Reportaje

Peter Sagan y el bandolero de Terchova

18 octubre, 2016
¿Te da alguna idea para el año que viene, Sagan?

¿Te da alguna idea para el año que viene, Sagan?

Cuenta la leyenda que Juraj Janošík es el mayor héroe de la historia de Eslovaquia, ese pequeño país centroeuropeo de cinco millones de habitantes fronterizo con Polonia, Ucrania, Hungría, Austria y la República Checa. Janošík era un bandolero del siglo XVII que dedicó su vida a robar a los ricos para dárselo a los pobres -digo yo que algo se quedaría para sus vicios- y, como todo héroe que se precie, en él se conjugaban la astucia, el valor y la fuerza. 300 años después, los eslovacos presumen de nuevo ídolo, aunque en lugar de desvalijar a los pudientes se dedica a ganar carreras ciclistas como si no hubiera mañana. Casualidades del destino, Peter Sagan nació en las postrimerías de enero a escasos kilómetros de la aldea natal de Juraj. Este fin de semana, puso el broche de oro a un año histórico con la victoria en el Mundial de Qatar, su segundo consecutivo tras batir en un espléndido sprint a la flor y nata de la velocidad. Una temporada con unos números estratosféricos que invitan a preguntarse si el nuevo héroe de Eslovaquia tiene en sus piernas repetir las hazañas de Sean Kelly.

Juraj Janošík nace en el pueblo de Terchova el 25 de enero de 1688. Peter Sagan ve la luz el 26 de enero de 1990. Por suerte para nosotros, Sagan seguirá ganando carreras mientras él quiera. El pobre de Juraj, que comparte nombre con el hermano del melenudo ciclista, fue condenado a la pena capital el 18 de marzo de 1713. Ese día, con tan solo 25 primaveras, fue colgado de una costilla en la localidad de Liptovský Mikulaš. Dicen que la causa de su apreso fue que no llevaba consigo un cinturón de 30 centímetros de alto, instrumento que le daba su fuerza y que se ve que se quitó a saber por qué mientras visitaba a su novia. Mal hecho, Juraj. Uno no puede solazarse de esa forma cuando tienes a medio ejército tras tus pasos.

Al contrario, a Peter Sagan le ha sentado de maravilla el matrimonio que contrajo a inicios de temporada con la guapísima Katarina, pese a que en un primer momento parecía que podía ser un elemento de distraimiento a tenor de aquellas aplaudidas chorradas como el baile de Grease. El eslovaco comenzó el año tal y como finalizó el anterior, acumulando segundos puestos en San Luís, Het Nieuwsblad, Tirreno, Harelbeke,… Las dudas sobre la capacidad del eslovaco para rematar la faena volvían a relucir, más aún cuando portaba el maillot arcoíris, el de la mala suerte. El ciclista también se quejaba de que él asumía mucha responsabilidad en las carreras, que solo lo hacía para ganar y que el resto se limitaba a cogerle la rueda. Hasta que el 27 de marzo puso punto y final a su mala racha con una tremenda victoria en la Gent – Wevelgem, una de las clásicas de mayor prestigio sobre pavés. Una semana después, ganó el Tour de Flandes, su primer Monumento ciclista. Todos presagiaban que la París Roubaix iba a ser también suya, lo que le convertiría en el tercer ciclista en la historia en conseguir tal logro tras Rik Van Looy y Tom Boonen. Pero no estuvo en el corte bueno y se tuvo que conformar con la posición 11.

"Si te agachas te presto un poco"

“Si te agachas te presto un poco”

Narrar carrera a carrera el tremendo 2016 de Sagan sería algo muy aburrido. Por lo que quizá unas estadísticas sirvan para ejemplificar esta proeza. El eslovaco se ha impuesto en el 16% de etapas en línea que ha disputado en una vuelta por etapas, ya sea de una o tres semanas. Tres en el Tour de Francia, dos en Suiza, dos en Eneco y dos en California. Todas de categoría World Tour excepto la prueba norteamericana (2.HC). Ese ratio sube al 36% si se contabilizan los segundos y los terceros puestos, mientras que ha finalizado en el top ten en el 59% de las etapas, 34 de 58. Solo en la Grande Boucle, en la que además cosechó su quinto maillot verde de la regularidad consecutivo –Skoda debería sacar un modelo con su nombre-, hizo dos veces segundo y dos veces tercero. Vamos, que obtuvo puestos de honor en casi la mitad de las etapas del mayor evento ciclista del mundo.

Como me encantan los números y las tablas dinámicas del Excel, he hecho el mismo ejercicio para las clásicas. Y los resultados son aún más apabullantes. Sagan ha levantado los brazos en señal de victoria en cinco de las 14 carreras de este tipo que ha disputado, contando con el Mundial de Qatar y el Europeo de Plumelec. Por cierto, ni Brexit, ni refugiados. Europa está tan en crisis que el año que viene nadie vestirá el maillot que distingue al mejor ciclista del Viejo Continente. Además, se impuso en el Qebec, de categoría WT y en las dos carreras de piedras ya mencionadas, en tanto que fue segundo en Montreal (WT), Harelbeke, Omloop y en los nacionales de su país, en los que cedió la victoria a su hermano para que todo quedase en familia. Por tanto, fue primero en el 36% de las carreras de un día disputadas, primero o segundo en el 64% y top ten en el 79%. Pero es que además, Sagan solo ha abandonado dos pruebas en 2016, el Scheldeprijs (1.HC) y el Bretagne Classic – Ouest-France (1.UWT).

"¿Que Contador se ha vuelto a caer?"

“¡¿Que el Gaseosas se ha vuelto a caer?!”

¿Y ahora qué? ¿Qué se puede esperar de la temporada de 2017 de alguien que lo ha ganado casi todo? Nunca se sabe, pero todo parece indicar que a Sagan aún no le ha llegado del todo la madurez. Solo tiene 26 años y en él se conjugan el amor por este deporte y el hambre de victorias. Siempre corre con la ambición de ganar y nunca escatima esfuerzos. Esto no son oportunistas alabanzas, ni creo que me esté dejando de llevar por la exaltación. Sagan es un derroche de energía, no se esconde pese a que es el más vigilado del pelotón junto a Valverde. Su rueda es la que hay que seguir. Y, además, vuelve a demostrar que su punta de velocidad está a la altura de los mejores, como se vio en el Mundial de Qatar.

Sagan correrá el año que viene y dos más en el Bora a razón de unos seis millones de euros al año, lo que le convierte –creo que no me equivoco- en el ciclista mejor pagado con diferencia del pelotón. Dudo que sus objetivos difieran de los de los últimos años, con el foco puesto en las piedras (Flandes y Roubaix como principales objetivos), la Milán Sanremo (acumula un segundo y dos cuartos puestos), el Tour de Francia, Suiza y el resto de carreras de una semana o un día donde acostumbra a rascar victorias. Para ello, contará en su equipo con gente muy joven, muchos venidos del Tinkoff y que compondrán su guardia pretoriana. Destacan Pascal Ackermann, segundo en el mundial sub 23, campeón alemán de esta categoría; Erik Baška, eslovaco que viene del Tinkoff, 22 años, buen papel en el mundial sub 23, ganó este año la Handzame Classic (1.1) a Groenewegend y Meersman; Maciej Bodnar, contrarrelojista, suele acompañar a Sagan, ex Cannondale; Marcus Burghardt, todo un campeón de la Gante (2007), experimentado ciclista de 33 años; Michael Kolar, 23 años, guardaespaldas de Sagan en el Mundial, paisano, corrió con él varias carreras este año en la primavera; Jay McCarthy, promesa de 24 años que también viene de Tinkoff, buen ardenero, se defiende bien en todos los terrenos; Pawel Poljanski, otro que vuela del Tinkoff; Lukas Pöstlberger, de 24 años, puede ser uno de los gregarios que acompañe a Sagan en las piedras; Juraj Sagan, el hermanísimo, es de su misma sangre, y ante esa coincidencia hemática poco más hay que decir; y Aleksejs Saramotins, pedazo de refuerzo para las piedras, octavo este año en Roubaix, 14 en Gante.

Kelly en Flandes, hace tanto tiempo que ni estaba asfaltado

Kelly en Flandes, hace tanto tiempo que ni estaba asfaltado

Mi duda es, y vuelvo al principio del texto, si el bicampeón del mundo intentará en un futuro parecerse a Sean Kelly, para lo que tendrá que regresar a unas Ardenas denostadas desde que en 2013 finalizase en el puesto 12 en Flecha Valona, el 36 en Amstel y ganase la Flecha Brabanzona. Esa temporada abandonó Lombardia. Desde entonces, no se le ha vuelto a ver por esas clásicas de gran distancia con muchos metros de desnivel acumulado.

El irlandés era un ciclista de otra galaxia. Si miras su palmarés en la Wikipedia no acabas de creértelo. Tres Lombardía, dos Lieja, dos Milán Sanremo, dos París Roubaix, siete París Niza, dos Voltas, tres Itzulia, una Vuelta a España más 16 etapas, un par de Tour de Suiza,… Es decir, combinaba victorias en clásicas de pavés con otras en terrenos más escarpados como Lieja o Lombardía. Un ciclista que, pese a lo que pueda parecer, era más pesado que Sagan (75 frente a 73 kilos) y más bajito (1,80 frente a 1,84 metros). Porque el argumento recurrente de aquellos que ven imposible que el eslovaco gane una Lieja o un Lombardía es que no es apto físicamente para ello. Por cierto, que desde Bugno y Sorensen, o sea, desde la EPO Golden Age, no se ve ningún ciclista capaz de imponerse en piedras y Ardenas.

Uno de los analistas más prestigiosos de este deporte, que prefiere mantenerse en el anonimato, y no en el economato como creí en un primer momento, y es que uno no es nadie para impedir que un hombre de su casa haga acopio de viandas en el supermercado para afrontar con energía la semana y diversión el sábado, cree que Peter Sagan “tiene que ganar San Remo y Roubaix rápido para centrarse en Ardenas y Lombardía”. “Yo creo que sí puede, y si es necesario se hace una más suave para él”. De hecho, el Lombardía de 1985 que ganó Sean Kelly se caracterizó porque la llegada fue en el velódromo Vigorelli de Milán. Vamos, que se hizo en sentido inverso para favorecer los intereses de aquellos ciclistas más rápidos. Pese a eso, el irlandés ya había ganado en el 83 la misma carrera con un perfil similar al actual, aunque quizá algo menos duro. “Es el único que puede ganar los cinco monumentos. En cuanto gane Lieja, RCS le prepara una Lombardía más fácil. Yo creo que Lieja le va como anillo al dedo, Berts”.

"No me toques que das calambre"

“No me toques que das calambre”

Este experto considera a su vez que “si Sagan quiere, estaría arriba en las grandes vueltas”, aunque “para eso hay que doparse”. “¿Creéis que Jalabert era mejor que Sagan? Ni mucho menos. Jalabert era un puto esprinter que lo hacía bien en clásicas, y gracias a la ONCE ganó una Vuelta, fue cuarto en el tour y ganó varios maillot a lunares”. Este polémico analista cree que “si Sagan fuera igual de puesto que los que disputan las grandes vueltas, estaría arriba”. “Claro que tendría que adelgazar algo para eso, pero lo que importa es la medicina”. Jaja, como era conocido, dio positivo por EPO en unas pruebas realizadas en 2004 sobre una muestra de orina de 1998. El ciclista admitió su responsabilidad, aunque echó la culpa a los médicos de la ONCE. Ese año fue el del escándalo del Festina, el caso que puso la espada de Damocles del dopaje sobre este atribulado deporte, en el que cualquier victoria, incluso las de Sagan, despiertan siempre un halo de la sospecha.

You Might Also Like

7 Comments

  • Reply Lemond Forever 18 octubre, 2016 at 09:19

    Sagan con trencitas sería la hostia. Ojalá tome nota, lo que nos íbamos a reír. Sobre la conveniencia o no de que Sagan centre parte de la temporada en Ardenas o Lombardia me parece que es arriesgado y que debería ganar antes Sanremo y Roubaix. Pero sí, tiene piernas para hacer lo que le dé la gana. Lieja y Lombardía están en sus manos claramente, pero una gran vuelta ni de coña, tendría que meterse muchos corticoides de esos de Brandy Wiggins. Un saludo.

  • Reply jgpallero 18 octubre, 2016 at 09:26

    Bueno, de Sagan lo que despierta sospecha no es que gane, sino esos porcentajes estratosféricos que has indicado al principio del post. Y con esos números hay que sospechar sí o sí, vistos todos los precedentes. Sobre el mundial, me gustó que ganase él, pero sólo por evitar la victoria del Mono de Man y del cocainómano Boonen

    • Reply berts 18 octubre, 2016 at 09:58

      Mu buenas, señor. Un placer tenerte por aquí. En serio, piensas que alguien corre limpio del todo? O es que Sagan tiene una mandanga mucho más potente que la de sus rivales? Me cuesta creerlo, teniendo en cuenta que el Gaseosas se ha arrastrado desde junio, con un par de excepciones puntuales. Si algún corredor tiene credibilidad es Sagan, que lleva ganando desde que era un coquillo. Y solo tiene 26 años. No sé, me encanta que gane él, un tio que se vacia en cada carrera. Él hace que el ciclismo sea mucho más divertido, no por las payasadas que de vez en cuando perpetra, sino por cómo interpreta este deporte.

      • Reply jgpallero 18 octubre, 2016 at 11:51

        Hombre, desde siempre lleva ganando Valverde, corredor que no es precisamente ejemplo de limpieza. En cuanto a comportamiento en carrera… a mí me gusta (y no es coña) Rui Costa, que tiene un muy buen palmarés para sus características. Ése sí que ha sacado petróleo

  • Reply bolisticale 18 octubre, 2016 at 16:53

    Hacía tiempo que no pasaba por aquí y la verdad es que no se la razón, leyendo este artículo he recordado lo que me gustaba echar una ojeada a este blog. Vamos a lo escrito. Yo creo que todos van con algo, serán cosas distintas lo de las grandes vueltas, que lo de los sprinter, que lo de los que corren clásicas, pero yo creo que algo llevan todos. Pese a esto, creo que Sagan es el mejor corredor actualmente, y se veía venir desde hace tiempo. En cuanto a lo de ganar todos los monumentos, pues creo que debería perder algo de potencia para subir un poco más, y la decisión de hacerlo dependerá de muchas cosas. Como dices, antes deberá ganar Roubaix y MSR. Si lo hace podría planteárselo pero para ganar Lieja quizás debería dejar de lado MSR Flandes y Roubaix ese año y no se si querría hacerlo. Por otro lado están los verdes del tour, si pierde velocidad para afrontar esos retos quizás seria mas difícil conseguirle también. Y el mundial, si ese año tiene repechos seguro que le es mas fácil hacerlo que si hay mundial llano (pensando en Lombardía sobre todo). Lo veo complicado conseguir ese reto. Pero bueno, si alguien puede sorprenderme yo creo que es Sagan. Por otro lado, lo de las grandes vueltas, no lo veo, mas que por condiciones, que también, porque yo creo que le sería aburrido y le veo un ciclista de los que corre para divertirse. Como siempre, gran articulo. Un saludo.

    • Reply berts 18 octubre, 2016 at 17:38

      Nada, que no pase tanto tiempo hasta la siguiente. Gracias por el comentario.

  • Reply Deux 18 octubre, 2016 at 17:07

    ¿Sagan sería un top 10 en una gran vuelta sin doparse?

    Pues si o no. Que fácil respuesta. Hay que recordar que solo 20 o 25 cicilistas intentan al menos no perder más de una hora con respecto al líder. Los demás hoy en el pelotón van casi a paseo, o se toman un día selvático.
    Yo creo que si 40 o 50 ciclistas intentaran no perder más de 5 minutos por etapa de alta montaña, aunque al final perdieran 8,45 en algunas, incluido Sagan, estaría entre los 25 o 30 primeros, pero lo veo difícil entre los 10 mejores, a no ser que bajara de peso, que tampoco estamos hablando de un Kittel o de gente rodadora que pesa 78-80 kilos.

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com