Cronica

Valverde sí estuvo en carrera

22 Marzo, 2017

La grotesca situación vivida en la Volta a Catalunya por la ineptitud de la UCI cedió por fin el protagonismo a los ciclistas, únicos actores relevantes de un deporte que se ha acostumbrado a regodearse en el lodo en vez de poner en valor el mucho espectáculo que ofrece. Valverde fue el mejor en la etapa con final en la estación de esquí de La Molina, tercera de una carrera que ahora lidera “El Nota” Van Garderen y cuya resolución dependerá de lo que suceda dentro de dos días en Lo Port de Tortosa. El guion fue el previsto, ya que pese a los muchos metros de desnivel acumulado ninguno de los puertos tenía la suficiente entidad para que hubiese diferencias entre los favoritos. El murciano batió en el esprint a Dan Martin, metió unos pocos segundos al resto de gallos y se llevó la bonificación. Valverde sí estuvo y contradijo, para bien de la carrera, el tosco teatrillo victimista de José Luis Arrieta, su director deportivo.

Sancionado por apoyarte de forma ilegal

Sancionado por apoyarte de forma ilegal

“Estaremos en carrera, pero no estaremos. Parece que hay equipos a los que les molesta que estemos ahí y les ganemos, pues que hagan ellos la carrera y den el espectáculo”, expresó el ex ciclista de la escuadra navarra y actual responsable técnico tras conocerse esta mañana la rectificación de de la UCI a sus comisarios. En un capítulo digno de la pluma de Valle-Inclán, la unión ciclista modificó la sanción a la escuadra navarra e impuso un minuto de castigo en la general a todos sus miembros, cuando ayer se cebó con Rojas (tres minutos), Amador (dos) y Oliveira (uno). Con el reglamento en la mano, la única sanción posible es la que se aplicó a posteriori, pero harina de otro costal es interpretar que la acción de Rojas es merecedora de pena. Más allá de eso, cada vez es más patente que el ciclismo es un deporte gobernado por gestores con tendencias masoquistas en el que cada vez más decisiones se toman en los despachos, como pasó en Mont Ventoux o en Sabiñánigo.

Pero eso es agua pasada y lo que debe centrar la atención es el deporte, no las vicisitudes que lo rodean.

De partida ya se sabía que la etapa de hoy (vívela en el Strava de Mike Woods) no iba a servir para marcar diferencias entre los favoritos, por lo que era previsible esperar un ataque de lejos de líderes de equipo alejados en la general y con buenos argumentos para la montaña. Bardet, Zascandil o Guaperas Martin tenían la ocasión -la obligación quizá es demasiado- de buscar una situación caótica que les permitiese recortar tiempo con los primeros y buscar el triunfo de etapa. Pero nadie se movió de una caravana teñida de negro en sus primeras posiciones desde el primer ascenso a La Molina. Vasil Kiryenka, candidato ideal para sustituir al Gobernador de California en el papel protagonista del siguiente capítulo de la saga más famosa de James Cameron, marcaba el paso entre pinares sobre un asfalto algo quebrado y con restos de nieve en las cunetas. Con el cielo despejado y una temperatura fresca, el pelotón redujo de tres a un minuto la diferencia con los fugados al coronar, a 24 de meta, aunque lo cierto es que el grupo era aún muy numeroso.

Es muy difícil hacer daño en un puerto, el de La Molina, cuyo desnivel medio es del 4%. Si bien es cierto que los primeros 5,6 kms, desde Alp hasta la estación de esquí de la Masella, son al 7% -con rampas del 18%-, el resto hasta la cima es muy tendido, con un tramo en descenso de un kilómetro a falta de tres. Por este motivo, el pelotón de cabeza era de 50 unidades cuando se inició el último ascenso a la estación pirenaica. Tras absorber a Diego Rubio (Caja Rural) y Peter Serry (Quick Step), de la escapada del día solo quedaba Natnael Berhane, eritreo de 26 del Dimension Data con un palmarés que incluye la general de La Tropicale Amissa Bongo (2014) y un Tour de Turquía (2013). Mikel Nieve era en ese momento el gregario del Sky que marcaba el ritmo del ascenso, lento, tanto que el grupo invirtió prácticamente el mismo tiempo en completar esos primeros 5,6 kms en las dos ascensiones.

Jarlinson Pantano, el Whiski para la gaseosa

Pantano, el Whiski para la gaseosa

Solo la ambición de Contador puso algo de pimienta a una etapa a la que le falla el recorrido. Los organizadores deberían tomar nota e introducir alguna variación para que sea menos previsible y facilite la batalla entre los favoritos, ya sea justo antes o después de la última ascensión a La Molina. Jarlinson Pantano, el mejor amigo de Contador para la montaña como demostró en París Niza, puso una o dos marchas más al ritmo de Nieve y redujo al grupo a 25 unidades. Era difícil saber quién estaba y quién no porque apenas hubo imágenes de la moto y muchas desde el helicóptero, aunque de los favoritos solo faltaban Hermans, que cedió el liderato tras perder la friolera de 7:51 minutos en meta, y Rohan Dennis, que abandonó. Por tanto, BMC se queda con Tejay y Samuel Sánchez como bazas para la general. El resto –Bookwalter, De Marchi- entró a más de 20 minutos tras el gran esfuerzo que supuso la contrarreloj por equipos de ayer, en la que no hicieron trampas como bien se encargaron de subrayar en sus comunicados a la prensa.

La suavidad del puerto dificultaba que el ritmo del gregario del Gaseosas menoscabase las opciones de alguno de sus rivales, por lo que Carlos Verona lo intentó a cinco de meta en una ascensión que conoce bien porque reside en Gerona, la ciudad del mundo con más ciclistas por metro cuadrado. Peter Kennaugh incrementó el ritmo atrás y echó abajo el intento de fuga. Así, dos docenas de corredores llegaron juntos a los últimos 2.000 metros de etapa. 189 kms y 4.000 metros de desnivel y en el pelotón iba casi tanta gente con en una llegada de la Milán Sanremo. El británico de Sky dio un último arreón para lanzar a su líder, Geraint Thomas, pero Marc Soler respondió con facilidad, controló el grupo y sirvió en bandeja de plata la etapa a Valverde. El sensacional estado de forma del joven ciclista catalán, como ya demostró en Niza, le permite ascender al puesto de gregario de lujo por delante de Rubén Fernández, al que la lesión de pretemporada parece haber soliviantado. El murciano cogió la rueda de Guaperas Martin, la buena, para ganar con una facilidad pasmosa en el esprint. Tanta que se permitió el lujo de dejarse llevar en los últimos metros. Sin dar pedales y con tiempo de levantar los brazos con algo de desidia en la que es su quinta victoria parcial en Catalunya.

Su Notísima el Gran Van Garderen

Su Notísima el Gran Van Garderen

La superioridad de Valverde es tal que tras la disputa de tres etapas solo hay emoción en la Volta por la decisión de la UCI de sancionar a Movistar. Pero la realidad es que Tejay Van Garderen es el líder con 41 segundos sobre Samuel Sánchez, 44 sobre Thomas, uno más sobre el de Las Lumbreras, que se anotó los diez segundos de bonificación en la meta, y 1:13 sobre Contador. El norteamericano, otrora llamado a grandes gestas y ahora relegado a un papel más secundario en el equipo tras muchas decepciones, está más cerca de pintar en su palmarés su primera prueba World Tour. Mañana, a priori, será etapa para esprinters o una fuga, pero en la subida a Lo Port del viernes, 8,5 kms al 9%, se pueden sacar diferencias que muten las posiciones de la general. A Tejay, que llegó con Yates, Thomas, Zakarin y Contador a meta, se le vio poco en las primeras posiciones del grupo pese a que es un puerto que se le adapta a su manera de correr. Sin ir más lejos, ganó aquí en 2015. BMC, por su parte, es un gran equipo contra el crono, pero la tarea de controlar la carrera en montaña le viene grande.

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply El año jubilar de Los Frailes – Fórmula Matxín 24 Marzo, 2017 at 20:03

    […] debe estarlo. El equipo telefónico pasó el rodillo por Lo Port y Valverde volvió a exhibirse como en La Molina, con la diferencia de que esta vez los ciclistas subieron un puerto de verdad, de los que hacen […]

  • Deja un comentario

    Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com