el sprint por el belga del Lotto Saudal Jens Debusschere. En esa ocasión, el francés no pudo enseñar el tatuaje de los anillos olímpicos que tiene en su brazo derecho, algo que sí ha hecho de forma constante a lo largo del resto del año como si de una apisonadora se tratase.

Su mayor éxito del año ha sido la general y las tres etapas en los 4 Jours de Dunkerque / Tour du Nord-pas-de-Calais (2.HC), en los que humilló a The Boxer. Además, hizo segundo en las otras dos etapas y consiguió el maillot de la regularidad y de los jóvenes. Estos triunfos son los que le permiten ser en este momento el líder de la clasificación Europe Tour, que incluye todas las carreras que se disputan en Europa que no son World Tour. Además, la última revisión sitúa a Coquard en el puesto 12 de la clasificación UCI World Ranking, en la que es el mejor ciclista que milita en un equipo Continental por delante incluso de Bouhanni (Cofidis), que este año ha sumado victorias en citas tan relevantes como la Volta, Milán Sanremo o la París Niza.

Al Gallo no se le caen los anillos (pelotonmagazine.com)

Al Gallo no se le caen los anillos (pelotonmagazine.com)

Precisamente, Coquard no fue parte del equipo inicial del Direct Energie en la París Niza, carrera francesa de una semana que inaugura en marzo el calendario World Tour en el Viejo Continente. Tras zamparse en febrero dos etapas en Etoile de Bessèges (2.1) y la clasificación por puntos, se rompió la escápula debido a que un camión lo tiró al suelo mientras entrenaba junto a Sylvain Chavanel y Arthur Pichot para preparar la Ruta del Sol. Pese a ello, no le costó coger la forma para completar unas piedras más que decentes y levantar los brazos en Route Adélie de Vitré (1.1) tras batir a sprinters de segunda fila como Venturini y Samuel Dumoulin. A los pocos días, volvió a hacer lo propio en la segunda etapa del Circuit Cycliste Sarthe – Pays de la Loire (2.1). Tras Dunquerque, nueva caída en el Tour de California (2.HC), donde su mejor lugar fue un cuarto puesto en la primera etapa, victoria en la general de Boucles de la Mayenne (2.1) más dos etapas, y otras dos etapas en Route du Sud – la Depeche du Midi (2.1), ambas por delante de Arnaud Démare, polémico vencedor este año de la Milán Sanremo.

Cualquiera de estas victorias justificaría la carrera de la mayoría de ciclistas que componen el pelotón. Pero para El Gallo, que este año acaba contrato, ninguna es ni por asomo comparable a la posibilidad de exhibir los anillos olímpicos, esos que este año se va a perder, en los Campos Elíseos de París.

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply Lemond Forever 24 junio, 2016 at 10:21

    Buenos días. Gran corredor y una progresión piano piano. Mira que más que a etapas a Coquard lo veo planteándole mucha batalla a Sagan por el maillot verde. Dicho esto, yo también creo que el gallo se lleva una volata en este tour.

  • Reply Mørkøv, Malabrocca en el Tour a su pesar 5 julio, 2016 at 19:51

    […] de hoy, Bennett perdió 8:59 con Kittel, que en un esprint de infarto se impuso por milímetros a Coquard. El francés vuelve a tirar al palo tras concluir tercero el día anterior tras Cavendish y […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com