Cronica

¡Verdomme!

27 mayo, 2016

Tengo la carrera controlada, no consiguen sacarme de punto estos del Orica, solo tengo que seguir a Chaves y Nibali, chupar rueda todo el valle y si me noto bien ataco en el Risoul, logro la etapa y aseguro la clasificación de cara a mañana. Mis rivales estarán más pendientes de conseguir una plaza en el podio que de la maglia rosa. Ahora tranquilo, hay un descenso muy largo, coge la referencia de la rueda de adelante y calca su trazada. No pierdas la rueda en los diez primeros kilómetros, después que coman aire, que se cansen, y en los cuatro últimos kilómetros remato la faena. Esta noche a descansar bien y mañana a controlar la carrera con paciencia… Yei, yei, yei, neuken, neuken… ¡Verdomme! ¡Verdomme!

Krispis, desolado

Krispis, desolado

Joder, joder. ¿Cómo está la bici? Lo he visto venir, por qué cojones he apurado tanto en la curva, me he confiado, no tenía que haberme abierto tanto. Joder, no viene la asistencia, cómo está el manillar. Me duele el codo a rabiar. Tranquilo, Steven, tranquilo, has cambiado la bici y ahora enlazas con algún grupo que venga detrás. No veo bien con el reflejo de la nieve, se me han ido Nibali y Chaves. Si no llega a estar la pared de nieve no lo cuento… Puedo perder el Giro, joder, se me va el Giro. Todo el año preparándolo. He sido el mejor, he tenido la carrera controlada. Estoy solo, voy a perder el Giro. Tengo que darlo todo. Joder, no hay nadie, me duele mucho. No puede ser, tengo que enlazar con alguien. Todavía me faltan 30 kilómetros y pierdo dos minutos. Tranquilo, aún se puede salvar la carrera si hago camino con el Etixx. Va, va, que estamos llegando a pie de puerto y son solo dos minutos. Vamos. Puto codo… No puedo más. Me monto en el coche y me voy a casa, que le den al Giro. No, Steven, vamos, que no todo está perdido, joder. Tres minutos. Hay que llegar como sea. Déjame de enseñarme la puta diferencia, moto de los cojones. Cuatro minutos. Estoy molido, va, va, el último esfuerzo…

Steven Kruijswijk, derrotado, con los hombros gachos en un sentido figurado, ha pasado por la pancarta de meta a casi cinco minutos del Squalo, ganador de otra etapa maravillosa que nos ha servido este Giro de Italia antológico. El otro día preguntaba si era posible que se repitiera la historia de 2014, en la que Nairo Quintana derrocó a un Rigoberto Urán que le aventajaba en 2.40 minutos antes de la etapa del Stelvio. Ese día, el descenso de ese coloso alpino fue de vital importancia en la resolución de la corsa rosa. Aunque en aquella ocasión no hubo caídas, la mayor asunción de riesgos por parte del ciclista de Los Frailes y una terrible confusión por parte de la organización (se informó en Radio Vuelta que se neutralizaba el descenso por ser demasiado arriesgado, a lo que Movistar hizo oídos sordos) dio un giro de 180 grados a una carrera que Quintana remató en la última ascensión del día, Val Martello, tras haberle metido dos minutos a Urán en el valle. Por razones bien distintas, pero se ha repetido la historia.

Una caída algo tonta, un solo error de cálculo, ha dado un revolcón tremendo a la clasificación general de una carrera que ahora lidera Esteban Chaves pero que se le ha puesto muy de cara a Vincenzo Nibali, el ciclista que por sus galones estaba llamado a ganar la general y que con una sola etapa en la que ha sido el mejor ha solapado un rendimiento paupérrimo durante las otras 18. La carrera, como ya sabrá el lector, empezó a jugarse en la bajada del Agnello, un tremendo puerto de casi 25 kilómetros cuyos diez últimos tienen un desnivel medio del 10%, ya que fue ahí donde se estrelló Kruijswijk en una curva de izquierdas, como se ha podido leer más arriba gracias a unas declaraciones telepáticas concedidas en tiempo real por el holandés a Fórmula Matxín.

Scarponi, media etapa es suya

Scarponi, media etapa es suya

¿Y si Krispis hubiera tenido equipo? Tengo que reconocer que mi tino a la hora de adelantar el futuro deja mucho que desear. Me equivoco muchísimo, en gran medida porque tengo la manía de lanzar una predicción sobre todo aquello que me genera interés. Hoy, tras hacerme una resonancia magnética en mi condolida rodilla derecha, comentaba en el foro que da nombre a este blog que esto de tener equipo en el ciclismo está sobrevalorado, y que importa mucho más si el líder es sólido, como lo estaba siendo Krispis en el Giro, o no lo es, como Tom Dumoulin en la Vuelta a España del año pasado. Al poco de decirlo ocurrió la tragedia y, como es habitual en el Lotto Albóndigas, ninguno de sus gregarios pasaba por allí para echarle un cable entre puertos. ¿Hubiese cambiado la resolución de la etapa si Roglic o Battaglin hubiesen tapado el aire a la que era la maglia rosa? Es complicado de saber. Pero lo que sí es indiscutible es que tanto Chaves como Nibali, primero y segundo en la general, contaron con dos gregarios, los “neopro” Plaza y Scarponi -que además sacrificó la etapa en pos de su líder-, que se vaciaron entre el Agnello y el Risoul para que sus líderes llegaran a los pies del último puerto con una ventaja de más de dos minutos.

Al poco de comenzar la ascensión, un señor puerto de 12,9 kilómetros al 6,9%, con la dureza concentrada en la última parte, atraparon a Maxime “Confort”, el único fugado que aún no había sido devorado por la marcheta de los domésticos del Orica y Astana. Uno de los motivos que justifica tener grabada la etapa es que quizá se trate del único documento audiovisual en el que se ve al belga del Lotto escapado en solitario sin una rueda a la que agarrarse. El otro es la portentosa subida de Nibali. A falta de 5,4 kilómetros a meta, se levantó sobre el sillín y, con el estilo que le caracteriza, lanzó un ataque que dejó de rueda a Chaves, Nieve y Ulissi. El del Orica, ya en ese momento virtual maglia rosa del Giro, consiguió atraparle. Pero la segunda embestida del Tiburón de Messina fue demasiado para el pequeño jockey colombiano.

Ejem, sí, bueno, lo de la retirada, ya... ejem...

Ejem, sí, bueno, lo de la retirada, ya… ejem…

Con el grupo de Valverde y Majka a minuto y medio y Krispis a tres, Nibali dio una exhibición que le redime del mediocre rendimiento mostrado hasta ahora y que elimina cualquier duda sobre ese supuesto y circense conato de abandono. También contradice las declaraciones del campeón del mundo Paolo Bettini, que en un artículo señaló el cambio del tamaño de bielas del Squalo (de 172,5 a 175 milímetros) como un error estratégico que menoscababa su rendimiento. Con el pedaleo elegante que le caracteriza y los codos arqueados hacia fuera, mantuvo hasta final de puerto una cadencia que indicaba que Nibali era el Nibali de las grandes ocasiones. En todo caso, no fue hasta el último kilómetro, durísimo, cuando la diferencia con Chaves se agrandó de tal manera que la resolución del Giro queda pendiente para la etapa de mañana (ver más abajo el perfil y la clasificación). Como siempre, la recuperación será determinante para saber quién vestirá de rosa en Turín, si Chaves, Nibali o el magullado pedalista holandés.

Como ya les dije, no suelo atinar una en mis predicciones. Solo tienen que ver el tuit que escribí esta mañana para comprobarlo. Así que para el sábado vaticino un tostón de etapa infumable en el que una fuga cogerá una diferencia de 25 minutos subiendo la Bonette y los favoritos llegarán todos juntitos a la meta de Sant´Anna de Vinadio. Y, por supuesto, el rosa será para Chaves.

 

  • Todas las etapas (fuente: inrng.com/2016/05/giro-2016-guide)
  • Etapa 6 – Jueves 12 May (fuente: inrng.com)
  • Etapa 8 – Sábado 14 May (fuente: inrng.com)
  • Etapa 9 – Domingo 15 May (fuente: inrng.com)
  • Etapa 10 – Martes 17 May (fuente: inrng.com)
  • Etapa 13 – Viernes 20 May (fuente: inrng.com)
  • Etapa 14 – Sábado 21 May (fuente: inrng.com)
  • Etapa 15 – Domingo 22 May (fuente: inrng.com)
  • Etapa 16 – Martes 24 May (fuente: inrng.com)
  • Etapa 19 – Viernes 27 May (fuente: inrng.com)
  • Etapa 20 – Sábado 28 May (fuente: inrng.com)

You Might Also Like

4 Comments

  • Reply Irun Connection 27 mayo, 2016 at 19:50

    Bueno, entonces nos parece normal que Nibali se arrastre en algunas etapas y que hoy destroce a sus rivales. Y bueno, todos sabemos cómo va a acabar la cosa mañana…

  • Reply Francisco Bonilla Torres 28 mayo, 2016 at 10:12

    El “showrunner” del Giro es un guionista de la HBO, ayer el capítulo fue, de nuevo, magistral.

  • Reply Silencio, cámara, ¡acción! Así se rodó el Giro de Italia 30 mayo, 2016 at 22:05

    […] tan chusca de suspense y sorpresa que me acabo de marcar). Una sorpresa que fue un dramón. La caída de Krispis bajando el Agnello, cima Coppi de esta edición, fue un elemento del guion que nadie esperaba pero que siempre es […]

  • Reply Ciclismo de verdad - Fórmula Matxín 7 agosto, 2016 at 12:58

    […] sin decoro, te da champán y después chinchón. Nibali, que este año ganó un Giro gracias a la caída de Krispis en el descenso del Agnello, se bebió un chupito de amargo anís donde mejor se desenvuelve, allí donde ha fraguado algunas […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com