Cronica

¡Trata de arrancarla, por Dios!

31 enero, 2016
Van den Driessche sujetando la bici para que no se escape

Van den Driessche sujetando la bici para que no se escape

La resaca, la falta de sueño y el tema del motorcillo en la bicicleta de la campeona de Bélgica y de Europa sub23 de ciclocross, Femke Van den Driessche, me tienen totalmente descolocado. Me centraré en el tercero de los factores que intervienen en mi actual estado de ánimo, ya que los dos primeros son irrelevantes si se tiene en cuenta que esta publicación versa sobre ciclismo. Aunque es pronto para sacar conclusiones –ella se defiende diciendo que la bicicleta la puso un amigo en los “boxes” por error, similar a echarle la culpa al muerto-, hay una cosa que es irrefutable: a algunos nos vendría de perlas un motorcillo en la bici para mojarle la oreja a los colegas cuando salimos de ruta.

Pensé que no, pero llevo cerca de un año con la bici de carretera y se me están pegando todas las bobadas del globero estándar. Como tener una montura de carbono que pese 8,5 kilos es un delito de sangre, tenía previsto gastarme unos 1.000 euros en cambiar las ruedas (ahorro de 700 gramos), bielas (100 gr), sillín (170 gr) y puentes de freno, de tal forma que mi Merida Scultura 5000 vuele por las carreteras de Madrid leve como una pluma. Pero es que eso son solo cacahuetes, CA-CA-HUE-TES. Si me gasto 4.000 euros, adquiero el sistema básico de Vivax que puedes ver en este enlace y a ver quién me para subiendo La Marañosa con los 110W de potencia adicionales que da el cacharro durante 60 minutos. O, directamente, hablo con el bueno de Greg Lemond para que me preste el invento que enseñó durante la disputa del Tour de Francia de 2015, capaz de ofrecer 150W durante una hora o 250W durante 30 minutos.

Os vais a enterar cuando le meta el motorcillo

Os vais a enterar cuando le meta el motorcillo

Ojo, que tampoco hay que pasarse de ambicioso, que lo único que realmente quiero son unas “marginal gains” para que no me pase lo de los dos últimos sábados. En el primero, tuve que parar en la cuneta a desalojar el líquido de mi vejiga (creo que suena peor este eufemismo que la palabra mear) porque aún no controlo como hacerlo sin bajarme de la bicicleta, y no veas el calentón que tuve que meterme en la persecución de “los abuelos de fuego”. En el segundo, se me ocurrió bajar un poco el ritmo para comer una barrita mientras nos adelantaba un chaval con una bicicleta de triatlón a más de 40 kilómetros por hora, sin haber previsto que uno de los globeros con los que salgo y que suele comentar por aquí de vez en cuando es un picado (su frase del día fue “os reviento en competición”, no digo más). Perdí la rueda, la recuperé tras casi atragantarme con la barrita y volví a perderla por la intensidad del esfuerzo. Nada de eso me hubiera sucedido de haber llevado el motorcillo de Femke Van den Driessche.

Sin haber asimilado aún las consecuencias que para este atribulado deporte puede tener el descubrimiento de la motorización de las bicis, hay algo seguro, y es que si lo ha hecho una chica sub23 que compite en ciclocross cuyos ingresos no serán muy elevados, qué no podrán inventar los equipos profesionales de ciclismo en ruta. Además de esa certeza absoluta, hay otro aspecto casi inconcuso: Van den Driessche no es pionera en el uso del motorcillo para generar watios extra en competición. Y aquí surge una pregunta clave: ¿de ser así, cómo es posible que no se haya descubierto nada antes? Sencillamente, porque la UCI ha usado un nuevo sistema de detección de este tipo de trampas por primera vez en el mundial de CX. “Estamos cambiando la forma en la que testamos. Todo lo que puedo decir es que se basa en resistencias magnéticas […] Su primera aplicación será en los Campeonatos del Mundo de CX”, comentó en diciembre de 2015 a Cyclingtips Mark Barfield, manager técnico de la UCI. Y a las primeras de cambio, ¡bingo!

La UCI -como sus homólogos en el resto de disciplinas deportivas- se ha caracterizado por intentar esconder la suciedad debajo de la alfombra, de tal manera que entre el aficionado se genere la falsa percepción de que los deportistas compiten limpios. De hecho, pese a todo lo que ha llovido, se insiste desde el oficialismo que el ciclismo está más limpio que una patena, que el dopaje es cosa del pasado y que ahora se corre a pan y agua. Si el Sky es un rodillo en el Tour de Francia es porque entrenan más y mejor que el resto de equipos. Lo mismo por lo que Ilnur Zakarin desde la nada más absoluta ganó Romandía o una etapa del Giro o por lo que hasta el mecánico del Astana tenía piernas para ganar La Vuelta a España. Asusta pensar en cómo de extendido puede estar el uso de bicicletas motorizadas en el pelotón profesional, porque si esto fuera un caso aislado, la UCI habría optado por una sanción encubierta a Van den Driessche. Pero si ha sacado el monstruo del armario, con todo lo que conlleva, es que la situación debe ser crítica.

Según Ferrari, Armstrong iba limpio de motorcillos

Según Ferrari, Armstrong iba limpio de motorcillos

En marzo de 2005, Brian Cookson, presidente de la UCI admitió que el trucaje de las bicis era una “posibilidad muy real”, aunque vistió el discurso diciendo que “es un área potencial en la que hacer trampa […] Hemos escuchado fuertes rumores, pero no tenemos la confirmación de que me permita señalar con el dedo a cualquier persona, cualquier actuación, cualquier evento o cualquier equipo”. Vamos, que en ningún caso dijo que se estuviese haciendo trampa, pese a que el suceso de la chica belga invita a desconfiar. Michele Ferrari, el médico italiano de Lance Armstrong, aseguró poco después en su blog que lo de los motorcillos se viene haciendo desde hace diez años. Aunque creo que de una persona como Ferrari no hay que fiarse demasiado (llegó a decir que la EPO no era peor que el zumo de naranja), habría que analizar bien los intereses que puede tener en este asunto para dejar de creer esa afirmación.

Uno de los ciclistas que más sospechas ha despertado por el posible uso de motor en su bici es Fabian Cancellara, ídolo de masas, dominador absoluto junto a Tom Boonen de las clásicas de piedras y uno de los mejores pagados del pelotón. Davide Cassani, ex ciclista profesional, lanzó una velada acusación sobre el suizo en un video en 2010 en el que mostró una bicicleta que tenía escondido un motor en el tubo del sillín. Similar al aparato que tenía montado Van den Driessche en su Wilier. Cancellara dijo en su momento que las acusaciones eran estúpidas, mientras que la UCI descartaba la posibilidad de que Espartaco hiciese ese tipo de trampas. “El riesgo es demasiado grande, para él, su equipo y los fabricantes de bicicletas”. Yo creo que si no ha sido demasiado grande para una chica de 19 años que empieza a destacar en el mundillo del CX, menos lo es para un profesional al que protegerá Trek y todo el que tenga algún tipo de interés económico. Y lo que pasó en Flandes (minuto 2:15), Roubaix o los JJOO de Londres es sospechoso. Solo sospechoso.

Otro de los señalados por supuestamente usar motor en su bici es el británico Chris Froome. Para muchos es inconcebible que en el momento álgido de la subida a Mont Ventoux no superase las 160 pulsaciones por minuto pese a desarrollar picos de más de 600 watios. En el ataque a Contador, hay un momento en el que parece que pierde el control de la máquina, aunque no hay pruebas que puedan atestiguarlo, como tampoco existen hechos fehacientes que culpen al keniata de doparse (en vena). También fue llamativo el comportamiento de la bicicleta de Ryder Hesjedal en la Vuelta a España de 2014, aunque hasta el caso de Van den Driessche no hemos creído -o no hemos querido creer- que un ciclista profesional es capaz de transformar su bici en una Mobylette para ganar carreras.

Preferiría que no fuese así. Pero veo claro que si algún ciclista profesional lo ha hecho, como parece ser –y no me refiero a Nibali y su motorización en la Vuelta del año pasado-, es muy probable que el resto del pelotón lo sepa. Y si nadie ha dicho nada, al menos en público, ¿será porque se trata de una práctica extendida? Greg Lemond, ganador de tres Tour, cree que sí.

You Might Also Like

11 Comments

  • Reply David Martínez García 31 enero, 2016 at 21:28

    Buenas jefe.

    La verdad esto es un tema un poco jodido ya que no sabes ya que creer. La gente acusa de dopaje muchas veces cuando los controles salen limpios (de vez en cuando sale uno pero ya no es lo que era) y que ahora que ya estábamos tranquilos aunque todos estén al límite de la línea como dice el libro del Sky en cuanto a dopaje físico se refiere, nos da por estar viendo cada ataque pensando si este lleva motorcillo o el otro lleva la Kawasaki en 6,7 kg. Espero que esto no esté extendido y lo paren rápido pero teniendo en cuenta el historial de la UCI y sus barridas a la alfombra da que pensar que estamos otra vez ante algo muy gordo.

    Yo también soy de esos enfermos que compró la bici de carbono y todas esas mierdas, el problema es que antes de gastar dinero tengo que bajar el peso gratis, ósea el del cuerpo jajajaja.

    Un saludo y sigue así. Nos vemos por Strava 😉

    • Reply berts 31 enero, 2016 at 21:42

      Gracias por tu comentario, David. Tiene toda la pinta de que estamos, como dices, ante algo muy gordo, porque si no la UCI hubiese tapado el caso con una sanción encubierta y todos tan contentos. En algún momento llegué a pensar en mi mente conspiranoica que el tema este del dopaje electrónico era una cortina de humo para desviar la atención del dopaje de toda la vida, pero después de ver esto… ¡A darle duro a la bici!

  • Reply IRÚN CONNECTION 1 febrero, 2016 at 10:57

    Vaya palo. Ayer estuve viendo el resumen de la Challenge de Mallorca y mi vista se iba directa a las bielas y los manillares de los ciclistas. Desconfianza total. El dopaje médico es asumible, todos lo hacen, pero meterse un motorcillo en la bici es demasiado. Saludos!

  • Reply CacaitoR 2 febrero, 2016 at 09:57

    Hola, Berts.

    Bien artículo. El titular es genial. Se te ocurrió a ti solo? Parece obra de un genio.
    Otro genio:
    https://twitter.com/riccardo_ricco/status/694274957669462020
    Un saludo
    J

    • Reply berts 2 febrero, 2016 at 10:10

      Eres la inspiración que despierta mis momentos más creativos, la exuberante belleza de mi pluma, la prosa más hermosa.

    • Reply CacaitoR 2 febrero, 2016 at 15:01

      Por cierto, un artículo interesante:
      http://www.gazzetta.it/Ciclismo/01-02-2016/bicicletta-motore-ruota-sistema-nuovo-vecchio-grafico-zolder-van-den-driessche-140501305543.shtml
      Viene a decir que esto que han hecho público en el mundial de CX ya es tecnología decimonónica,lo cual es bastante congruente con que sea una cría de 19 años la que ha caído.
      Además da un posible porqué a los tan comentados cambios de rueda antes del último puerto (un saludo para el niño la chuleta!).
      El sr. X que informa llega a decir que es tan sofisticado que incluso contempla la posibilidad de que el ciclista ni siquiera sepa que lo lleva y simplemente piense que tiene un buen día. Pobres angelitos, que se la mete mala gente como Espumarajos Riis y ellos son enterarse. Oh, wait!, si Riis fue ciclista antes que director!!
      Un saludo
      J

      • Reply berts 2 febrero, 2016 at 15:31

        Gracias por la valiosa aportación, Cacaital. ¿Ya parecia raro que la UCI estuviera de repente a la vanguardia de la detección de las trampas, no? Y más raro que las sacasen a la luz…

  • Reply The Critic 2 febrero, 2016 at 12:09

    A ti lo que te pasa es que no sabes coger rueda, tienes que esforzarte más. Y eso ni con un motorcillo lo arreglas.
    A propósito del pan y agua… me estoy leyendo el libro de Tyler Hamilton, está muy bien… y por lo que leo tú también lo estás leyendo?

    • Reply berts 2 febrero, 2016 at 12:14

      Te veo muy subidito, y no deberías cuando alguien de la grupeta te moja las orejas cuando le da la gana, en competición o no. Y en cuanto coja un poco de base no me ves en el llano, tal y como sucedía en verano pasado. No me lo estoy leyendo, ¿por?

      • Reply The Critic 2 febrero, 2016 at 14:23

        Lo de a “pan y agua” y el comentario de Ferrari sobre el zumo de naranja lo leí ayer en dicho libro, por eso.
        El miembro de la grupeta en el que estás pensando es más que sospechoso de tener una preparación física y química fuera de lo común. Como decía la madre de uno que competía en juveniles: “mi hijo es el mejor de España, lo que pasa es que vais todos mamaos”.

  • Reply Se acabaron los entremeses ciclistas - Fórmula Matxín 24 febrero, 2016 at 23:46

    […] inherente a este deporte, el paso de sospecha a certeza de que hay ciclistas que usan o han usado un motorcillo en su bici para conseguir unos caballos […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com