Reportaje

Radiografía de las victorias de Valverde: Murcia – Huy Connection

13 febrero, 2017
Valverde se ve más como murciómano

Valverde se ve más como murciómano

“La Copa del Mundo no es algo que me motive de forma especial. Sinceramente, me motiva más lo que pueda hacer en la Vuelta a Murcia que en la Milán-Sanremo. Ya sé que puede sonar una barbaridad”. Frivolidad más que barbaridad, estas declaraciones de hace 15 años fueron premonitorias de lo que aún hoy día es uno de los debates más recurrentes del aficionado ciclista español. ¿Y si Valverde hubiese sido dirigido de otra manera? ¿Y si se hubiera centrado más en las grandes clásicas en lugar de dedicarse a arrasar a sus rivales en febrero y claudicar ante los mejores en las grandes vueltas? Su palmarés, pese a todas las críticas y a sus dos años de suspensión por dopaje, es envidiable. Con un matiz: la mayoría de sus triunfos son en pruebas que están fuera del calendario World Tour, como los cuatro entorchados que acumula en la Vuelta a Andalucía que comienza esta semana. O los cinco en Murcia.

Aquí el palmarés de Valverde, según PCS. Aquí, el de Wikipedia.

El deportista de Las Lumbreras (Murcia) acaparó los focos de esta pretemporada ciclista por su exhibición en la Vuelta a Murcia (1.1). Atacó a 70 kilómetros de meta y ganó en solitario con más de dos minutos de ventaja sobre Jhonatan Restrepo, la joven promesa colombiana del Katusha que tan buen desempeño está mostrando en este inicio de año (cuarto en la Cadel Evans, mejor joven en Down Under). Valverde, que el 25 de abril cumple 37 añazos, se marchó en la base del Collado Bermejo (primera) y fraguó su victoria en un vertiginoso descenso. De esta manera, gana su quinta Vuelta a Murcia (2004, 2007, 2008, 2014, 2017), a lo que hay que sumar otras tres etapas de esta prueba cuando su duración era más de un día. Ningún otro ciclista presume de haber ganado esta prueba más de una vez en su trayectoria. Quizá porque nadie como Valverde la prepara tan a conciencia, como explicaba hace tres lustros a la prensa local. “Me motiva más la Vuelta a Murcia que la Milán-Sanremo”.

En la Vuelta a España 2004

En la Vuelta a España 2004

¿Se puede uno imaginar a Sean Kelly diciendo a la prensa cuando es una joven promesa que la Milán Sanremo está bien, pero que lo que le motiva de verdad es ganar el Critérium de Carrick -me lo acabo de inventar-? Por supuesto, no hay dos ciclistas iguales, y el palmarés del murciano le sitúa en la flor y nata de la historia del ciclismo. Tanto por sus primeros puestos como por su regularidad -y su a veces indolencia a la hora de rematar la faena-. Valverde siempre está ahí. Al igual que siempre perdurará la duda de si con otra dirección se hubiese acercado al irlandés en números, el que quizá es el mejor clasicómano de la historia tras Eddy Merckx. Sean Kelly atesora tres Lombardía, dos Liejas, dos Milán Sanremo de esas que valen menos que la Vuelta a Murcia, dos París-Roubaix, siete París Niza, tres País Vasco, dos Volta a Catalunya, dos Tour de Suiza, una Vuelta a España y 16 etapas, cinco etapas del Tour, una Gante… Aunque bueno, al igual que el Bala tampoco tiene un Mundial.

Resulta llamativo que un ciclista tan completo como el “Imbatido”, apodo por el que se conoce a Valverde tras haber ganado cincuenta carreras consecutivas entre los 11 y los 13 años, tenga en su palmarés más carreras de segundo nivel que pruebas del World Tour. Cuestión que no le ha impedido en todo caso ganar en cuatro ocasiones el galardón a mejor corredor de la élite del ciclismo (2006, 2008, 2014 y 2015). De los 81 triunfos que le concede el site www.procyclingstats.com (PCS) más otros 15 que se suman de datos de Wikipedia, 55 se corresponden con carreras fuera de la máxima categoría, en tanto que las 41 que restan si son pruebas World Tour. La prensa habla de que Valverde acumula en realidad 98 victorias, no las 96 que se reflejan en el post, aunque en todo caso las que faltan son con toda certeza carreras menores, por lo que el peso de las WT sería aún menor. En este cómputo solo entran victorias de etapa y general, no otras clasificaciones como montaña o regularidad.

A por el repóker en Andasulía

A por el repóker en Andasulía

Valverde es un auténtico “killer” en carreras como la Vuelta a Andalucía, con cuatro generales (2012, 2013, 2014 y 2016) y siete triunfos parciales. Otros seis corredores tienen dos pruebas cada uno (Chozas y Gorospe entre ellos), en tanto que 45 ciclistas la han ganado una vez. El día 15, el Bala defenderá su corona ante rivales de la talla de Alberto Contador, Mikel Landa, Ion Izagirre o Thibaut Pinot, con la vista puesta en la segunda etapa con final en Mancha Real. En la Volta a Valencia su nombre también está entre los que más veces la han ganado (dos), lo mismo que con la Klasika de Primavera (tres), carrera de un día que el año pasado fue para su compañero de equipo Visconti y que es de categoría 1.1.

Según los datos de PCS, febrero es el segundo mes más fecundo para las victorias de Valverde (16, un 19,7% del total) tras abril, donde concentra el 24,6% de sus triunfos. Ahora sí, la mayoría (11 frente a 9) son de categoría World Tour, ya que en estas fechas se disputa la Flecha Valona y la Lieja Bastón Lieja. Al igual que ocurre con la Vuelta a Andalucía, el murciano es el ciclista que más veces ha ganado en el Muro de Huy (cuatro, frente a las tres de Moreno Argentin, Eddy Merckx, Marcel Kint y Davide Rebellin), mientras que en el caso de la Lieja sus tres entorchados quedan lejos de los cinco del Caníbal o los cuatro de Argentin. “Ay, Valverde, si te hubieras centrado más en este tipo de pruebas y no te hubieras obsesionado con las grandes vueltas…”.

El calvario de todos los años

El calvario de todos los años

“Es como lo que te decía de los sprints. En teoría debían ser mi terreno, pero yo me veo más luchando por las generales de las vueltas. Con los puertos me pasa parecido. Me deberían ir bien los puertos explosivos, pero ahí me duelen mucho las patas y no funciono tan bien como en los puertos largos que se suben a ritmo”. Misma entrevista. Con 22 años. Genio y figura. Y es que no ha variado un ápice. Su obsesión, el Tour de Francia, carrera que ha disputado nueve veces con un bagaje de tres victorias de etapa y un podio. La Vuelta a España, once ediciones para una victoria final (2009), nueve etapas y tres maillots de la regularidad. En el Giro, una edición disputada, un podio y una victoria de etapa. De este modo, el murciano ha acabado en el podio en el 38% de las grandes vueltas disputadas, en tanto que ha sido 7 de cada 10 veces top ten y más de la mitad de las ocasiones se ha ido con un triunfo de etapa.

Qué duda cabe que Valverde es un gran ciclista para este tipo de pruebas, pero un sencillo vistazo a su palmarés refleja que sus mejores aptitudes son para carreras que se deciden al sprint tras cabalgadas de 250 kilómetros con más de 4.000 metros de desnivel acumulado. Como la Lieja. O el Giro de Lombardía, que nunca ha ganado pero que ha finalizado segundo en dos ocasiones. O la Clásica de San Sebastián, en la que se ha impuesto dos veces (2008, 2014). Valverde también ha hecho podio en el 38% de los monumentos ciclistas que ha disputado (MSR, Lieja, Lombardía), por un 13% de victorias y un 42% de top ten.

No son pocos los que ponen un pero a Valverde en su desempeño en carreras de una semana. Si es capaz de apabullar de esa manera en Andalucía, no se entiende que solo tenga tres World Tour de este tipo: dos Critérium Du Dauphiné Libéré (2008, 2009) y una Volta a Catalunya (2009). Dos de ellas en ese 2009 fantástico en el que también ganó la Vuelta a España y en el que optó por primar las carreras de varios días en lugar de las clásicas. Esa proyección se vio frenada por su sanción de dos por dopaje que le impidió correr en 2010 y 2011. Bueno, en realidad sí lo hizo en los cinco primeros meses de 2010. Esa temporada ganó el Tour de Romandía, aunque fue desposeído del título tras ser declarado culpable por el TAS en el marco de la Operación Puerto.

Lieja Belmonte Lieja

Lieja Belmonte Lieja

Poco antes, obtuvo dos triunfos parciales en País Vasco, carrera de una semana que de forma incomprensible no tiene en su palmarés. Al igual que ocurre en la París Niza, en la que atesora cuatro etapas por ninguna victoria final. En todo caso, no se le puede reprochar a Valverde de no haberlo intentado en carreras WT de una semana. En total, 30 participaciones en Niza (3), Dauphiné (5), Catalunya (7), País Vasco (8) y Tirreno (2), con ocho podios (27%) y tres victorias (10%). El Bala regresa este año a Niza tras cinco años sin hacerlo. Y sin duda es uno de los grandes favoritos para alzarse con la victoria final. Además, acudirá a la Volta y a País Vasco antes de hacer el tríptico de las Ardenas. El murciano dijo hace algunas semanas que uno de sus objetivos para este año es inaugurar su casillero en alguna de estas pruebas. “Si me dan a elegir, me encantaría vencer en la Amstel porque aún no la he conseguido”, explica a AS.

Caso aparte es su desempeño en los mundiales de ciclismo. Seis medallas, cuatro de bronce (2006, 2012, 2013 y 2014) y dos de plata (2003 y 2005). Seis tiros al palo de un corredor que por sus características debería tener como mínimo un oro, aunque por otro lado es algo que es intrínseco a su personalidad y hace que incluso le cojas cariño. “Evidentemente, me falta la de oro, pero no quiero que se transforme en una obsesión. Me siento orgulloso con lo que he logrado en mi trayectoria”, explica al diario AS. Quizá este año en Bergen (Noruega), en un circuito que le viene bien, tenga la penúltima oportunidad de enfundarse el maillot arcoíris. Hasta 2019 le quedan balas en la recámara.

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Irún Connection 14 febrero, 2017 at 09:47

    Yo creo que Valverde aún piensa que puede ganar el Tour.

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com